» Convocatorias

  • invcongreso-559 II Congreso de Investigación. Instituciones, gobierno y sociedad »

    El Colegio de Sonora invita a participar con ponencias en el II Congreso de Investigación. Instituciones, gobierno y sociedad que se llevará a cabo el [...]

  • maestria-559 Maestría en Gestión Integral del Agua »

    El Colegio de Sonora, a través del Centro de Estudios en Gobierno y Asuntos Públicos (CEGAP) y el Cuerpo Académico Gestión Integral del Agua, inicia [...]

» Novedades Editoriales

  • rys62-564 región y sociedad 62 »

    región y sociedad número 62

  • pescadora-559 “Soy pescadora de almejas…” respuestas a la marginación en el Alto Golfo de California »

    Gloria Ciria Valdez-Gardea, El Colegio de Sonora (Segunda edición, 2014)

FOTO DE LA SEMANA: “Centro de Gobierno”

La imagen fue capturada por Jesús Morales.

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

vialibre-572

“El Bronco” y las encuestas

Alvaro Bracamonte Sierra*

Hacía tiempo que no visitaba Monterrey, esa alejada y a la vez cercana ciudad del Este de la República Mexicana. Está lejos la capital regia: casi 1 700 kilómetros la separan de Hermosillo, mismos que se recorren en dos horas por avión; pero también está cerca, pues muchos hombres de negocios y sobre todo estudiantes sonorenses sostienen una relación fluida con sus pares de esa localidad. Todo indica que Monterrey ha superado la crisis de inseguridad que padeció hace unos cuantos años. Cuentan los amigos que llevan varios años allá que aún se registran episodios violentos pero son esporádicos y no se comparan con los registrados en años anteriores.

Al margen de estas adversidades, sorprenden las vialidades funcionales de la tercera ciudad del país: distribuidores viales y puentes deprimidos por aquí y por allá dan la impresión de una metrópoli moderna estilo norteamericano; pasos a desnivel y puentes en construcción exhiben la profunda transformación que experimenta la ciudad.

El aeropuerto es una maravilla por su amplitud y funcionalidad: cuatro terminales conforman el complejo aeroportuario. En nada desmerece frente a los de grandes ciudades europeas y estadounidenses y, claro, frente al Benito Juárez del Distrito Federal. A simple vista puede advertirse que Monterrey está haciendo una interesante historia en materia urbana y también económica, habida cuenta de que en Nuevo León se están estableciendo fábricas automotrices de firmas importantes que imprimirán un carácter diversificado a la pujante industria regional.

Pero no sólo en la economía y en la imagen urbana hacen historia Monterrey y Nuevo León; también la están haciendo en el ámbito político electoral. Por primera va en México un candidato sin partido, aprovechando una rendija abierta en la reciente reforma electoral, participa con posibilidades reales de ganar la gubernatura.

Se trata de Jaime Rodríguez, mejor conocido como “El Bronco”, quien es aspirante independiente; sus adversarios son Ivonne Álvarez, por el PRI, y Felipe Cantú, del PAN. Hay otros aspirantes pero los referidos concentran la mayor parte de las preferencias. La priista es una joven de escasos 36 años que antes fue alcaldesa de una ciudad conurbada a la capital, mientras que el panista fue presidente municipal de Monterrey. “El Bronco” presidió el Municipio de García, pequeña localidad cercana al casco capitalino. Las encuestas coinciden en que Ivonne Álvarez cuenta con una amplia ventaja sobre el segundo lugar, donde algunas colocan a Felipe Cantú y otras al carismático Jaime Rodríguez “El Bronco”.

Sin embargo, al platicar con habitantes de Monterrey la numeralia de los sondeos queda en entredicho. En especial al preguntar a los taxistas, que dicho sea de paso son los mejores portavoces del sentir ciudadano, las tendencias dan un vuelco espectacular: invariablemente, todos —y cuando digo todos, son todos— los taxistas que nos prestaron el servicio coincidieron en que el candidato por quién votarían ellos y su familia y vecinos, era el “El Bronco”. Les preguntábamos por qué eso no se ve reflejado en las encuestas y nos respondían que éstas no son realistas y suelen estar sesgadas o truqueadas por intereses de quienes las pagan, es decir los propios partidos.

Esta especie de sondeo arbitrario que levantamos dejó ver la convicción que permea entre muchos ciudadanos de que al final “El Bronco” saldrá con la mano en alto. De ser así, ello significaría una página sobresaliente en el zigzagueante proceso de normalización de la democracia nacional. De materializarse este escenario, “El Bronco” se convertiría automáticamente en una figura nacional de la talla del doctor Salvador Nava en San Luis Potosí o del sinaloense Manuel J. Cloutier, lo cual, a la postre, lo perfilaría como un serio aspirante para el 2018.

LAS ENCUESTAS
El descrédito de los sondeos demoscópicos va a la alza. Aunque casi nadie cree en ellos, de cualquier forma distraen mucho al círculo rojo y al verde de la política nacional. En Sonora el desgaste de las casas encuestadoras no es la excepción, considerando que el manoseo que exhiben alcanza niveles vergonzosos. En relación con este asunto bien vale la pena no hacerles mucho caso y esperar al 7 de junio, cuando la soberanía popular deberá expresarse. Por lo pronto, conforme avanza la contienda, es importante reflexionar y analizar las propuestas para que durante la jornada electoral votemos bien informados.

*Doctor en Economía. Profesor-investigador de EI Colegio de Sonora.