» Convocatorias

  • invcongreso-559 II Congreso de Investigación. Instituciones, gobierno y sociedad »

    El Colegio de Sonora invita a participar con ponencias en el II Congreso de Investigación. Instituciones, gobierno y sociedad que se llevará a cabo el [...]

  • maestria-559 Maestría en Gestión Integral del Agua »

    El Colegio de Sonora, a través del Centro de Estudios en Gobierno y Asuntos Públicos (CEGAP) y el Cuerpo Académico Gestión Integral del Agua, inicia [...]

» Novedades Editoriales

  • eldespojo-554 Despojo de agua en la cuenca del río Yaqui »

    José Luis Moreno Vázquez. El Colegio de Sonora (2014).

  • noesmicuerpo-554 Éste no es mi cuerpo. Consumo femenino de productos para adelgazar en Sonora »

    Liliana Coutiño Escamilla. El Colegio de Sonora (2014)

  • educacion-554 Educación, política y proyecto de vida en los jóvenes »

    Marcos Jacobo Estrada Ruiz. El Colegio de Sonora- Universidad Autónoma del Estado de Morelos (2014)

  • libro3-544 Ética en la investigación social. Experiencias y reflexiones. »

    Denman Champion, Catalina y Castro Vázquez, María del Carmen. Editado por El Colegio de Sonora.

FOTO DE LA SEMANA: “Cualquier parecido…”

La imagen fue capturada por Verónica Larios.

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

vialibre-559

La movediza economía

Álvaro Bracamonte Sierra*

Jaime Ross fue considerado por mucho tiempo el mejor economista mexicano. Después de laborar en el CIDE, decide radicar en Estados Unidos y enseñar en prestigiadas universidades de ese país. Hace unos tres o cuatro años regresó a México para incorporarse en la plantilla de profesores de la Facultad de Economía de la UNAM. En 2013 recibió la encomienda de dar las palabras de bienvenida a los alumnos de primer ingreso, y su discurso fue recogido en la revista Economía Informa que publica la propia Facultad.

En esa ocasión Jaime Ross dijo que la economía era una arena movediza y polémica, apreciación que justificó más o menos con el siguiente argumento: señaló que la economía era el único campo por el que dos personas pueden obtener el Premio Nobel por decir una exactamente lo contrario que la otra. Da algunos ejemplos: Milton Friedman recibió el premio en 1976 por sus aportaciones a la teoría monetaria y James Tobin en 1981 por su contribución a una teoría monetaria totalmente distinta; Bertil Ohlin lo obtuvo en 1977 por su contribución a la teoría neoclásica del comercio internacional y Paul Krugman en 2008 por su aporte a la nueva teoría del comercio internacional que es una crítica dura a la teoría neoclásica; Robert Lucas (1995) y Daniel Kahneman (2002) lo consiguieron por visiones encontradas de la racionalidad económica y la incertidumbre.

Incluso, dijo el profesor Ross, no sólo se puede obtener el Premio Nobel por decir lo contrario que otro Premio Nobel, el colmo es que se puede compartir el mismo premio por plantear lo opuesto que el economista con quien se comparte. El caso más conocido es el de Friedrich Hayek, el némesis de John M. Keynes, y Gunnar Myrdal, precursor de la teoría macroeconómica keynesiana, que lo alcanzaron en 1974 por sus trabajos pioneros en la teoría del dinero y las fluctuaciones económicas y por sus penetrantes análisis de la interdependencia de los fenómenos económicos, sociales e institucionales. Otro caso es el de Arthur Lewis y Teodoro Shultz, que lo compartieron en 1979 por aportaciones literalmente distintas a la teoría del desarrollo económico. Hasta aquí el prestigiado economista Jaime Ross.

Viene a cuento esta larga explicación sobre lo movediza que es la economía, a propósito de la discusión acerca del desempeño económico de la entidad; al respecto, existen dos visiones distintas sobre la salud de la economía estatal. Las autoridades afirman que goza de cabal salud y para ello refieren que en el 2013 el PIB creció más de 5 por ciento. Consideran que este aumento, comparado con el 1.1 por ciento del resto del país, es suficiente para afirmar que estamos bien. Tienen razón si se piensa que el PIB es el principal indicador económico de la contabilidad nacional.

Los detractores dicen otra cosa. Para ello mencionan el desempeño del PIB en el primero y segundo trimestres de 2014. Efectivamente, de acuerdo con el Indicador trimestral de la actividad económica estatal (Itaee) publicado por el Inegi, la economía de Sonora experimentó una desaceleración significativa que ubicó a la entidad entre las de más bajo comportamiento en el país. Las dos posiciones son correctas y están basadas en información proporcionada por una fuente supuestamente confiable. Forzando la controversia o reduciéndola al absurdo podría decirse que quienes sostienen ambas posiciones podrían obtener el Premio Nobel de Economía por sus aportaciones a la caracterización de la coyuntura económica del estado de Sonora.

Ahora bien, lejos de la coyuntura y al margen de la limitaciones metodológicas que permiten construir los indicadores macroeconómicos, sobre todo el Itaee, lo que vale la pena destacar es la necesidad de trascender el análisis de corto plazo y situarse en un horizonte más extendido a fin de hacer un juicio objetivo sobre la gestión del gobierno de la alternancia en materia económica. Se aproxima el fin del sexenio y pronto podremos hacer un balance general del papel que han jugado los panistas en la construcción de la nueva economía estatal.

NO ES BUENO PARA LOS PRIISTAS

Cada día que trascurre sin que se conozca el nombre del precandidato priista obra en contra del PRI y a favor de otros partidos. Para los tricolores es urgente despejar ese acertijo, pues crece la percepción de que se escenifica una lucha cruenta al interior de los poderes tácticos del partidazo.

*Doctor en Economía. Profesor e Investigador de El Colegio de Sonora.