» Convocatorias

  • invcongreso-559 II Congreso de Investigación. Instituciones, gobierno y sociedad »

    El Colegio de Sonora invita a participar con ponencias en el II Congreso de Investigación. Instituciones, gobierno y sociedad que se llevará a cabo el [...]

  • maestria-559 Maestría en Gestión Integral del Agua »

    El Colegio de Sonora, a través del Centro de Estudios en Gobierno y Asuntos Públicos (CEGAP) y el Cuerpo Académico Gestión Integral del Agua, inicia [...]

» Novedades Editoriales

  • rys62-564 región y sociedad 62 »

    región y sociedad número 62

  • pescadora-559 “Soy pescadora de almejas…” respuestas a la marginación en el Alto Golfo de California »

    Gloria Ciria Valdez-Gardea, El Colegio de Sonora (Segunda edición, 2014)

FOTO DE LA SEMANA: “Monarcas”

La imagen fue capturada por Inés Martínez de Castro.

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

observatorios-568

Lo mejor de la hospitalidad cajemense

Rolando E. Díaz Caravantes*

Todo comenzó en una ciudad de Estados Unidos de donde un inmigrante indocumentado fue deportado a Tijuana. Allí decidió quedarse a trabajar por unos meses hasta que un día consideró que era tiempo de retornar a su lugar de origen en la región centro de México. Por ahorrarse un dinero y no llegar a su pueblo con las manos vacías, optó por viajar de “trampita” en el tren. El viaje transcurrió sin mayores contratiempos hasta Empalme, pero esto cambiaría muy pronto.

En esta ciudad, platicaba el migrante, se subieron unos chavos en un vagón contiguo al que viajaban un compañero de camino y él; casi llegando a Esperanza los dos migrantes observaron que los chavos empezaron a bajar las escaleras desde el techo a la entrada de su vagón, y agrega: “uno pensó que nos iban a pedir algo o que se querían venir con nosotros, ya de ahí cuando se bajaron los cuatro chavos, se pusieron así, otro aquí, se puso otro acá y dice uno de frente: “¿a dónde van locos?””. Entonces “los chavos” les insultaron, amenazaron con un cuchillo y robaron sus pertenencias: una mochila con el dinero que pensaba ahorrar. El tren todavía iba a buena velocidad cuando lanzaron a su compañero fuera del tren; él les dijo que por favor le dieran oportunidad a que el tren se detuviera un poco, que no los iba a denunciar, y le contestaron: “túmbate loco” y acto seguido con una fuerte patada lo arrojaron fuera del tren. Todo esto ocurrió en la noche y no fue hasta el siguiente día muy temprano cuando reaccionó. Llegó la policía y luego una ambulancia para trasladarlo al hospital y curarle su pierna fracturada.

Cuando fue dado de alta, solo y sin recursos en una ciudad desconocida, fue llevado a la Casa del Pobre y del Migrante «El Buen Samaritano», la cual está a cargo de la Diócesis de Ciudad Obregón. En esta casa lo recibieron: le dieron alojamiento, comida y varias llamadas telefónicas para reportarse con su familia. Así como a él, en esta casa, establecida en el 2011, han recibido miles de migrantes en tránsito por nuestro estado. Y es que Sonora es un lugar de paso de migrantes que van hacía Estados Unidos, más de cien mil anualmente, y de mexicanos deportados que vuelven a un país donde ya no está su hogar, cerca de cuatrocientos mil por año en el último quinquenio. Las vidas de estas personas están en una situación extrema, viven día a día entre el peligro y la incertidumbre; una necesidad de tal alcance merece una respuesta magnánima y generosa como la ofrecida en esta casa. Esta casa refleja lo mejor de la hospitalidad cajemense hacía las personas migrantes, lo mejor de la hospitalidad de mi tierra, de la cual todos podemos aprender.

*Profesor-investigador de El Colegio de Sonora.