» Convocatorias

  • invcongreso-559 II Congreso de Investigación. Instituciones, gobierno y sociedad »

    El Colegio de Sonora invita a participar con ponencias en el II Congreso de Investigación. Instituciones, gobierno y sociedad que se llevará a cabo el [...]

  • maestria-559 Maestría en Gestión Integral del Agua »

    El Colegio de Sonora, a través del Centro de Estudios en Gobierno y Asuntos Públicos (CEGAP) y el Cuerpo Académico Gestión Integral del Agua, inicia [...]

» Novedades Editoriales

  • rys62-564 región y sociedad 62 »

    región y sociedad número 62

  • pescadora-559 “Soy pescadora de almejas…” respuestas a la marginación en el Alto Golfo de California »

    Gloria Ciria Valdez-Gardea, El Colegio de Sonora (Segunda edición, 2014)

FOTO DE LA SEMANA: “Así me veo”

La imagen fue capturada por Jesús Morales.

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

observatorios-566

Patrimonios y elecciones

Victor S. Peña*

En el horizonte sonorense, las elecciones. Pronto se renovará, en la entidad, la gubernatura, las alcaldías y las diputaciones. ¿Algo nuevo bajo el sol?

Ya sea de parte de las precandidaturas o de quienes están en funciones, ha sido dentro de este marco electoral que la publicitación de la declaración patrimonial se ha presentado como un ingrediente novedoso de la discusión.

Algunos señalarán que se trata de una consecuencia no anticipada de la “casa blanca” allá en la ciudad de México; otros, los más críticos, dicen que se trata de la “mano negra” que parece advertirse en muchas esferas del quehacer público comarcano.

Como sea, quien da a conocer la integración de su patrimonio, levanta la mano para ser considerado como un ejemplo. O eso pretende. Abren los saldos de sus cuentas bancarias y enlistan sus propiedades como para demostrar que nada esconde, quien nada debe.

Detrás de cada propiedad, de cada millón ─faltaba más─ hay, por supuesto, una narrativa que lo justifica. Se abren de capa y ya tienen los argumentos. La conciencia tranquila, dicen. Y, por eso, la declaración patrimonial se hace a los cuatro vientos. Y ahora, agregan, quien esté enfrente que también lo haga.

Hay un juego político que debe leerse según el tiempo electoral que se vive. Bajo el sol, la verdad, nada hay nuevo. Apenas novedoso, pero algo es algo.

La danza de las declaraciones patrimoniales que ya se conocen (y las que, seguramente, se conocerán) tiene una intencionalidad en la siembra de la esperanza para, pronto, cosechar votos. A sus promotores, hay que ser claros, no les vuelve ni más ni menos honestos. No, al menos, por el hecho simple de mostrar lo que quieren mostrar.

Sin una normatividad clara que obligue a la transparencia patrimonial, sin un esquema efectivo de controles de que lo que está ahí es cierto y exhaustivo, el asunto es meramente propagandístico. En el nivel de lo voluntario, quien muestra cinco casas puede tener diez o cincuenta.

En todo esto, por cierto, una pregunta es básica: ¿Por qué podría interesarle a cualquiera conocer qué tanto tienen quienes se dedican (o han dedicado) a la política?

No es por morbo ni para sentir envidia. Es una exigencia silenciosa que descansa en la sospecha de que todo político ha mal habido su solvencia económica; es el interés manifiesto de quien no logra cuadrar las sumas del salario que ha percibido aquél, el político, en toda una vida. Lo de siempre, pues.

Hoy, a voluntad y con intencionalidad electoral. Así las cosas. Pero se avizora, en breve tiempo, un mañana donde no sea por voluntad ni pueda sacársele raja política.

A nivel nacional ya ha quedado claro, además, que la declaración patrimonial por sí sola poco dice.

Grupos promotores del tema de la transparencia han hecho suya la propuesta de que, junto con la patrimonial, se publique la declaración de impuestos pagados durante los 5 años anteriores y una declaración de intereses, para conocer un poco más de la agenda y redes del sujeto. Tres declaraciones. Tres de tres, ni una menos.

Quien está en el Gobierno debiera apropiarse de esta iniciativa y promoverla como parte de su legado. Quien pueda llegar, debiera hacerla parte de sus promesas y campaña.

Así, cada quien desde su trinchera, como para que la cosa vaya cambiando.

*Doctor en Políticas Públicas por el Tecnológico de Monterrey; actualmente profesor investigador en El Colegio de Sonora @victorspena