» Convocatorias

  • invcongreso-559 II Congreso de Investigación. Instituciones, gobierno y sociedad »

    El Colegio de Sonora invita a participar con ponencias en el II Congreso de Investigación. Instituciones, gobierno y sociedad que se llevará a cabo el [...]

  • maestria-559 Maestría en Gestión Integral del Agua »

    El Colegio de Sonora, a través del Centro de Estudios en Gobierno y Asuntos Públicos (CEGAP) y el Cuerpo Académico Gestión Integral del Agua, inicia [...]

» Novedades Editoriales

  • rys62-564 región y sociedad 62 »

    región y sociedad número 62

  • pescadora-559 “Soy pescadora de almejas…” respuestas a la marginación en el Alto Golfo de California »

    Gloria Ciria Valdez-Gardea, El Colegio de Sonora (Segunda edición, 2014)

FOTO DE LA SEMANA: “Tarde en la Sierra”

La imagen fue capturada por Anahí Apodaca.

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

observa-569

El discurso de los políticos

Jesús Morales Quiñonez*

Bienvenidas las épocas electorales, me encanta cómo el paisaje de la ciudad se adorna con las caras de nuestros siempre confiables políticos. El discurso político siempre se repite, “Yo soy el indicado porque soy del pueblo, como tú”. Por ello es que ahora vemos a los políticos en zonas precarias de la ciudad, en los pueblos, abrazando y besando a las personas de edad mayor. Esto me parece una ironía total, puesto que generalmente nuestros políticos vienen de extractos socioeconómicos de nivel alto. Creo que es por ello que nuestros regentes tienen apellidos rimbombantes y difíciles de pronunciar.

En el futuro próximo este discurso tiene que cambiar, puesto que nos enfrentamos a una sociedad más despierta, gracias a las redes sociales y a los medios de comunicación que están en nuestro bolsillo. Esta clase de mensaje está dirigido al grueso de la población que no cuenta con las herramientas necesarias para desmenuzar su significado. En Sonora, según datos del INEGI, de cada cien personas, sólo 53 han terminado la educación básica. Esto  nos da una idea de la vulnerabilidad de nuestra sociedad, de la precariendad en la que vive la mayoría.

Por eso muchos aprovechan los regalos  que les ofrecen los candidatos, ya que lo que intentan es medio satisfacer  sus necesidades básicas durante las campañas. En mayor medida, cualquier persona ve mejor a alguien que le da comida, ropa y demás. Todo esto aunado a que los medios  de información están saturados de mensajes políticos. Creo que en cierta medida tenemos la culpa como sociedad, pues tratamos a los políticos como estrellas del espectáculo cuando a final de cuentas se trata de prospectos de servidores públicos. En varios espectaculares de la ciudad  se muestran imágenes de candidatos realizando trabajo manual para expresar que ellos también le entran a la “chamba”, aparecen con trajes de constructores, tomando la pala y demás, lo que genera un sentimiento de proxemia, que significa generar un sentimiento de cercanía con los individuos que tal vez comparten un mismo oficio.

El discurso básico de los próximos gobernantes está basado en esto. El proceso comunicativo consiste en la transmisión, de persona a persona, de significados cognitivos e intelectuales. Ello, con base en la simbología de cada persona. En resumen, cuando alguien de este ámbito dice “chambear”, sabe que tiene un efecto más poderoso que decir “trabajar”. En los informes o reuniones con altos mandos jamás se habla de manera tan coloquial.

De igual forma, sus poses y señas están controladas, ya que ciertas expresiones pueden generar  determinadas respuestas cómodas o incomodas. En estos discursos hay grandes aciertos y desaciertos. Por ahí hay quien habla acerca de que la mujer es quien lleva el control familiar y por eso cierta candidata sería perfecta para el puesto por el cual compite. En primera instancia esto genera conflicto con el sector masculino que puede sentirse ofendido, pero genera apoyo de las mujeres, y, a final de cuentas, ese es el objetivo.  La candidata intenta sincronizar con las personas de su mismo género. De forma personal, veo un error al hacer esto pues copia el modelo de hacer política de los varones al decir que pese a ser mujer, no es débil.

El otro contendiente maneja un discurso de solidez, altruismo e integración, diciéndo que nos hará parte de todas las decisiones; además, es una persona conocida en todo el estado por sus actos de beneficencia. Ustedes piensen al respecto, mírenlos y analicen qué es lo que buscan. Igualmente, los partidos con menos penetración en el estado utilizan el discurso de las minorías y se dicen diferentes. Tal vez sea momento de reestructurar las ideas y actualizar los discursos políticos, pues la gente ya no cree en ellos. Irónicamente leemos en la consulta Mitofsky que la sociedad mexicana confía más en instituciones como la Marina, el Ejército, universidades, iglesias y la radio. Los lugares de menor confinaza los ocupan la policía, los senadores, sindicatos, diputados y, en último lugar, los partidos políticos. Creo yo que esto da mucho en que pensar.

*Licenciado en Ciencias de la Comunicación. Asistente de Difusión Cultural en El Colegio de Sonora.