» Novedades Editoriales

  • eldespojo-554 Despojo de agua en la cuenca del río Yaqui »

    José Luis Moreno Vázquez. El Colegio de Sonora (2014).

  • noesmicuerpo-554 Éste no es mi cuerpo. Consumo femenino de productos para adelgazar en Sonora »

    Liliana Coutiño Escamilla. El Colegio de Sonora (2014)

  • educacion-554 Educación, política y proyecto de vida en los jóvenes »

    Marcos Jacobo Estrada Ruiz. El Colegio de Sonora- Universidad Autónoma del Estado de Morelos (2014)

FOTO DE LA SEMANA: “Husmeando”

La imagen fue capturada por Janeth Schwarzbeck.

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

tiempos-556

Reflexiones al filo del tiempo

Zulema Trejo Contreras*

“El pueblo de México despertó”, “los mexicanos despertamos”, “México está despierto” son frases que continuamente aparecen en las redes sociales, en las consignas de las marchas y en algunas entrevistas o análisis políticos. A la luz de estas frases me pregunto si entendemos plenamente con decirlas, o simplemente estamos repitiendo lo que escuchamos y leemos; de igual manera me surge la curiosidad por saber de dónde vienen estas frases, quién fue el primero que las pronunció, de dónde se retomaron, en qué contexto se usaron por primera vez.

¿Qué queremos decir cuando gritamos o escribimos que estamos despiertos?, la acción de despertar presume la de dormir, por consiguiente si ahora estamos despiertos estamos implicando que anteriormente estábamos dormidos y que ese sueño, de acuerdo al contexto que se vive en México, fue abruptamente interrumpido por las balas disparadas en Ayotzinapan y el deslumbrante faro blanco que repentinamente brilló desde una loma en la ciudad de México… ¿pero, realmente estábamos dormidos?, ¿en verdad estuvimos viviendo en un sueño plácido hasta septiembre de 2014?, ¿es cierto que los gritos de las víctimas de la violencia, llámesele feminicidios, asesinatos producto de la guerra contra el narcotráfico, la represión a movimiento sociales –la matanza de Acteal por ejemplo–, el incendio hermosillense que segó vidas apenas iniciadas… todo este panorama violento, no afectó el sueño de los mexicanos?

No, no lo afectó porque no estábamos dormidos porque nunca hemos estado dormidos. La protesta, la indignación, el reclamo ha sido constante y cada quien lo ha expresado como puede y donde puede hacerlo. Ciertamente estas expresiones han tenido sus momentos culminantes como las multitudinarias marchas en reclamo de justicia por nuestros niños víctimas del A B C de las llamas, de la protesta de 132 jóvenes que se multiplicaron por miles a lo largo de México. Esos momentos en los cuales el despertar se hace visible estuvieron precedidos y seguidos por esa protesta hormiga, que muchos vemos, y a veces sin alcanzar a dilucidar su alcance. Un reclamo, una protesta que se mantiene constante y baja como el murmullo que de pronto se convierte en el grito que clama “¡México ha despertado!”

Ahora que los mexicanos nos movilizamos haciendo visible la indignación, la frustración, la cero tolerancia hacia los visibles errores que se cometen desde nuestras instituciones, ¿qué vamos hacer más allá de expresarnos en una caminata teñida de indignación y bañada de exigencias que evidentemente no han sido atendidas? En las redes sociales, que son la expresión visible de la mente colectiva, ha comenzado a aparecer esta pregunta, ¿qué hacer para que la protesta que se expresa en México y en el extranjero en solidaridad con los mexicanos, se concrete en las reformas y acciones que pongan fin a este clima de violencia e impunidad? Al parecer todavía no lo tenemos claro, aparentemente aún estamos viviendo la etapa de indignación, del despertar dirían algunos, cabe entonces esperar que próximamente este despertar se materialice en algo concreto. Cabe esperar que este fin de año con sus fiestas no se convierta en un somnífero que devuelva al pueblo de México al “sueño placentero” del que acaba de despertar.

*Profesora-investigadora de El Colegio de Sonora.