» Convocatorias

  • luto-534 El Colson expresa sus condolencias »

    Personal de El Colegio de Sonora expresa sus condolencias al ex-compañero y estudiante de doctorado, Víctor Hugo Reyna García luego de que su madre la profesora [...]

  • convo-547 XXXVII Simposio de Historia: Historia de los procesos de transmisión del Poder en el noroeste de México »

    La Sociedad Sonorense de Historia A.C. en su trigésimmo noveno aniversario invita al público en general a su XXXVII Simposio de Historia: Historia de los procesos [...]

» Novedades Editoriales

  • farmacovigilancia-545 Farmacovigilancia en México. Prevención precaria y consumo de medicamentos. »

    Farmacovigilancia en México. Prevención precaria y consumo de medicamentos. (2014, COLSON) Coautores: Jesús Armando Haro Encinas Rubén Calderón Ortiz Álex Covarrubias Valdenebro Jesús Gerardo Mada [...]

  • libro3-544 Ética en la investigación social. Experiencias y reflexiones. »

    Denman Champion, Catalina y Castro Vázquez, María del Carmen. Editado por El Colegio de Sonora.

  • libro1-544 Calidad del empleo y calidad de vida de los trabajadores de las maquiladoras de Nogales, Sonora.2008 »

    Cuaderno de investigación Cuarto Creciente #24

FOTO DE LA SEMANA: “Municipal de Magdalena”

La imagen fue capturada por Ana Rosa Sánchez.

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

vialibre-522

Ford en Hermosillo

Álvaro Bracamonte Sierra*

La Ford cumple 28 años en Hermosillo. En medio del proceso de relocalización que experimentaban las multinacionales norteamericanas a principios de los años ochenta del siglo pasado, la firma determinó instalar en la capital sonorense una planta ensambladora en coinversión con Mazda, de Japón, a fin de mejorar la capacidad competitiva amenazada por armadoras alemanas y niponas.

Las negociaciones no fueron fáciles ya que muchos países y también regiones de México se disputaban la cuantiosa inversión. Ganó Sonora y, desde entonces, el rostro económico de la entidad y sobre todo de Hermosillo cambió de manera sustancial. En aquel momento la economía regional y la de la ciudad se basaban esencialmente en la actividad agropecuaria aunque, como se sabe, en la frontera ya se había instalado un conjunto de empresas maquiladoras que generaron una dinámica industrial diferente.

Con la Ford, el proceso de industrialización adquirió no sólo un ritmo acelerado sino una naturaleza diferente propiciando una sólida reestructuración productiva que favoreció a las actividades manufactureras asentadas en el norte de Sonora en detrimento del agro, concentrado en el sur.

La liberalización y apertura comercial propiciaron esta división ya que en el norte maduró una plataforma exportadora notable y el sur, centrado en el mercado interno, experimentó una baja expansión. Probablemente esta situación sea lo que explique que el sur de Sonora se haya atrasado económicamente comparado con el avance registrado por la región norte. Esta reestructuración poco a poco alteró el poblamiento de Sonora donde el sur pierde habitantes y el norte los gana, sobre todo los municipios de Hermosillo y Nogales.

Los ajustes referidos serían incomprensibles sin la operación de la planta Ford. De ahí que, a 28 años de su inauguración, habría que hacer un corte de caja a fin de analizar de manera objetiva el rol que ha jugado la trasnacional en el desarrollo reciente de la economía estatal. Preguntarnos, por ejemplo, cuáles han sido las aportaciones a la configuración de la nueva economía sonorense, sus fortalezas y fallos. También sería pertinente estudiar si el bajo grado de articulación de la Ford con la industria local es resultado de la carencia de una política de proveeduría efectiva o es producto de la propia estrategia de la multinacional.

De la misma forma, sería interesante reflexionar acerca de si ha impactado en la generación de nuevas empresas locales y si ha incidido en la cultura laboral de los trabajadores y empleados de la región. Parafraseando a un reconocido académico de la región, valdría la pena preguntarse qué cambió cuando los antiguos vaqueros dejaron las chaparreras para ponerse un overol.

Independientemente de la opinión que nos merezca la operación de la Ford en Hermosillo, hoy no puede negarse que es uno de los pilares de la industria manufacturera estatal. Aunque tampoco podría ocultarse que se trata de una actividad con una alta fragilidad ya que la dinámica industrial local está inexorablemente atada a la suerte de la ensambladora.

Al respecto, vale la pena señalar que la industria automotriz en México vive un auge significativo: el territorio nacional está convertido en una pujante plataforma para la producción y exportación de diferentes tipos y marcas de vehículos. Prueba de ello es que el país ahora es el quinto exportador del mundo, lo cual se explica porque las plantas instaladas en fecha reciente se orientan justamente al mercado externo.

Sin embargo, esta expansión no ha beneficiado a Sonora, que cuenta únicamente con una planta ensambladora cuando en otras zonas de México, sobre todo el Bajío, el número de firmas automotrices ha crecido de manera notoria. De cualquier forma, la planta Ford de Hermosillo sigue siendo protagonista medular de la industria sonorense. Hoy día la HSAP (Hermosillo Stamping & Assembly Plant) goza del reconocimiento mundial por su calidad y productividad. Con una capacidad de producción anual de entre 378 mil y 390 mil unidades, a un ritmo de 62 a 65 autos por hora, emplea entre 3 900 y 4 113 trabajadores directos.

El proyecto de desarrollo a futuro para el clúster automotriz se orienta hacia el fortalecimiento de los segmentos de manufactura (tooling), la integración de la cadena de proveeduría local y la atracción de otras empresas clave. De igual manera, se trabaja en el diseño y la creación de programas para impulsar el conocimiento y la innovación en el sector, así como para establecer procesos de fabricación de alto valor. Para que la industria automotriz sonorense avance en su consolidación, no vendría mal la llegada de otra planta similar a la Ford o, en su defecto, que ésta incrementara el porcentaje de insumos nativos. Sería deseable que al menos uno de estos escenarios pudiera concretarse en el corto plazo.

*Doctor en Economía. Profesor-Investigador de El Colegio de Sonora.