» Convocatorias

  • invcongreso-559 II Congreso de Investigación. Instituciones, gobierno y sociedad »

    El Colegio de Sonora invita a participar con ponencias en el II Congreso de Investigación. Instituciones, gobierno y sociedad que se llevará a cabo el [...]

  • maestria-559 Maestría en Gestión Integral del Agua »

    El Colegio de Sonora, a través del Centro de Estudios en Gobierno y Asuntos Públicos (CEGAP) y el Cuerpo Académico Gestión Integral del Agua, inicia [...]

» Novedades Editoriales

  • rys62-564 región y sociedad 62 »

    región y sociedad número 62

  • pescadora-559 “Soy pescadora de almejas…” respuestas a la marginación en el Alto Golfo de California »

    Gloria Ciria Valdez-Gardea, El Colegio de Sonora (Segunda edición, 2014)

FOTO DE LA SEMANA: “Tarde en la Sierra”

La imagen fue capturada por Anahí Apodaca.

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

ysinembar-569

Por la carretera voy…

Nicolás Pineda*

Esta semana vacacional una gran cantidad de sonorenses salimos a la carretera y nos toca revisar y a veces padecer, su buen o mal estado. Este año tenemos el ingrediente adicional de que la legisladora que anteriormente, sobre todo durante los sexenios de los panistas Fox y Calderon, se dedicó a cabildear a favor de la reparación de la carretera, ahora es nada más y nada menos que candidata a gobernadora. Además, hace un año, en abril de 2014, el presidente Peña Nieto, en la única visita que ha hecho a Sonora, anunció la rehabilitación total y la construcción con concreto hidráulico de 476 kilómetros de la carretera de cuatro carriles. Es tiempo entonces de evaluar si las cosas están cambiando con este gobierno o si todo sigue igual. ¿Cuál es su experiencia con la carretera?

Yo sólo pido acotamiento y no baches
Primeramente, quiero reconocer que no todo es malo en la carretera de cuatro carriles. Existen grandes tramos en buen estado y donde circula uno con normalidad. Pero subsisten también los tramos en mal estado y sobre todo las ya familiares y acostumbradas desviaciones. En esta ocasión me tocaron desviaciones entre Vicam y Obregón. Y creo que también persisten las que están entre Hermosillo y Santa Ana. El comentario obligado, y también ya tradicional, es cómo es que no suspenden estas obras en esta semana de vacaciones para favorecer el libre tránsito. Pero como sucedió con el puente sobre el río San Miguel, donde cortaron la circulación en tiempo de lluvias, el ciudadano no importa y las obras se programan y construyen con otros criterios burocráticos.

Mi principal observación sigue siendo la falta de acotamiento. En muchos tramos la orilla de la carretera es un amenazante desnivel que si uno derrapa un poquito, resulta fatal. No hay nada de acotamiento ni para dónde orillarse en caso de emergencia. Si la llanta llega a salir de la estrecha cinta asfáltica, el accidente es casi seguro. No dudo que esta sea la causa de muchos de los frecuentes accidentes. Al mismo tiempo, esto vuelve a las carreteras muy peligrosas para circular de noche.

Comprendo que esto no se puede reparar ni corregir de la noche a la mañana. Ya existen algunos tramos en que la carretera cuenta con este espacio a los lados. Sin embargo, veo con preocupación que en ocasiones, se construyen o rehacen carreteras con las misma deficiencias.

Sería bueno que nos informaran cómo va el gran proyecto carretero de Peña Nieto para Sonora. ¿Lleva algún porcentaje de avance? Mi sospecha es que con los recortes presupuestales ya no se va a poder continuar. ¿O sí?

A mi manera de ver, lo que se requiere no son grandes obras imperiales de miles de millones. Se requiere que las obras se hagan bien desde el principio, con estándares y características adecuadas (como el grosor y el acotamiento necesarios), así como un adecuado programa de mantenimiento.

El caso de la carretera a Kino
Un caso particular para el análisis es el de la carretera de Hermosillo a Bahia Kino, que puede ser muy parecido a los de las carreteras de Obregón a Bácum o de Navojoa a Huatabampo. No es de cuatro carriles, pero tampoco es de dos. Es de un carril y medio para cada lado. Unos dicen que hay que manejar por el centro y otros pensamos que los automóviles que van más lento deben de orillarse a la derecha; pero nadie sabe a ciencia cierta cuál es la manera correcta. Sospecho que los que la construyeron no siguieron ningún manual de cuáles son las medidas que debe de tener una carreretera y se hizo a la buena de Dios. No es raro ver a automóviles lentos que caminan por el carril central y que detienen el tráfico y que pudieran circular más hacia la derecha dejando medio carril para facilitar que los rebasen. Tampoco está claro cuándo se convierte, después del aeropuerto, de cuatro a dos carriles (o a uno y medio) . Debiera haber un señalamiento que avise del angostamiento de la carretera más o menos a partir del kilómetro 16.

Aquí no se trata de que la carretera esté en mal estado, sino de que sus medidas o características no están claras y eso provoca confusión. La carretera tiene señalamientos de que no es de alta velocidad y de que no debe  rebasarse por la derecha, pero lo normal es que los automóviles (incluyendo los muchas patrullas federeales que por ahí circulan hacia el CEFERESO) corren a más de cien. Si a esto le agrega el ambiente festivo y relajado de los vacacionistas, se vuelve entonces una carretera peligrosa y propicia para los accidentes. ¿Cómo le fue a usted con la carretera?

Profesor-investigador de El Colegio de Sonora. Twitter: @npinedap. Correo electrónico: nicolas.pineda.p@gmail.com