» Novedades Editoriales

  • eldespojo-554 Despojo de agua en la cuenca del río Yaqui »

    José Luis Moreno Vázquez. El Colegio de Sonora (2014).

  • noesmicuerpo-554 Éste no es mi cuerpo. Consumo femenino de productos para adelgazar en Sonora »

    Liliana Coutiño Escamilla. El Colegio de Sonora (2014)

  • educacion-554 Educación, política y proyecto de vida en los jóvenes »

    Marcos Jacobo Estrada Ruiz. El Colegio de Sonora- Universidad Autónoma del Estado de Morelos (2014)

FOTO DE LA SEMANA: “Turista”

La imagen fue capturada por Esther Padilla en la ciudad de Chicago.

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

fuera-558

Videojuegos violentos

Jesús Antonio Morales Quiñonez*

Hoy les quiero hablar sobre los videojuegos y su oferta. Los videojuegos son una fuente de diversión, aprendizaje y, hasta cierto punto, de socialización. Ayudaron a varias generaciones a aprender inglés y otros idiomas, a activar la mente y mejorar su tiempo de reacción.

Existen diferentes opciones en el mercado. Aquellos videojuegos que son sobre autos, aventura, fantasía y simuladores, ámbito que nos lleva al tema importante: los juegos violentos.

Estos existen porque para todo hay mercado. En los últimos años son  adultos los que se han convertido en los principales consumidores. Desde pequeños eran videojugadores y siguen siendo practicantes de este tipo de entretenimiento. La diferencia es que ahora tienen poder adquisitivo.

Esta clase de videojuegos se considera de lo mejor en el mercado debido a que los presupuestos para su producción son  muy elevados y esto les permite obtener productos de mejor calidad, tanto, que pueden llegar a compararse con las producciones cinematográficas. Ello les otorga el poder de atraer a cada vez más consumidores de las diferentes franquicias.

Por esta inversión, los videojuegos resultan tan atractivos y pese a que están “rankiados” (clasificados) para adultos, los niños también tienen acceso a ellos. En ocasiones sorprende ver a menores de edad disparando armas virtuales o acuchillando soldados por la espalda y, además, disfrutarlo.

Después de esta pequeña introducción, me doy cuenta de que en México no hay un control real sobre este tema. Los menores de edad se ven expuestos a  esta violencia virtual. La diferencia entre la televisión y  este otro medio es que en éste, ellos son los protagonistas y dirigen la acción.

En los inicios, Pac-man o Mario Bros eran los juegos que tenían mayor peso. Estaban, y aún están, dirigidos a toda la familia. Ese es el objetivo y aún se siguen produciendo, pero poco a poco dejan de ser del agrado de los más pequeños.

Antes de adquirir estos productos para sus hijos, se sugiere que se tome en cuenta las clasificaciones siguientes que  aparecen en la portada. En la esquina derecha inferior aparece un recuadro blanco con una letra grande que es la clasificación. La letra E significa everybody es decir que el videojuego es para todas las edades, desde niños de un año hasta adultos. La clasificación E10+ significa que es para niños de entre 10 y 12 años; la letra T es el rango para adolescentes de 13 a 16;  y la temida letra M significa que es para mayores de 18 años. En este ranking entran los juegos violentos, que son los famosos Call of duty, Battle field y, entre tantos otros, juegos que los menores de edad usan sin supervisión, ya sea por falta de conocimiento de los padres, o de interés. Además, estos videojuegos suelen contener temas relacionados con drogas, sexo y otras asunto que no son apropiados para ciertas edades. Son productos divertidos, pero claramente enfocados a un público adulto. Estos juegos cuentan con una opción para jugar en línea, y es gracioso escuchar las voces de niños dentro del campo de batalla virtual mientras maldicen de mil y una maneras.

*Departamento de Difusión Cultural de El Colegio de Sonora.