» Convocatorias

  • invcongreso-559 II Congreso de Investigación. Instituciones, gobierno y sociedad »

    El Colegio de Sonora invita a participar con ponencias en el II Congreso de Investigación. Instituciones, gobierno y sociedad que se llevará a cabo el [...]

  • maestria-559 Maestría en Gestión Integral del Agua »

    El Colegio de Sonora, a través del Centro de Estudios en Gobierno y Asuntos Públicos (CEGAP) y el Cuerpo Académico Gestión Integral del Agua, inicia [...]

» Novedades Editoriales

  • rys62-564 región y sociedad 62 »

    región y sociedad número 62

  • pescadora-559 “Soy pescadora de almejas…” respuestas a la marginación en el Alto Golfo de California »

    Gloria Ciria Valdez-Gardea, El Colegio de Sonora (Segunda edición, 2014)

FOTO DE LA SEMANA: “Submarina”

La imagen fue capturada por Judas Méndez.

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

fuera-561

Servicios turísticos rurales, opción de desarrollo productivo local

Rosana Méndez Barrón*

La idea de un campo tradicionalmente agrícola ha cambiado. Términos como rural, campo, pueblos, no se traducen necesariamente en imágenes de extensiones sembradas, ganado y productores. Actualmente el escenario se modifica y se diversifica: vemos, por un lado, una menor presencia de las actividades agropecuarias tradicionales y, por el otro, mucha mayor movilidad de la población, así como el surgimiento de otras opciones productivas. Desafortunadamente, la disponibilidad de información económica rural no es mucha, por lo que el análisis a este nivel se complica, limitando el análisis y, con ello, la promoción de estrategias productivas factibles.

El turismo rural es una actividad que ha despuntado en las últimas décadas. Al parecer hay un interés por los espacios naturales y la cultura de los pueblos: una vuelta a nuestras raíces. No obstante, no hay suficiente información para detectar los casos de éxito, ni mucho menos de las características de dichos servicios. Contar con datos concretos sobre el aporte de estas actividades en la economía rural permitiría replicar las experiencias exitosas, así como proponer acciones que permitan potenciarlas.

Una revisión de la estructura económica de Sonora, en especial a aquéllos municipios considerados rurales —de 2 500 o menos habitantes—, muestra que independientemente de que el turismo rural no es una actividad con peso significativo en el estado, pues aporta menos de 1 por ciento del valor de la producción, sí lo es a nivel municipal: en 25 de los 31 municipios rurales, esto es el 80 por ciento, los servicios de alimentación y hospedaje, rubros muy vinculados a la actividad turística, están presentes en la estructura económica local; más importante aún, ambas actividades son las principales fuentes de empleo e ingresos en la mayoría de éstos.

El turismo rural tiene un impacto en distintos niveles: social, pues colabora al rescate de tradiciones y valores culturales; económico, que permite el relanzamiento de actividades productivas nativas con una perspectiva sustentable (agrícola-ganadera), y el ecológico-biológico, pues estimula el saneamiento y atención de las áreas naturales y recursos disponibles. Asimismo, puede coadyuvar en la solución de la grave pobreza que aqueja a varios municipios, pues todavía poco más de 23 por ciento de ellos registra mayor proporción de población en pobreza moderada o patrimonial que la registrada en la entidad, y en 37 por ciento la pobreza alimentaria es mayor.

Más que los datos, la clave es destacar que el turismo rural constituye una alternativa concreta para paliar la problemática de la economía rural. No sólo es una visión novedosa, que apuesta al aporte de la naturaleza y la cultura regional, sino que puede generar empleos e ingresos tan necesarios en los pueblos. Ya desde años se reconoce el aporte del turismo en el medio rural: en 2008 esta actividad tuvo una derrama de más de 920 millones de pesos en las comunidades rurales.

No obstante, aún hay retos y dificultades que sortear. La baja disponibilidad de recursos físicos, la creciente movilidad de mano de obra joven y las condiciones de desabasto productivo son elementos que pueden entorpecer cualquier alternativa de desarrollo productivo, incluido el turismo rural.

En ese sentido, deben tomarse medidas para solucionar estos problemas. Un buen punto de partida es la generación de información oportuna para la toma de decisiones, esto es, el análisis actualizado y puntual del impacto de los servicios turísticos en la economía rural, sus áreas de oportunidad y los requerimientos para consolidarlo.

*Doctora en Ciencias Sociales, especialista en desarrollo económico rural. Asistente de investigación en El Colegio de Sonora. rosanamb00@hotmail.com