» Convocatorias

  • maestria-559 Maestría en Gestión Integral del Agua »

    El Colegio de Sonora, a través del Centro de Estudios en Gobierno y Asuntos Públicos (CEGAP) y el Cuerpo Académico Gestión Integral del Agua, inicia [...]

» Novedades Editoriales

  • rys63-573 región y sociedad 63 »
  • rys62-564 región y sociedad 62 »

    región y sociedad número 62

FOTO DE LA SEMANA: “En construcción”

La imagen fue capturada por Ana Sánchez.

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

tiempos-576

Campañas y propuestas

Zulema Trejo Contreras*

En días pasados, platicando con un par de jóvenes acerca de las campañas electorales en curso, escuché un comentario que me pareció muy certera y a la vez desalentadora. Uno de los chicos comentó que no votaría por nadie, porque todos los candidatos se la pasaban acusándose unos a otros y no sabía cuáles eran sus propuestas. Me asombraron varias cosas de esta afirmación: primero, que un joven de dieciocho años le prestara atención a las campañas, ya que desafortunadamente no son muchos los que lo hacen; segundo, que hubiera puesto la atención suficiente como para darse cuenta de que han prevalecido las acusaciones sobre las propuestas, y tercero, que esta característica de las campañas desaliente el ejercicio del voto.

En un sistema democrático prevalece la elección de la mayoría, sin embargo, ante el panorama que presenta una campaña electoral donde las propuestas no alcanzan a las mayorías, es preocupante pensar que aquellos que vayan a las urnas sólo votarán por quien les parezca más simpático, o por quien se le ocurra al momento de llenar la boleta. Ciertamente que habrá personas que irán a las urnas llevando un voto razonado, ¿pero serán la mayoría?, es difícil, por no decir que imposible, saberlo.

Lo que sí se puede percibir con claridad es la dificultad de llegar al día de la elección con un voto razonado si lo que tenemos constantemente a la vista en las campañas son promocionales, espectaculares con una frase superficial y breve, anuncios en las redes sociales donde prevalecen los recuentos y testimonios familiares, la invasión de la privacidad de un teléfono con mensajes superficiales que molestan en lugar de alentar la participación ciudadana. No desdeño la importancia de la honradez, la honestidad y los valores en las personas, aún más en las que aspiran a ocupar un cargo de elección popular, pero sí me gustaría ver en estas próximas semanas previas a las elecciones que ese énfasis recurrente en estas cuestiones morales fuera acompañado por propuestas serias, reflexivas, que centren la atención en los problemas principales y sus posibles soluciones.

Como ciudadana me interesa saber qué propuesta tienen los candidatos a la presidencia municipal con relación al tema de los indigentes que pueblan la ciudad. ¿Van a construir albergues, propiciarán la formación y financiamiento de redes de apoyo para facilitar su reinserción social?, ¿qué planes hay para afrontar la problemática de los niños que viven en las calles?, ¿hay por lo menos el esbozo de un programa que contemple para ellos el aseguramiento de al menos tres comidas diarias?

Me interesa saber qué planes concretos a mediano plazo tienen los candidatos a la gubernatura para afrontar el desempleo; me refiero a la creación de empleos de calidad, acordes a la preparación de los cientos de jóvenes que egresan de las instituciones de educación superior y que cada vez optan por seguir sus estudios no por interés en prepararse, sino porque aspiran a conseguir becas que les permitan alargar por dos o cuatro años el momento de hacerle frente al desempleo. A esos jóvenes, ¿qué se les ofrece?

Me interesa saber cómo se van a enfrentar los problemas de la inseguridad y con ello no me refiero solamente a la criminalidad. Las altas velocidades de los vehículos en Hermosillo, la sistemática ignorancia de las señales de tráfico también son un problema de seguridad, pues propician accidentes que ponen en peligro la vida de los peatones, automovilistas, conductores de bicicletas y motocicletas. Los baches de las calles también son un problema de seguridad, la oscuridad de las calles, la contaminación por ruido. Considero que no se debe reducir el tema de la inseguridad a la criminalidad.

*Profesora-investigadora de El Colegio de Sonora.