» Novedades Editoriales

  • eldespojo-554 Despojo de agua en la cuenca del río Yaqui »

    José Luis Moreno Vázquez. El Colegio de Sonora (2014).

  • noesmicuerpo-554 Éste no es mi cuerpo. Consumo femenino de productos para adelgazar en Sonora »

    Liliana Coutiño Escamilla. El Colegio de Sonora (2014)

  • educacion-554 Educación, política y proyecto de vida en los jóvenes »

    Marcos Jacobo Estrada Ruiz. El Colegio de Sonora- Universidad Autónoma del Estado de Morelos (2014)

FOTO DE LA SEMANA: “Flores rosas”

La imagen fue capturada por Inés Martínez de Castro.

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

tiempos-557

El sincretismo de la navidad

Zulema Trejo Contreras*

Noche buena y navidad tal como las conocemos tienen diferentes raíces, tantos como los elementos que las componen y que la sociedad del siglo XXI percibimos como un conjunto armónico. Tomemos como ejemplo el origen mismo de la palabra navidad. Como sabemos, el significado de esta palabra proviene de nacimiento, natalicio, es decir que con navidad nos referimos al nacimiento de alguien, que en este caso es Jesús, el hijo de Dios hecho hombre. Aunque desde diversas perspectivas académicas se cuestiona la exactitud de la fecha en que nació Jesús, e incluso algunos ponen en duda el hecho mismo de su existencia, desde el punto de vista de la fe, el nacimiento de Cristo el 25 de diciembre es incuestionable. De ahí que este día sea día de regocijo universal para quienes profesan la fe católica. Por lo tanto, las celebraciones católicas previas al día de la natividad y la misa con las cuales culminan cobran total sentido. De esta misma tradición católica se derivan elementos navideños como las posadas y los nacimientos, los cuales representan el peregrinaje de María y José a Belén y el nacimiento de Jesús en un establo.

Sin embargo, la navidad como celebración laica contiene otros elementos que provienen de una tradición más moderna y totalmente alejada de lo religioso como el árbol de navidad. La costumbre de colocar un pino en las casas y adornarlo como símbolo de la navidad se originó en la nostalgia del príncipe Alberto, esposo de la reina Victoria de Inglaterra, por los paisajes invernales de su Alemania natal. De tal manera,  para atenuar esa nostalgia se determinó que en los palacios que habitaba con su familia se pusiera durante la época navideña un pino, ya que esto le hacía presente los paisajes de su vida en Alemania. A esta tradición, originada en la década de 1850 aproximadamente, se aunó otra: la de dar regalos en navidad. Las raíces de esta tradición son varias. Algunos la remiten a la entrega de regalos al niño Dios por parte de los reyes magos –de ahí que muchos lugares se entreguen regalos el 6 de enero día de los reyes magos–. Otros señalan que fueron la reina Victoria y el príncipe Alberto quienes instauraron la costumbre de dar a sus hijos regalos la mañana de navidad, y que estos se colocaban en una mesa bajo el pino navideño. La tradición anglosajona de dar regalos en navidad pasó a muchos lugares del mundo entre los que se encuentra Sonora.

Los orígenes de Santa Claus son tan diversos que es difícil ver con claridad en ese panorama, sin embargo, hay dos versiones principales al respecto: una de ellas proviene de la fe católica y se refiere a un obispo italiano llamado Nicolás, quien acostumbraba a repartir regalos a los niños más pobres de su obispado. La versión es anglosajona y se dice que toma como origen a San Nicolás para convertirlo en un anciano que vive en el polo norte fabricando juguetes, que reparte a todos los niños del mundo la noche de navidad (24 de diciembre), de tal forma que, al despertarse, los chiquillos se encuentran con que “les amanecieron” los juguetes solicitados mediante cartas enviadas –mágicamente– al Polo Norte. La imagen estereotípica de Santa Claus se la debemos a una conocida marca de refrescos, la cual comenzó a utilizarla y definirla hasta dejarla como actualmente la vemos. De la misma forma fueron unos almacenes de ropa en Chicago quienes crearon al personaje y el villancico de Rodolfo, el reno. Así pues, la navidad es una mezcla –sincretismo– de diversas tradiciones laicas y religiosas que, conforme pasa el tiempo, se va complejizando a medida que se le unen nuevos elementos.

*Profesora-investigadora de El Colegio de Sonora.