» Convocatorias

  • invcongreso-559 II Congreso de Investigación. Instituciones, gobierno y sociedad »

    El Colegio de Sonora invita a participar con ponencias en el II Congreso de Investigación. Instituciones, gobierno y sociedad que se llevará a cabo el [...]

  • maestria-559 Maestría en Gestión Integral del Agua »

    El Colegio de Sonora, a través del Centro de Estudios en Gobierno y Asuntos Públicos (CEGAP) y el Cuerpo Académico Gestión Integral del Agua, inicia [...]

» Novedades Editoriales

  • rys62-564 región y sociedad 62 »

    región y sociedad número 62

  • pescadora-559 “Soy pescadora de almejas…” respuestas a la marginación en el Alto Golfo de California »

    Gloria Ciria Valdez-Gardea, El Colegio de Sonora (Segunda edición, 2014)

  • educacion-554 Educación, política y proyecto de vida en los jóvenes »

    Marcos Jacobo Estrada Ruiz. El Colegio de Sonora- Universidad Autónoma del Estado de Morelos (2014)

FOTO DE LA SEMANA: “Valente”

La imagen fue capturada por José Martín Aguirre Villalvazo y se nombró Valente al pequeño porque nació el 14 de febrero.

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

observatorios-567

Parque Madero ¿concesionado?

Cristina Martínez*

En días pasados se publicó en la prensa local que la actual directiva del Patronato del Parque Madero había solicitado en comodato dicho parque al gobierno del estado; aseguraba el vocero que sólo de esa forma obtendría la seguridad jurídica para intervenir dicho espacio con inversiones dirigidas a la construcción de locales comerciales como cafés y sitios para practicar deporte. Así, continúa, resolvería las principales necesidades del lugar tales como la contratación de seguridad privada, el sistema de riego completo y el sistema eléctrico para diversificar la realización de eventos culturales o sociales.

Haciendo un poco de historia es necesario decir que el parque en cuestión data desde 1878 cuando se llamaba “Alameda”, posteriormente Ramón Corral y luego Francisco I Madero en las postrimerías de la Revolución hasta nuestros días. Siempre ha tenido funciones eminentemente recreativas y ha figurado como área verde y escenografía de la ciudad por lo que se considera sitio histórico y emblemático de la capital sonorense. Desde entonces los gobiernos locales han sido, como debe ser, los custodios de este espacio público. Aunque recientemente se han querido desentender y transferir dicha responsabilidad a un Patronato formado ad-hoc.

Si bien es cierto la definición de comodato, según la Real Academia Española, significa un contrato por el cual se da o recibe una cosa de las que pueden usarse sin destruirse, con la obligación de restituirla y en sentido estricto se trata de un instrumento bien intencionado, también lo es que la toma de decisiones es privada. Los hermosillenses tenemos frescos los recuerdos de malos ejemplos como La Sauceda que pueden repetirse en el caso que nos ocupa. Actualmente el Parque Madero es un espacio público abierto y gratuito para la población; cuenta con un área verde de ocho hectáreas, pistas para la caminata, aparatos mecánicos para ejercicio, varias canchas de basquetbol, juegos infantiles, una fuente, y otras superficies recreativas. Así debe continuar si queremos construir ciudadanías sanas en el sentido más amplio del término.

A propósito, existen antecedentes de manifestaciones ciudadanas en defensa de este parque como espacio público y gratuito tales como el consignado en el año de 2006 cuando por primera vez el gobierno municipal construyó locales comerciales dentro del mismo pero debió derrumbarlos debido a la presión de los vecinos y de la sociedad en general; asimismo, el registrado en el año de 2012, aunque sin éxito, cuando se encerró el parque cercando el perímetro con una valla de hierro tal como ocurrió en la época porfiriana, y se formó el primer patronato del que hacemos referencia en esta nota.

La tendencia global a la privatización de espacios públicos entendidos como parques y áreas verdes está documentada en los últimos veinte años porque reduce los lugares de interacción y de libre acceso a la población. Asimismo, atenta contra el proyecto de la ciudad sustentable porque elimina “pulmones” urbanos y no cumple con la recomendación de la Organización Mundial de la Salud que establece 10 metros cuadrados de área verde por habitante para cubrir las necesidades sociales y ambientales de la población.

Por todo lo anterior, debemos cuidar y defender los que ya tenemos; pero también reconocer y aplaudir las acciones encaminadas a incrementarlos tales como la formación de nuevos parque saludables conocidos como parques lineales. Uno de ellos fue inaugurado recientemente a unas cuadras del Parque Madero y se trata de la superficie interna del tramo boulevard Transversal entre avenida Revolución y Villas del Pitic donde se habilitaron bancas, arbustos, juegos infantiles y un gimnasio al aire libre. Se ha dicho que se replicará este modelo en otras vialidades de la ciudad próximamente. Estas son las buenas prácticas de gobierno que espera, aprende, y agradece con creces la ciudadanía hermosillense.

*Profesora-investigadora de El Colegio de Sonora.