» Novedades Editoriales

  • eldespojo-554 Despojo de agua en la cuenca del río Yaqui »

    José Luis Moreno Vázquez. El Colegio de Sonora (2014).

  • noesmicuerpo-554 Éste no es mi cuerpo. Consumo femenino de productos para adelgazar en Sonora »

    Liliana Coutiño Escamilla. El Colegio de Sonora (2014)

  • educacion-554 Educación, política y proyecto de vida en los jóvenes »

    Marcos Jacobo Estrada Ruiz. El Colegio de Sonora- Universidad Autónoma del Estado de Morelos (2014)

FOTO DE LA SEMANA: “Flores rosas”

La imagen fue capturada por Inés Martínez de Castro.

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

cambio-557

Cambio climático: Nicolás Pineda Pablos

La visualización de nuevas alternativas para evitar problemáticas en un futuro derivadas del cambio climático debería de ser prioridad tanto para autoridades como para la sociedad en general, enfatizó Nicolás Pineda Pablos.

El investigador de El Colegio de Sonora explicó que la población hermosillense deberá adaptarse a los cambios climáticos que se esperan en la región, en los que la temperatura podría elevarse en promedio alrededor de 1.5 grados centígrados para el año 2050. “La cuestión es estudiar cómo la sociedad se puede adaptar a estos cambios climáticos, esto incluye algunos efectos, no sólo en el hábitat humano, sino también en las actividades productivas como la agricultura”, subrayó.

Una de las cuestiones que propicia el incremento de temperaturas, agregó, es que las ciudades tienen su propio cambio climático llamado “islas de calor”, donde el cemento y el pavimento contribuyen a que la temperatura se eleve cuatro grados más que en el campo.

Mencionó que para ese análisis ya existen estudios que señalan que se deben cambiar los materiales de construcción —como pavimentos más porosos— frente al que se utiliza actualmente, que guarda el calor.

“Cambiar materiales y diseños de las construcciones para que sean amigables y que se soporten con menor consumo de energía los extremos climáticos. Contar también con mayores áreas arboladas con especies nativas que ocupen poco riego, o importadas de otros desiertos que ayuden a refrescar el medio ambiente”, dijo.

Pineda Pablos destacó que también es probable que la disponibilidad del agua se reduzca, aunque aún no se sabe en qué porcentaje, y que haya sequías prolongadas, pues la ciudad está al borde de la disponibilidad de sus recursos hidráulicos.

Detalló que aproximadamente  en Hermosillo se consumen anualmente 100 millones de metros cúbicos de agua y habría que reutilizar el agua aumentando el volumen de tratamiento de aguas residuales al 50 por ciento, frente al 10 por ciento que se trata en la actualidad.

“Traer agua tan cara de pozos que gastan mucha electricidad o traerla ahora del acueducto para que aquí se desperdicie el 40 por ciento es un despropósito, entonces tenemos una razón más para ser más eficientes con esto del cambio climático’, indicó.

Además, señaló, las ciudades no pueden seguir con redes de distribución que desperdician el agua que ingresa a ella, como es el caso de Hermosillo, pues lo máximo que se pudiera tolerar es el 10 por ciento.

Esto se debe a que las tuberías son viejas, tienen goteos, existen tomas clandestinas y usos no autorizados del agua, por lo que debe haber mayor control y racionalidad del uso del agua, sólo para uso  netamente necesario.

Se debe de usar menos agua a nivel de sociedad como conjunto y reducir el derroche de agua, cambiar el tipo de agricultura y de riego. Son adaptaciones que deben hacerse si se quiere mantener la producción agrícola.

Añadió que otro de los efectos que pueden avizorarse es una mayor intensidad y frecuencias de tormentas tropicales en la región, como en el 2009 cuando hubo cuatro ciclones en el estado, comportamiento totalmente atípico.

Este caso se vio plasmado en el huracán “Jimena” en Guaymas cuando llovió durante 36 horas lo que llueve en dos años en ese municipio. Además de dos ciclones en el valle del Mayo, uno de ellos de impacto importante en Álamos.