» Convocatorias

  • maestria-559 Maestría en Gestión Integral del Agua »

    El Colegio de Sonora, a través del Centro de Estudios en Gobierno y Asuntos Públicos (CEGAP) y el Cuerpo Académico Gestión Integral del Agua, inicia [...]

  • CARTEL FINAL-01 (8) IV Encuentro Internacional Migración y Niñez Migrante »

    Bases de la convocatoria>Migración y retorno, retos para la familia transnacional 30 y 31 de Mayo, Hermosillo, Sonora

» Novedades Editoriales

  • rys63-573 región y sociedad 63 »
  • rys62-564 región y sociedad 62 »

    región y sociedad número 62

FOTO DE LA SEMANA: “Burla de la fotografía conceptual”

La imagen fue capturada por Jesús Morales.

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

observatorios-574

De la historia y la relación sociedad-naturaleza

Esther Padilla Calderón*

Desde hace algunos años se ha producido un especial interés en el ámbito académico por la producción de nuevos conocimientos referidos a la relación sociedad-naturaleza, esto se explica en gran medida por los acontecimientos que actualmente atraviesan a las sociedades humanas, relacionados con el uso intensivo y contaminante de elementos naturales que son básicos para la reproducción social, como el agua, el aire, la tierra, los bosques. En la academia nos interesa ampliar nuestra comprensión acerca de cómo los seres humanos hemos afectado la naturaleza, provocando cambios muchas veces irreversibles, sobre todo porque —en el caso de ser posible— la recuperación de la calidad y la cantidad de las fuentes de agua, de los suelos y los bosques, que desde hace cientos de años están siendo explotados, puede requerir de otros cientos de años o más, para realizarse. Los elementos constituyentes de la naturaleza están interrelacionados y los efectos de las actividades humanas sobre cada uno de estos trascienden en mayor o menor medida a los demás: por ejemplo, si el agua de los ríos se contamina, se contamina el agua del subsuelo, así como el suelo y por lo tanto el aire, y esto afecta a las plantas, a los animales y, en última instancia, a los seres humanos.

Esto puede resultar una obviedad para muchas personas, sobre todo ahora que en Sonora ha sido contaminado impunemente un río que da vida a miles de personas: ancianos, adultos y niños, pero ¿cuántas personas realmente se han detenido a reflexionar sobre estas cuestiones, que nos atañen a todos? Las actividades económicas y sociales se siguen llevando a cabo como si la sobreexplotación y la contaminación no estuvieran ocurriendo, y seguimos viviendo como si no sucedieran cotidianamente sucesos riesgosos para nuestra salud y para la reproducción de nuestra especie, ya que lo importante es enfrentar demandas del presente, y satisfacer necesidades “importantes”, sin tomar en cuenta las situaciones futuras que con seguridad tendrán que enfrentar los niños y jóvenes de hoy, independientemente de su situación social, quienes son nuestros propios hijos, o hijos de nuestros congéneres. Vivimos sumidos en infinitas contradicciones.

Para poder entender rigurosamente el desarrollo actual de este tipo de acontecimientos, es decir, no sólo los procesos de explotación y contaminación de la naturaleza, sino la indiferencia social ante estos hechos, es indispensable conocer el pasado, porque aún si los sucesos no pueden explicarse sólo por lo que ha ocurrido antes, el pasado influye en buena medida en lo que ocurre ahora. En El Colegio de Sonora, como parte del desarrollo de la línea de investigación de Estudios Históricos de Región y Frontera, hemos venido trabajando en el estudio de procesos de construcción histórica de territorios sociales en los que están involucrados los usos sociales del agua y la tierra. Estamos trabajando desde la perspectiva de la expresión del poder, es decir, a partir de la observación de procesos de confrontación, y desde ésta nos hemos acercado a la comprensión histórica de la relación sociedad-naturaleza. Además de formar a nuestros estudiantes en estas temáticas, en función de sus inquietudes intelectuales, nos importa reforzar en ellos —a partir del conocimiento de la historia social— su capacidad crítica ante los absurdos sociales de nuestro tiempo. La convocatoria para integrarse como estudiantes a El Colegio de Sonora está abierta, puede ser consultada en la página web de nuestra institución y en otros medios como Facebook y Twitter. También por este medio extendemos una cordial invitación a quienes se interesen en dar continuidad a su formación académica y en fortalecer su identidad intelectual y social.

*Profesora-investigadora de El Colegio de Sonora.