» Convocatorias

  • invcongreso-559 II Congreso de Investigación. Instituciones, gobierno y sociedad »

    El Colegio de Sonora invita a participar con ponencias en el II Congreso de Investigación. Instituciones, gobierno y sociedad que se llevará a cabo el [...]

  • maestria-559 Maestría en Gestión Integral del Agua »

    El Colegio de Sonora, a través del Centro de Estudios en Gobierno y Asuntos Públicos (CEGAP) y el Cuerpo Académico Gestión Integral del Agua, inicia [...]

» Novedades Editoriales

  • rys62-564 región y sociedad 62 »

    región y sociedad número 62

  • pescadora-559 “Soy pescadora de almejas…” respuestas a la marginación en el Alto Golfo de California »

    Gloria Ciria Valdez-Gardea, El Colegio de Sonora (Segunda edición, 2014)

FOTO DE LA SEMANA: Mirador San Cristóbal, Lima.

La imagen fue capturada por Cindy Martínez.

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

crisis-571

La depresión económica de México en 1929 y la reforma monetaria

Sobre los problemas monetarios al finalizar los años veinte, producto de herencias porfirianas que la Revolución y los efectos de la depresión estadunidense agravaron, fue el tema que  expuso en su conferencia el doctor Luis Anaya Merchant, el pasado  miércoles 15 de abril .

El profesor-investigador de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos (UAEM) habló sobre la reforma monetaria de 1931 y su enmienda de 1932, para ofrecer a los asistentes una visión más profunda de los problemas económicos y monetarios que existieron en  el país durante esos años.

“En julio de 1931 el gobierno de Pascual Ortiz Rubio determinó reformar el sistema monetario que operaba en el país desde 1918 y que, con pequeñas modificaciones, era el diseñado en 1905 bajo la hegemonía porfiriana”, dijo.

Anaya Merchante mencionó que le pareció pertinente realizar este estudio debido al desequilibrio en la historiografía actual y por su interés en entender las decisiones que normaron ese cambio de políticas monetarias.

Destacó que la reforma perseguía disciplinar el mercado monetario, frenar el deterioro de los términos del intercambio y, por consecuencia, propiciar estabilidad y reordenamiento para un crecimiento económico más sano.

“Un ‘sistema’ bancario inmaduro, marcadas estacionalidades productivas en una geografía económica con deficientes circuitos de comercialización, escasez de moneda menuda y hábitos culturales distintos ante la moneda delineaban, en grandes trazos, esos problemas”, expresó.

La reforma de 1931, detalló, fue el tercer intento del Estado mexicano por crear una moneda con respaldo efectivo en un concierto internacional que depositó en el oro la confianza de sus intercambios. En 1905 el ensayo pareció predecible y sí acuñó monedas áureas.

En el momento de preguntas y respuestas, agregó que México ejemplifica bien cómo la violencia, combinada con una economía débil, puede tener malas manifestaciones monetarias durante largos periodos pues los fundamentos económicos evidenciaron su debilidad.

El doctor Ignacio Almada Bay fue el encargado de moderar la mesa en este evento.