» Convocatorias

  • maestria-559 Maestría en Gestión Integral del Agua »

    El Colegio de Sonora, a través del Centro de Estudios en Gobierno y Asuntos Públicos (CEGAP) y el Cuerpo Académico Gestión Integral del Agua, inicia [...]

» Novedades Editoriales

  • liberalismo-577 Los efectos del liberalismo en México. Siglo XIX. »

    Los efectos del liberalismo en México. Siglo XIX. (2015, COLSON) coordinado por Antonio Escobar Ohmstede, José Marcos Medina Bustos y Zulema Trejo.

  • crisiseco-577 Crisis económica y política antiinmigrante. Efectos en familias mixtas en Estados Unidos y México. »

    Crisis económica y política antiinmigrante. Efectos en familias mixtas en Estados Unidos y México. (2015, COLSON) coordinado por Gloria Ciria Valdéz Gardea y Alvaro Bracamonte [...]

  • sonora15-577 Sonora 2015 »

    Sonora 2015: Balance y perspectivas de la alternancia, coordinado por Alvaro Bracamonte Sierra, Gloria Ciria Valdéz Gardea y Álex Covarrubias (2015, COLSON)

FOTO DE LA SEMANA: “También en NYC”

La imagen fue capturada por Evguenin Lerma.

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

fuera-577

Historia y academia

José Marcos Medina Bustos*

Es común que entre los historiadores haya discrepancias sobre gran cantidad de temas; sin embargo, generalmente aceptan que la historia tiene una función desde los tiempos más remotos de la humanidad, como es dotar de identidad a un grupo social, ya sea una banda de cazadores recolectores que en la oscuridad de la noche se sienta alrededor de la hoguera para escuchar a los ancianos que hablan de sus orígenes míticos o de las hazañas de alguno de sus ancestros lejanos, o el estado nacional más desarrollado de la actualidad, cuyos jóvenes estudiantes aprenden sobre el pasado de su país a través de imágenes recreadas por computadora, pero que igualmente le transmiten un sentido de identidad al indicarle sus orígenes, hazañas dignas de recordar, sus héroes, etcétera.

Durante mucho tiempo transmitir la historia fue una tarea asignada a personas sobresalientes en lo individual. Sería hasta principios del siglo XIX, cuando surgieron los estados nacionales en Europa, que se crearon instituciones educativas en donde la tarea del historiador se convirtió en una profesión académica, que tenía su teoría, metodología y técnica. Estos profesionales, al igual que los antiguos contadores de historias, debían fomentar la identidad de los habitantes que conformaban los nuevos estados nacionales, pero ahora debían hacerlo apegándose a los nuevos paradigmas que legitimaban el conocimiento: el método científico, que buscaba encontrar lo que verdaderamente sucedió en el pasado, mediante pruebas documentales.

En nuestro país, el surgimiento del estado nacional mexicano no condujo al establecimiento de instituciones para formar historiadores. La historia que se escribió durante gran parte del siglo XIX fue un relato construido por intelectuales comprometidos en la exacerbada lucha política que experimentó México durante ese período. De tal manera que fueron historias al servicio de las facciones conservadora o liberal, que se disputaban el poder. Al triunfo de esta última, su versión de la historia fue la que predominó, la que se convirtió en “historia oficial”, fuente de los libros de texto con que se formaba a los jóvenes estudiantes.

La profesionalización de la actividad historiadora en nuestro país es un fenómeno reciente, de la segunda mitad del siglo XX, cuando se crearon licenciaturas en Historia e institutos de investigación histórica. Todavía es más reciente en lugares como Sonora, donde la primera licenciatura en Historia surgió en la Universidad de Sonora en 1987. Lo anterior no significa que no se escribiera historia antes de ese momento, pues hubo individuos que motivados por su amor a la patria chica y por sus intereses intelectuales, escribieron importantes historias sobre Sonora, como Eduardo W. Villa, Manuel Sandomingo, Juan Antonio Ruibal Corella, Armando Quijada, entre otros.

Desde mi punto de vista los tiempos actuales son buenos para las personas que se interesan en la historia, pues en las principales universidades públicas del país se ofrecen licenciaturas de Historia y en varios estados también se ofrecen posgrados en Historia, algunos de ellos reconocidos por su calidad por el CONACYT, lo que les permite becar a sus estudiantes. Además, en la actualidad los historiadores profesionales gozan de mayor autonomía con respecto a los poderes políticos, económicos o sociales, lo que les permite realizar investigaciones históricas sin mayores presiones de dichos poderes; cuyos resultados dependan de los datos localizados en una diversidad de fuentes, bajo la lente de una teoría y una metodología acorde con los parámetros definidos por la misma comunidad académica de historiadores.

En la ciudad de Hermosillo, El Colegio de Sonora tiene abierta una convocatoria para estudiar maestría o doctorado en Ciencias Sociales, y si a usted, amable lector, le interesa especializarse en la investigación histórica, le recomiendo que trate de ingresar a la línea en Estudios Históricos de Región y Frontera.

*Profesor-investigador de El Colegio de Sonora.