» Convocatorias

  • maestria-559 Maestría en Gestión Integral del Agua »

    El Colegio de Sonora, a través del Centro de Estudios en Gobierno y Asuntos Públicos (CEGAP) y el Cuerpo Académico Gestión Integral del Agua, inicia [...]

» Novedades Editoriales

  • rys63-573 región y sociedad 63 »
  • rys62-564 región y sociedad 62 »

    región y sociedad número 62

  • pescadora-559 “Soy pescadora de almejas…” respuestas a la marginación en el Alto Golfo de California »

    Gloria Ciria Valdez-Gardea, El Colegio de Sonora (Segunda edición, 2014)

FOTO DE LA SEMANA: “El Novillo”

La imagen fue capturada por José Luis Moreno.

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

fuera-573

Los estudios del periodismo en México

Víctor Hugo Reyna García*

Hace cinco años, en la introducción a Estudios sobre periodismo: marcos de interpretación para el contexto mexicano, François Demers (Universidad Laval) escribió: “La comunidad de investigadores especializados en el estudio del periodismo y los medios mexicanos es muy pequeña, tanto en México como fuera de él”.

Escrita en la introducción de un libro colectivo que pretendía contribuir a llenar tal vacío, la afirmación se orientaba a destacar el valor de los capítulos reunidos en aquel volumen antes que a criticar el relativo subdesarrollo del campo disciplinar de los estudios del periodismo en México.

Durante años, los estudiosos del periodismo mexicano que han realizado una revisión más exhaustiva de los trabajos previamente desarrollados han llegado a conclusiones similares, lamentando la dispersión de las líneas de investigación y los obstáculos encontrados en la mayor parte de las universidades del país, que anteponen la docencia a la investigación.

A pesar de la persistencia de este tipo de limitaciones, empieza a advertirse un crecimiento cuantitativo y cualitativo en las investigaciones académicas sobre el periodismo nacional. En ambos sentidos, el desarrollo deriva de las tesis realizadas en programas de posgrado en nuestro país y en el extranjero.

En términos cualitativos, no sólo están apareciendo estudios mejor realizados, con marcos teóricos, diseños metodológicos y evidencias empíricas coherentes, sino que está surgiendo una conciencia del campo disciplinar que permite que algunos trabajos entren en diálogo con los realizados en el pasado, tanto para reafirmar como para refutar sus planteamientos.

En Sonora, incluso ante la falta de institucionalización de los estudios del periodismo en los posgrados de ciencias sociales, la editorial de El Colegio de Sonora ha publicado tres libros sobre periodismo derivados de tesis de su programa de maestría, firmados por Jorge Mario Álvarez, Elizabeth Cejudo y quien esto escribe, de manera respectiva.

La tendencia a publicar investigaciones de posgrado en forma de libro advierte la calidad de los trabajos, que superan concursos internos ante tesis sobre otras temáticas, y permite un paulatino pero importante desplazamiento de aquellos libros de corte ensayístico o llenos de anécdotas que durante años produjeron ex periodistas e historiadores amateurs.

A nivel nacional, el fenómeno se expresa con la publicación en forma de libro de las tesis de Salvador de León (Universidad Autónoma de Aguascalientes), Rubén González (ITESM Puebla), María Elena Meneses (ITESM Ciudad de México) y Rosalía Orozco (Universidad de Guadalajara), así como la próxima publicación de la tesis doctoral de Mireya Márquez (Universidad Iberoamericana Ciudad de México).

Esta generación de estudiosos del periodismo, en conjunto con pioneras del campo nacional como Celia del Palacio (Universidad Veracruzana) y María Elena Hernández (Universidad de Guadalajara), están produciendo la inesperada consolidación de los estudios académicos del periodismo en México con sus trabajos y con la formación de una tercera generación.

En un momento crítico para el periodismo nacional, la investigación sobre los fenómenos periodísticos adquiere mayor vigencia porque permite conocer a detalle las experiencias y las percepciones de sus practicantes y su expresión en los contenidos noticiosos, con lo que se pueden formular una serie de propuestas de transformación.

Este aspecto, una vez resuelta por completo la dispersión del campo disciplinar, puede ser un camino a recorrer por los estudiosos del periodismo para articular de mejor manera su trabajo tanto con la industria periodística como con la clase política, siempre y cuando ello no implique una pérdida de su mirada crítica.

Entre las décadas de 1970 y 1990, el papel de académicos e intelectuales, incluso cuando no eran especializados en el estudio de los fenómenos periodísticos, fue fundamental para sanear las relaciones entre el periodismo y la clase política. Por ello, retomar aquellas metas puede ser una noble tarea que ratifique la relevancia de los estudios del periodismo.

*Estudiante del Doctorado en Ciencias Sociales de El Colegio de Sonora.Correo electrónico: vreyna@posgrado.colson.edu.mx