» Convocatorias

  • invcongreso-559 II Congreso de Investigación. Instituciones, gobierno y sociedad »

    El Colegio de Sonora invita a participar con ponencias en el II Congreso de Investigación. Instituciones, gobierno y sociedad que se llevará a cabo el [...]

  • maestria-559 Maestría en Gestión Integral del Agua »

    El Colegio de Sonora, a través del Centro de Estudios en Gobierno y Asuntos Públicos (CEGAP) y el Cuerpo Académico Gestión Integral del Agua, inicia [...]

» Novedades Editoriales

  • rys62-564 región y sociedad 62 »

    región y sociedad número 62

  • pescadora-559 “Soy pescadora de almejas…” respuestas a la marginación en el Alto Golfo de California »

    Gloria Ciria Valdez-Gardea, El Colegio de Sonora (Segunda edición, 2014)

FOTO DE LA SEMANA: “Centro de Gobierno”

La imagen fue capturada por Jesús Morales.

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

observatorios-572

Espacios públicos diversificados

Cristina Martínez*

La definición simple de los espacios públicos es la que considera todos aquéllos espacios abiertos de la ciudad utilizado por sus habitantes. En este sentido estamos hablando de calles, banquetas, camellones, jardines, parques, plazas, entre otros. Tiene un referente jurídico que remite a la administración pública que garantiza la accesibilidad de toda la población y que fija las condiciones de su funcionamiento y desarrollo. Otra definición más compleja pero complementaria es la dimensión socioespacial que visualiza la construcción de espacios comunes de la ciudadanía a partir de conductas y vivencias personales. Esto es, la infraestructura urbana no es telón de fondo y sí interviene de manera directa en el comportamiento de los grupos sociales.

A partir de lo anterior, no está de más insistir en que los parques urbanos, las unidades deportivas abiertas y cualquier otro espacio de encuentro social son elemento clave en la estructura de las ciudades y en la vida de sus habitantes. Hoy me quiero referir a los Centros de Atención al Fomento de Valores (CAFV) en Hermosillo, un programa estratégico del gobierno municipal diseñado prioritariamente para los jóvenes y orientado a promover la salud mediante el deporte y los valores universales. Evidentemente se trata de una fórmula que intenta entrelazar las políticas de Salud, Fomento al Deporte, y Formación ética apegada a valores alrededor de complejos urbanos que incluyen Unidades deportivas y Parques en las colonias periféricas de la ciudad.

En el programa municipal se mencionan 10 CAFV en las siguientes colonias y localidades rurales: Solidaridad, Dunas, Minitas, Gómez Morín, Carmen Serdán, Los Olivos, Las Lomas, La Victoria, Miguel Alemán, Bahía Kino. Asimismo, para dar paso al programa estrella se anuncia la construcción y ampliación de 24 unidades deportivas y 15 parques barriales principalmente en las colonias mencionada y otras de la periferia urbana.

Es importante resaltar la nueva modalidad de parques promovidos por esta administración llamados Parques Lineales y que en pocas palabras son espacios verdes ubicados en medio de los grandes bulevares utilizados inicialmente por deportistas y luego habilitados por la autoridad municipal como áreas de ejercicio y convivencia. Esto es, una vez ubicado el lugar se diseña el sendero para la caminata, además de bancas, arbustos, gimnasio al aire libre, y área de juegos infantiles. Los recientemente inaugurados son “La Milla” ubicado en Progreso y Solidaridad, y Villas del Pitic ubicado en Transversal entre Revolución y el Boulevard Villas del Pitic.

Más sin embargo, me interesa regresar a los CAFV para rescatar la idea de los espacios públicos diversificados en tanto se aprovecha la infraestructura urbana existente para formar nuevas generaciones de jóvenes que incluye a las personas con capacidades diferentes. Además responde a la demanda permanente de incremento de los espacios públicos frente el déficit de parques y áreas verdes en la ciudad. Hermosillo es una ciudad de casi 800 mil habitantes y 16 mil quinientas hectáreas de superficie con apenas 547 áreas verdes que incluye parques, plazas, jardineras y camellones indistintamente. La Organización Mundial de la Salud recomienda al menos 9 metros de área verde por habitante.

En otras ocasiones he mencionado que los gobiernos federales y estatales tienen programas dirigidos al rescate de los espacios públicos; por ejemplo, el primero posee un programa con el mismo nombre y su objetivo es fomentar la cohesión social mediante el mejoramiento del entorno con subsidios; el segundo, por su parte, ofrece un programa de adopción de parques o áreas verdes mediante convenios de colaboración entre la Secretaría de Infraestructura y Desarrollo Urbano y los ciudadanos interesados. Con lo anterior, bien se puede concluir que las autoridades han asumido y proyectan una mayor conciencia ambiental y ecológica; en todo caso lo que falta es que se operen con diligencia las acciones de los nuevos espacios públicos.

*Profesora-investigadora de El Colegio de Sonora cmartin@colson.edu.mx