» Convocatorias

  • invcongreso-559 II Congreso de Investigación. Instituciones, gobierno y sociedad »

    El Colegio de Sonora invita a participar con ponencias en el II Congreso de Investigación. Instituciones, gobierno y sociedad que se llevará a cabo el [...]

  • maestria-559 Maestría en Gestión Integral del Agua »

    El Colegio de Sonora, a través del Centro de Estudios en Gobierno y Asuntos Públicos (CEGAP) y el Cuerpo Académico Gestión Integral del Agua, inicia [...]

» Novedades Editoriales

  • rys62-564 región y sociedad 62 »

    región y sociedad número 62

  • pescadora-559 “Soy pescadora de almejas…” respuestas a la marginación en el Alto Golfo de California »

    Gloria Ciria Valdez-Gardea, El Colegio de Sonora (Segunda edición, 2014)

FOTO DE LA SEMANA: “Monarcas”

La imagen fue capturada por Inés Martínez de Castro.

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

vialibre-568

Preocupante apatía electoral

Alvaro Bracamonte Sierra*

Hace aproximadamente un mes recibí la visita de un joven del INE quien, comedidamente, me notificó que había sido insaculado y que por tanto formaría parte de la mesa directiva de la casilla del seccional donde resido. Recordaba haber leído que la letra resultante del sorteo que definió la insaculación era la “V” y no la “B”. Entre divertido y sorprendido le pregunté sobre el asunto y su respuesta me inquietó, pues me dijo que habían sido insuficientes los ciudadanos apellidados con “V” por lo que fue necesario recorrer el listado. Ante su aclaración me dispuse a sacar mi lista de pretextos a fin de declinar la invitación. No pude hacerlo y he ahí que firmé de enterado y por tanto estoy disponible para participar en la jornada electoral.

Hace unos diez días recibí nuevamente a una empleada del INE quien me daría información básica y al mismo tiempo una breve capacitación sobre las actividades de los funcionarios de casilla. En medio de la charla comentaba que tienen hasta fin de mes para cerrar esta fase y que desafortunadamente el avance era bajo debido a que la mayoría de los seleccionados no aceptan participar. Según esta capacitadora, quien lo ha sido también en ocasiones anteriores, ahora hay mayor apatía que en otros años. Ella manifestaba su preocupación pues eso entorpecía el cumplimiento de su responsabilidad. Luego leí una nota periodística que daba cuenta de que tal retraso es un problema nacional: incluso en un distrito de Veracruz el avance hasta mediados de marzo respecto a la meta fijada era de apenas 15 por ciento.

La indiferencia ante estas elecciones seguramente será una de sus características principales. Platicando con conocidos que trabajan en los equipos de campaña de los principales candidatos a gobernador, ha salido a cuento dicha apatía que, de acuerdo con sus primeras impresiones, también afecta al voto duro de los partidos. Comentan que los considerados por ellos como sus votantes seguros asisten a los mítines, pero a la primera oportunidad se escabullen; que en los primeros actos de campaña no ha habido entusiasmo y la asistencia a los mítines se toma como parte de una rutina que hay que cumplir y nada más. No se observa un interés especial y menos entusiasmo ante lo que diga o proponga el abanderado de la organización a la que supuestamente pertenecen.

Esa indiferencia igualmente se nota en las calles y en la vida cotidiana de las ciudades. En otras campañas se sabía que era temporada electoral porque cada poste era saturado de pendones con la figura del candidato a gobernador o a alcalde, o a diputado local o federal. Ahora, afortunadamente, no hay nada de eso. El paisaje urbano luce despejado de basura propagandística.

Pero esto que es bueno para la imagen citadina tiene consecuencias negativas para los candidatos, que no logran lucir mucho o que de plano no existen para la gente en algunos casos. Para los suspirantes, los pendones lograban la ambientación perfecta del proceso y los posicionaban políticamente rumbo a un puesto de elección popular. Ahora, el abandono parece ser la característica principal de la campaña.

Esta impresión se advierte en los sondeos y encuestas publicadas, que revelan un porcentaje altísimo de indefinidos que probablemente no acudirán a las urnas. En vista de estas circunstancias no sería descabellado que el porcentaje de participación cayera por debajo del registrado en el 2009 cuando no rebasó el 55 por ciento del padrón electoral.

El viernes 27 se cumplirán 21 días de campaña; faltan todavía muchas semanas para el 7 de junio y falta desde luego que cada fórmula partidista entre plenamente en acción y acompañe el trabajo del abanderado a gobernador. Ojalá que en las semanas siguientes los equipos encuentren las fórmulas para incentivar la participación ciudadana y darle cierto brillo al proceso político que vive la entidad; ojalá que los medios electrónicos, sobre todo las redes sociales, sustituyan adecuadamente el papel que jugaban los pendones y convenzan a los apáticos de que la participación es la vía para la transformación de la sociedad.

Ojalá que este escenario logre prevalecer, pues el otro camino sería la abstención o la anulación del voto que, por cierto, día tras día gana más adeptos. Es un fenómeno que puede entenderse a partir de la decepción que producen la corrupción imperante, la inseguridad creciente y la negligencia vergonzosa en que ha incurrido una buena cantidad de representantes de la autoridad. Confiemos en que los candidatos sean capaces de remontar ese rechazo que con su apatía y silencio les muestra la ciudadanía.

*Doctor en Economía. Profesor-investigador de El Colegio de Sonora.