» Convocatorias

  • invcongreso-559 II Congreso de Investigación. Instituciones, gobierno y sociedad »

    El Colegio de Sonora invita a participar con ponencias en el II Congreso de Investigación. Instituciones, gobierno y sociedad que se llevará a cabo el [...]

  • maestria-559 Maestría en Gestión Integral del Agua »

    El Colegio de Sonora, a través del Centro de Estudios en Gobierno y Asuntos Públicos (CEGAP) y el Cuerpo Académico Gestión Integral del Agua, inicia [...]

» Novedades Editoriales

  • rys62-564 región y sociedad 62 »

    región y sociedad número 62

  • pescadora-559 “Soy pescadora de almejas…” respuestas a la marginación en el Alto Golfo de California »

    Gloria Ciria Valdez-Gardea, El Colegio de Sonora (Segunda edición, 2014)

FOTO DE LA SEMANA: “Así me veo”

La imagen fue capturada por Jesús Morales.

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

vialibre-566

Consecuencias de la coyuntura económica

Alvaro Bracamonte Sierra*

El dólar se acerca peligrosamente a la barrera sicológica de los 16 pesos y todo indica que pronto la hará añicos. De hecho, la paridad actual ha roto el récord impuesto en el 2009 cuando la economía vivió una brutal recesión. ¿Qué es lo que está causando tanta turbulencia en el mercado cambiario? La explicación no es sencilla pues son muchos los factores que la determinan, aunque es evidente que incide la incertidumbre reinante en la economía mundial, especialmente en la vieja Europa y en algunas partes de Asia, que no atinan a poner en marcha políticas de estabilización y reactivación efectivas.

El derrumbe de los precios del petróleo también cuenta, sobre todo por la dependencia de las finanzas nacionales de los ingresos provenientes de la venta de hidrocarburo. La volatilidad macroeconómica no será resuelta pronto; se extenderá por varios meses más y por lo menos persistirá a lo largo del 2015 y 2016 según se ha previsto. En este año las dificultades se acentuarán, puesto que los ingresos petroleros ya no contarán con el blindaje que proporcionaban las coberturas contra riesgos.

Este fatídico escenario se ve venir luego de conocerse dos importantes trascendidos: el primero, el anuncio del Banco de México sobre el ajuste del pronóstico de crecimiento a la baja; el segundo, lo revelado por el propio secretario de Hacienda desde Inglaterra acerca de que no está descartado un segundo recorte presupuestal, que se sumaría al de los 120 mil millones aplicado hace unas semanas.

Noticias como las anteriores insinúan nuevas complicaciones; bien sabemos que las malas noticias nunca vienen solas. Con ese escenario se configuraría una inercia involutiva que, si no logra detenerse pronto, provocará daños irreversibles a la economía mexicana. Una coyuntura tan complicada en materia económica como la actual podría tener repercusiones importantes en la contienda electoral 2015.

Al respecto, hay quienes piensan que el deterioro afectará a los partidos en el poder, particularmente al PRI. No es tan obvia la validez de esta apreciación ya que la historia da ejemplos que confirman tal relación, pero también ejemplos que la invalidan: en el año 2000, la economía disfrutaba un periodo de auge acelerado y, sin embargo, el candidato del PRI, el partido gobernante, perdió por amplio margen; en el 2009, la brutal contracción puso al PAN en aprietos y perdió por amplio margen las elecciones intermedias.

En este 2015 hay elementos que sugieren que el tricolor pagará cara la declinación económica. Los sondeos recientes coinciden en señalar el descenso del PRI en las preferencias electorales. Incluso se afirma que si hoy fueran las votaciones es posible que el PAN conquistaría más sufragios que el tricolor, convirtiéndose en el partido más grande en la Cámara de Diputados. Quizá esto explique la operación política que ha situado al Verde Ecologista como un actor importante en los sondeos demoscópicos.

El PVEM, que desde tiempo atrás funge como el hermano menor del Revolucionario Institucional, sorpresivamente ha elevado los porcentajes de aceptación al ubicarse en alrededor de 10 por ciento; disputa la tercera posición al PRD, que paulatinamente decrece, y a Morena que poco a poco se fortalece.

En ese contexto no está descartado un escenario donde el PRI, aunque consiga menos votos y menos curules, con la suma de los sufragios y los diputados del PVEM logre alcanzar una cómoda mayoría que serviría para apuntalar la segunda mitad del sexenio peñanietista. Tomando en cuenta las tendencias referidas, vale la pena de nuevo la pregunta de si la deteriorada economía explicaría el descenso significativo en las preferencias priistas.

Una respuesta desapasionada diría que sí, pero solo en parte; la mayoría piensa que la declinación tiene más que ver con la corrupción y la inseguridad que en los meses recientes han marcado la agenda pública. Aceptando dicha postura, habría que agregar que si la economía estuviera creciendo, generando empleos y hubiera estabilidad cambiaria, la ola de corruptelas asociada a la clase política y la violencia vinculada al crimen organizado no tendrían las consecuencias que ahora exhiben los sondeos electorales.

ARRANCAN

El viernes se inició oficialmente el proceso electoral Sonora 2015. De este arranque destacan dos postales: a) La descalificación mutua entre el PRI y el PAN que seguramente será el tono prevaleciente durante toda la campaña; b) El triste espectáculo de la izquierda que, de por sí con poca influencia entre el electorado sonorense, sube dividida al escenario con cuatro o cinco candidatos al Gobierno estatal.

*Doctor en Economía. Profesor-investigador de El Colegio de Sonora.