» Convocatorias

  • invcongreso-559 II Congreso de Investigación. Instituciones, gobierno y sociedad »

    El Colegio de Sonora invita a participar con ponencias en el II Congreso de Investigación. Instituciones, gobierno y sociedad que se llevará a cabo el [...]

  • maestria-559 Maestría en Gestión Integral del Agua »

    El Colegio de Sonora, a través del Centro de Estudios en Gobierno y Asuntos Públicos (CEGAP) y el Cuerpo Académico Gestión Integral del Agua, inicia [...]

» Novedades Editoriales

  • rys62-564 región y sociedad 62 »

    región y sociedad número 62

  • pescadora-559 “Soy pescadora de almejas…” respuestas a la marginación en el Alto Golfo de California »

    Gloria Ciria Valdez-Gardea, El Colegio de Sonora (Segunda edición, 2014)

FOTO DE LA SEMANA: “Machu Pichu”

La imagen fue capturada por Cindy Martínez.

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

documentos-562

Periodismo: ¿perro guardián? cuestionamiento del texto “Nuevo riesgos, viejos encuadres”

Gabriela Gómez Rodríguez*

Agradezco a la doctora Celia del Palacio y a la Universidad Veracruzana su invitación para presentar el libro de Víctor Hugo Reyna Nuevos riesgos, viejos encuadres: la escenificación de la inseguridad pública en Sonora.

Presentar un libro sobre inseguridad y sus construcciones mediáticas precisamente aquí en Veracruz, un estado que padece de constantes agresiones y asesinatos a periodistas y violaciones a la libertad de expresión y al derecho a la información es muy significativo.

El texto que hoy nos convoca está escrito en un lenguaje claro, muy cuidado editorialmente y con una bella portada. Expone cómo opera el periodismo en Sonora, una región del norte del país, de donde conocemos muy poco sobre lo que acontece en relación a la inseguridad, o a las diversas violencias, principalmente aquellas que son “tema”, o portada en los medios; aquellas que se divulgaron principalmente desde que Felipe Calderón diera a conocer su estrategia federal para combatir el crimen organizado.

La base teórica o los “lentes” a través de los cuales Reyna García analiza esa realidad se cobija bajo la teoría de riesgo, que propuso el recién fallecido alemán Ulrich Beck. El nivel teórico y metodológico del trabajo está bien sustentado y seguramente constituirá un referente para los estudiantes de posgrado.

Lo que para mí es más valioso de esta obra, es que es un texto que provoca, que cuestiona desde sus primeras líneas. Víctor Hugo Reyna pone en tela de discusión las actuales prácticas periodísticas —tan idealizadas en cuanto a su función social, principalmente en las sociedades democráticas referidas a cómo debe ser un periodismo ideal u objetivo—, las cuales se han transmitido y retransmitido en los manuales de periodismo clásico vigenes hoy en día. Así, me parece que uno de sus principales aciertos es el fuerte cuestionamiento que establece al interrogar la función actual del periodismo, en este caso, ante la realidad de inseguridad que se vive no solo en Sonora, sino en México.

El autor enlaza las prácticas periodísticas tradicionales; el patrón que se ha seguido al cubrir información (con la coyuntura de la inseguridad del periodista), que dice cómo se debe cubrir la información: “con valor primero, antes que cuidar la integridad física del profesional”. En el libro se expone que hoy en día no están dadas las condiciones para este periodismo idealista que oscila entre el “deber ser y el no poder hacer”.

Me pregunto cuántos periodistas, no solamente en Sonora sino aquí en Veracruz, en Sinaloa, en Jalisco, en Tamaulipas y en otros estados del país, se encuentran ante el dilema de lo que debe ser y lo que no se puede hacer: querer informar y no poder hacerlo por temor a la censura, a agresiones, a ser despedidos… o a morir. Porque publicar lo que acontece puede implicar un riesgo real, un riesgo de perder la vida. De esto, Veracruz es testigo, como otros estados más en el país.

La tesis principal que propone el autor en este texto (que es un producto de su tesis de Maestría en Ciencias Sociales de El Colegio de Sonora) es que la crisis de seguridad en el periodismo tendría una conexión con la crisis general del periodismo. En palabras del autor “si el periodismo está en crisis, los contenidos sobre inseguridad pública pueden estar atravesados por el carácter cambiante de las normas y las prácticas periodísticas”.

Si bien hoy en día ha surgido una gran cantidad de publicaciones en torno al tema de la violencia y/o inseguridad y su representación mediática —incluso hasta en negocio se han convertido—, este texto me parece muy pertinente y valioso. Me parece pertinente por su tesis en cuanto a que existe un agotamiento del modelo en que se producen las noticias actualmente, diríamos ya obsoleto, pues se utilizan aún herramientas y fuentes de información de antaño. El autor propone que las características ideales del periodismo, que lo definen como “objetivo” así como en su función de “perro guardián” se estarían redifiniendo y renegociando, a la par que con el modelo de financiamiento y de su influencia social. Este libro me parece valioso por su originalidad, tanto por su abordaje teórico-metodológico, como por plantear lo que acontece en medios de Sonora.

Mediante un análisis cuantitativo y cualitativo a dos diarios: El Imparcial y el Expreso, el autor analiza el uso del lenguaje y el encuadre de la información. Sin duda, un aporte valioso para comprender los discursos que construyen los medios respecto a una realidad que golpea a todos.

El autor afirma que el periodismo se encuentra ante un callejón sin salida. Yo le preguntaría: ¿Qué deben hacer entonces los medios y los periodistas? ¿qué, nosotros, la sociedad?

En síntesis, me parece que el libro que hoy presentamos constituye un material muy valioso y vigente. Felicito a su autor sinceramente, a El Colegio de Sonora por apoyar su publicación y difusión y, a ustedes, los invito a que lo lean.

*Profesora-investigadora de la Universidad de Guadalajara.