» Convocatorias

  • convo-547 XXXVII Simposio de Historia: Historia de los procesos de transmisión del Poder en el noroeste de México »

    La Sociedad Sonorense de Historia A.C. en su trigésimmo noveno aniversario invita al público en general a su XXXVII Simposio de Historia: Historia de los procesos [...]

» Novedades Editoriales

  • farmacovigilancia-545 Farmacovigilancia en México. Prevención precaria y consumo de medicamentos. »

    Farmacovigilancia en México. Prevención precaria y consumo de medicamentos. (2014, COLSON) Coautores: Jesús Armando Haro Encinas Rubén Calderón Ortiz Álex Covarrubias Valdenebro Jesús Gerardo Mada [...]

  • libro3-544 Ética en la investigación social. Experiencias y reflexiones. »

    Denman Champion, Catalina y Castro Vázquez, María del Carmen. Editado por El Colegio de Sonora.

  • libro1-544 Calidad del empleo y calidad de vida de los trabajadores de las maquiladoras de Nogales, Sonora.2008 »

    Cuaderno de investigación Cuarto Creciente #24

FOTO DE LA SEMANA: “Frutos rojos”

La imagen fue capturada por Inés de Martínez de Castro.

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

vialibre-550

La encrucijada norteamericana

Álvaro Bracamonte Sierra*

Mañana martes los estadounidenses saldrán a las urnas en las elecciones del midterm (o intermedias) a la elección presidencial. Se elegirá un tercio de los senadores y la totalidad de la cámara de representantes. También saldrán electos gobernadores en 38 entidades (entre ellas Arizona) en una lucha que se antoja determinante para el futuro de la administración Obama.

Si los pronósticos no fallan, los demócratas perderán la mayoría en el Capitolio y quedarán más rezagados en la “House”. Hoy día ésta es dominada por los republicanos por una diferencia importante: mientras que los demócratas cuentan con 199 escaños, el GOP (Grand Old Party) suma casi 233. Los primeros necesitarían incrementar en 19 el número de representares y restar la misma cantidad a los republicanos para lograr la mayoría, lo que de acuerdo con los sondeos es literalmente imposible.

En cambio, en la de senadores los republicanos sólo necesitan seis victorias para cambiar la correlación. Como puede advertirse, los demócratas se enfilan hacia una dolorosa derrota que dibujará el terreno sobre el cual se librará la contienda por la Casa Blanca en el 2016. ¿Qué explica que los demócratas luzcan tan rezagados, cuando el escenario debería ser distinto si se considera que la economía muestra un desempeño favorable y que históricamente este tema determina el desenlace de los procesos políticos en ese país?

Recordemos, sólo como anécdota, el inesperado triunfo de Bill Clinton en 1992: durante la campaña, el ex gobernador de Arkansas basó sus propuestas en la economía, que por entonces evolucionaba en franca caída. Pero no es el caso este año. Apenas el viernes pasado se anunció que en el tercer trimestre el PIB registró un incremento de 3.5; si este se suma al 4.2 obtenido en el segundo, es posible sostener que la economía atraviesa un ciclo expansivo interesante que cobra mayor importancia si se toma en cuenta que la zona euro y Japón no atinan a superar el bache financiero de 2008.

Esta evolución también se observa en el mercado laboral dado que muestra una declinación notable en la tasa de desempleo, ubicada por debajo del 6.5 por ciento. Esto ha propiciado que la autoridad monetaria de Estados Unidos decida concluir la compra de bonos, recurso usado como medida para suavizar las dificultades financieras.

De esta manera, políticas económicas laxas en materia monetaria y fiscal fueron determinantes para sacar de la crisis a la alicaída economía norteamericana. Pero no hubieran sido suficientes sin el desarrollo de la industria energética, que coloca al vecino en el umbral de la autosuficiencia petrolera, cosa impensable apenas unos años atrás. La revolución del gas shale y del petróleo shale ha disminuido el precio de las gasolinas fortaleciendo las ventajas competitivas que ahora exhibe la producción manufacturera.

En la Unión Americana pueden apreciarse hoy regiones y ciudades en pleno crecimiento, cuando no hace mucho tiempo estaban en franco despoblamiento. Tal es el caso de varios condados de Texas, California y Dakota del Norte que experimentan un auge económico insospechado. Pero nada de ese boom se traduce en un buen ambiente para las fórmulas demócratas y menos para el presidente Barack Obama que carga con una aceptación tan baja que recuerda a los Bush, quienes terminaron su gestión en medio de severos cuestionamientos. A Obama lo ha afectado la indecisión y el incumplimiento de las expectativas que se crearon alrededor de su mágica figura.

No pudo o no ha podido sacar la reforma migratoria que año tras año se ha comprometido alcanzar; esta incapacidad provoca la desconfianza de la comunidad hispánica que votó de manera mayoritaria por él en 2008 y 2012.

La reforma sanitaria, a pesar de que la pudo sacar, sigue siendo motivo de controversia por los ultraconservadores del Tea Party, que goza en varios distritos y condados de enorme popularidad. Pero sobre todo, entre los estadounidenses existe la sensación de que el país está en riesgo de perder su antigua hegemonía económica y militar. La problemática que priva en Asia y en particular el desafío que el Estado Islámico impuso a Occidente, especialmente a Washington, ha dejado al desnudo la discapacidad del gobierno estadounidense para detener los embates enemigos.

Estos hechos tienen al borde del knock out al primer presidente negro y a los demócratas. Si no hay sorpresas entre hoy y mañana, todo indica que saldrán malheridos y debilitados para las presidenciales de 2016. De alguna forma, el desenlace de las intermedias estadounidenses afectará a México, y a Sonora particularmente, dado que nuestros vecinos elegirán quién relevará a la controvertida Jan Brewer. Por ello es importante poner atención a esos comicios.

*Doctor en Economía. Profesor e investigador de El Colegio de Sonora.