» Convocatorias

  • invcongreso-559 II Congreso de Investigación. Instituciones, gobierno y sociedad »

    El Colegio de Sonora invita a participar con ponencias en el II Congreso de Investigación. Instituciones, gobierno y sociedad que se llevará a cabo el [...]

  • maestria-559 Maestría en Gestión Integral del Agua »

    El Colegio de Sonora, a través del Centro de Estudios en Gobierno y Asuntos Públicos (CEGAP) y el Cuerpo Académico Gestión Integral del Agua, inicia [...]

» Novedades Editoriales

  • rys62-564 región y sociedad 62 »

    región y sociedad número 62

  • pescadora-559 “Soy pescadora de almejas…” respuestas a la marginación en el Alto Golfo de California »

    Gloria Ciria Valdez-Gardea, El Colegio de Sonora (Segunda edición, 2014)

FOTO DE LA SEMANA: Mirador San Cristóbal, Lima.

La imagen fue capturada por Cindy Martínez.

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

ysinembar-571

Chistes de políticos

Nicolás Pineda*

No es que le saque al bulto del análisis, pero las campañas están muy predecibles y los candidatos nos quieren dar atole con el dedo. Por ello me parece muy saludable que nos divirtamos un poco a costa de ellos. Para romper el aburrimiento de tanto anuncio publicitario y haciéndole competencia a Catón, aquí le presento una sarta de chistes sobre políticos. Qué los disfruten:

En un discurso en un municipio sonorense, un candidato a diputado dice: “Queridos ciudadanos, durante todo mi mandato como alcalde puse mi honestidad por encima de cualquier interés político. Ustedes pueden estar seguros de que en esta bolsa (y señalaba la bolsa de su saco) nunca entró dinero del pueblo. En ese momento, alguien gritó: —¿Saco nuevo, eh?”

El niño le preguntó a su papá: “Papá, ¿es cierto que todos los cuentos comienzan con ‘Había una vez…’?” “No, hijo mío. Muchos comienzan con: ‘Si el voto popular me favorece…’”.

El niño fue con su papá y le preguntó: “Papá, ¿por qué todos los políticos son malos?, ¿no hay políticos buenos?”  “No, hijo, existen políticos buenos y políticos malos”. “¿Y donde están los políticos buenos?”,  “ah, esos están haciendo compaña para convertirse en políticos malos”.

Un hombre fue al cementerio y vio una lápida que decía: “Aquí yace un político y un hombre honesto”. Entonces, comenta: “¡Uta! Aquí enterraron a dos en la misma tumba”.

Cerca del Congreso, un maleante asaltó a un político que iba bajando de su Cheyenne y le puso una pistola en la cabeza: “¡Dame todo tu dinero, rápido! El político le contestó: “Usted no sabe con quién está tratando”.    “No, señor, ¿con quién?  “Soy uno de los políticos mas importantes del estado”. Le dice el asaltante: “¡Entonces dame todo mi dinero, rápido, vamos!”

Un viejo político priista y mañoso estaba siendo acusado de peculado y malversación de fondos. Mientras transcurría el juicio, él esperaba en su casa. De repente sonó el teléfono y el abogado que llevaba su defensa le dice, muy emocionado: “Licenciado, finalmente se hizo justicia”. El político le contesta: “En ese caso, vamos a apelar”.

Un periodista entrevistó a un diputado: “Diputado, ¿nos puede decir cómo comenzó su carrera política? El diputado se pone nostálgico y dice: “Ah, yo estaba chamaco… estaba en la primaria”. “¿En la primaria?” Le dice el periodista sorprendido. “Sí, en la primaria. Un día mi apá me llamó y me dijo: ‘Mijo, eres muy burro en la escuela. A partir de hoy to voy a dar cien pesos cada vez que te saques más de 8′. Entonces yo fui con la maestra y le dije: ‘Seño Juanita, ¿no le gustaría ganar 50 pesos de vez en cuando?’.

Un periodista le pregunta al diputado: ¿Cuántas personas trabajan en su oficina? Éste le contesta: “Menos de la mitad”.

Un regidor llega a su oficina y le pregunta a la secretaria: “¿Vino algún imbécil a buscarme? Ésta le contesta: “No, usted es el primero”.

Un político murió en la desgracia y la familia no tenía para el sepelio. Sus amigos resolvieron juntar dinero para el funeral. Encuentran a un ciudadano y le dicen: “¿No tendrá cien pesos para enterrar un político?” Éste contesta: “¿Enterrar un político? Tengan mil y entierren a diez”.

El profesor pregunta: En la oración “El pueblo cree las promesas de los candidatos”, ¿cuál es el sujeto?  El alumno contesta: “un tonto”.

Dicen que en un país un grupo de secuestradores asaltó el Congreso y tomó como rehenes a todos los diputados. Exigían 1000 millones y amenazaban que si no les daban el dinero los iban a soltar nuevamente.

Un candidato panista llegó a un pueblo a un mitin electoral. Un numeroso grupo de personas lo esperaba en la plaza. Él comenzó su discurso: “Amigos, ¿ustedes tienen luz eléctrica? Todos contestaron: ¡Nooo!, ¿Tienen centro de salud? ¡Nooo!, ¿Tienen policía? ¡Nooo!, Bueno, ¿Por lo menos tienen escuela? ¡Nooo! Entonces, ¿qué están esperando para dejar el pueblo?”

¿En que se parecen una minifalda y un discurso de candidato? Ambos tienen que ser suficientemente cortos para mantener la atención, pero suficientemente largos para no revelar lo importante.

El equipo de campaña estaba haciendo el programa de visita del candidato. Uno pregunta: “¿Viernes se escribe con v o con b?” El otro contesta: “Mejor programa el evento para el lunes”.

Un matrimonio estaba platicando y el hombre dice: “Vi a una candidata que dice que si gana las elecciones, ella no va a robar el dinero público”. La esposa contesta: “Ay, Dios mio, ¿no será que ahora van sobre el dinero privado?”

Un hombre estaba viendo los anuncios de campaña en la televisión. Un candidato a diputado dice: “Cuando yo sea electo, voy a acabar con los corruptos”. Entonces, el hombre dice: “¡Ufa! Este amigo se quiere suicidar”.

Una estudiante va a la biblioteca y le dice a la encargada: “Buenas tardes, estoy buscando un libro que se llama El político honesto“. La bibliotecaria la contesta: “Ciencia ficción, segundo pasillo a la derecha”.

Aquel político no sabía hablar bien y terminó su discurso diciendo: “Acuérdate de mí en las próximas erecciones”. No le entendí.

*Profesor-investigador en El Colegio de Sonora. nicolas.pineda.p@gmail.com