» Convocatorias

  • invcongreso-559 II Congreso de Investigación. Instituciones, gobierno y sociedad »

    El Colegio de Sonora invita a participar con ponencias en el II Congreso de Investigación. Instituciones, gobierno y sociedad que se llevará a cabo el [...]

  • maestria-559 Maestría en Gestión Integral del Agua »

    El Colegio de Sonora, a través del Centro de Estudios en Gobierno y Asuntos Públicos (CEGAP) y el Cuerpo Académico Gestión Integral del Agua, inicia [...]

» Novedades Editoriales

  • pescadora-559 “Soy pescadora de almejas…” respuestas a la marginación en el Alto Golfo de California »

    Gloria Ciria Valdez-Gardea, El Colegio de Sonora (Segunda edición, 2014)

  • noesmicuerpo-554 Éste no es mi cuerpo. Consumo femenino de productos para adelgazar en Sonora »

    Liliana Coutiño Escamilla. El Colegio de Sonora (2014)

FOTO DE LA SEMANA: “Antes de partir”

Sol y Luna en los patios del Colson.

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

vialibre-566

Escenas de miedo y liviandad

Alvaro Bracamonte Sierra*

Escena uno: Una adolescente rogaba a su madre, quien se disponía a ir a cenar con sus amigas el sábado por la noche, que no saliera porque era muy peligroso. La súplica no constituía un chantaje injustificado sino que era producto del rumor esparcido en las redes sociales de que Hermosillo sería tomada por cientos de sicarios en venganza por la muerte o captura de uno de sus jefes. La madre acongojada trataba de convencer a la menor de que la alerta era infundada y que las autoridades ya la habían desmentido.

El aviso surgió luego de una balacera callejera que terminó con un muerto en conocido y céntrico negocio gastronómico. Aunque estos hechos violentos no dejan de sorprender y sobre todo preocupar, llama más la atención la facilidad con que puede construirse un ambiente de miedo, de pánico, de duda paralizante.

En cierto momento la súplica de esta joven sensibilizó a tal grado a la madre que estuvo a punto de cancelar el compromiso; sin embargo se sobrepuso y acudió a la cita, convivió tranquilamente, cenó y volvió sin problema a su casa. Superó el miedo que, con razones o sin razones, se anida de pronto en el inconsciente e interrumpe abruptamente la rutina diaria.

Pero muchos más no tuvieron el aplomo suficiente, y haciendo eco de la falsa advertencia se resguardaron en sus hogares como se recomendaba por Whatsapp y Facebook. Quienes crearon el mensaje consiguieron realmente infundir miedo y en muchos casos se canceló el evento o convivencia programados con anticipación. Las consecuencias del miedo no se circunscriben al ámbito individual; se ven expresadas en la convivencia social en general.

En el entorno económico, por ejemplo, el miedo inhibe la inversión; el temor o la duda aplazan el consumo en espera de mejor ocasión. El miedo puede condenar a los países al subdesarrollo. De hecho, una buena cantidad de naciones subdesarrolladas lo son precisamente porque no han podido garantizar niveles de confianza aceptables y cierta armonía entre la ciudadanía ni entre los empresarios. A éstos la incertidumbre, el temor que surge de no saber qué pasará, les representa riesgo y los desincentiva a seguir invirtiendo, lo que colapsa el crecimiento de los negocios y, por lo mismo, la expansión de la economía. Aliviar esa sensación es responsabilidad de los gobiernos, que si no son capaces de establecer mínimos estándares de confianza no debieran siquiera a aspirar a seguirlo siendo.

Escena dos: Los hermanos Padrés, incluido el propio mandatario estatal, comparecieron ante los medios a fin de informar acerca de sus bienes. De lo que notificaron se colige que son muchas las propiedades de la familia, y si hacemos caso del Power Point, la mayor parte proviene de herencias transferidas de una antigua familia adinerada y próspera.

Si es así, entonces no debería ser noticia que dieran a conocer las propiedades enlistadas. Sin embargo, la suspicacia ciudadana y la mala o buena fe de los partidos opositores ponen en duda la información difundida. El acto se consideraría un buen gesto, pero es insuficiente para un análisis comparativo que permita deducir el cambio registrado en la riqueza familiar; tampoco se revelaron las propiedades de la familia extendida, cuñados, primos, sobrinos, etcétera.

El enriquecimiento inexplicable o explicable de los políticos mexicanos ha sido y seguramente será tema central en la campaña electoral; la organización partidaria que mejor transmita un mensaje de transparencia y honradez obtendrá grandes dividendos. Es comprensible que los Padrés intenten despejar las dudas acerca de sus propiedades y aminorar de esa manera posibles costos electorales. El 7 de junio sabremos si lo lograron.

Escena tres: La candidata del PRI a la gubernatura, Claudia Pavlovich, se registró oficialmente. Lo hizo en medio de la algarabía de cientos de simpatizantes según se desprende de las imágenes publicadas. Llama la atención el lema utilizado para la ocasión: “Soy honestidad total”.

Saltan, al respecto, preguntas como las siguientes: ¿No debería ser otra instancia la que juzgue su honestidad? ¿Es posible mantener esa condición a pesar de la triste historia y mala fama que acompaña al partido que la postula? Unas cuantas viejas frases dibujan la estirpe tricolor: “No quiero que me den, solo que me pongan donde hay”; “entre más obra más sobra”; “político pobre es un pobre político”. La corrupción es cultural ha dicho el presidente Peña Nieto; en ese caso, sugiere Gerardo Esquivel, el Grupo Higa debería ser el Conaculta.

Las tres escenas comentadas indican que el miedo, la inseguridad y la corrupción son los jinetes del apocalipsis que socaban el desarrollo nacional y regional. Son los temas de la campaña electoral; qué bueno que así sea, pues en ellos radica la debilidad que arrastramos como nación. Veamos qué proponen para enfrentarlos los suspirantes.

*Doctor en Economía. Profesor-Investigador de El Colegio de Sonora.