» Convocatorias

  • maestria-559 Maestría en Gestión Integral del Agua »

    El Colegio de Sonora, a través del Centro de Estudios en Gobierno y Asuntos Públicos (CEGAP) y el Cuerpo Académico Gestión Integral del Agua, inicia [...]

» Novedades Editoriales

  • liberalismo-577 Los efectos del liberalismo en México. Siglo XIX. »

    Los efectos del liberalismo en México. Siglo XIX. (2015, COLSON) coordinado por Antonio Escobar Ohmstede, José Marcos Medina Bustos y Zulema Trejo.

  • crisiseco-577 Crisis económica y política antiinmigrante. Efectos en familias mixtas en Estados Unidos y México. »

    Crisis económica y política antiinmigrante. Efectos en familias mixtas en Estados Unidos y México. (2015, COLSON) coordinado por Gloria Ciria Valdéz Gardea y Alvaro Bracamonte [...]

  • sonora15-577 Sonora 2015 »

    Sonora 2015: Balance y perspectivas de la alternancia, coordinado por Alvaro Bracamonte Sierra, Gloria Ciria Valdéz Gardea y Álex Covarrubias (2015, COLSON)

FOTO DE LA SEMANA: “También en NYC”

La imagen fue capturada por Evguenin Lerma.

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

tiempos-577

Mujeres en la historia

Zulema Trejo*

En la historia de la enseñanza el papel que han jugado las mujeres semeja tanto los alegros de una obra musical clásica como sus silencios. Si extendemos el silencio podríamos decir que las educadoras aparecen fuertemente iluminadas, o permanente ocultas en las sombras. El papel de la mujer como maestra —entiendo el término en el sentido de proporcionar conocimiento dentro o fuera de un aula— tiene una larga historia. En la Europa de los siglos XVIII las institutrices inglesas se convirtieron en la institución educativa por excelencia de las familias reales, nobles y burguesas con aspiraciones a entrar al mundo de los nobles. Cuenta la biografía de personajes como los zares de Rusia que el primer idioma que aprendieron a hablar fue el inglés, porque esa era la lengua materna de las mujeres encargadas de educarlos. Se atribuye a la institutriz de la reina Victoria de Inglaterra, su moderación y tolerancia en asuntos religiosos, de la mism forma que a la institutriz de la reina Maria Antonieta de Francia se le atribuye que la adolescente archiduquesa apenas supiera leer y escribir cuando se casó con el príncipe heredero de Francia. Lo que deseo destacar con este breve recuento es que fueron las niñeras, las institutrices, quienes se encargaron de educar a la clase alta en Europa, y estas mujeres no solo cuidaban a sus pupilos, también se encargaban de enseñarles los conocimientos así como lectura, escritura, aritmética, música, canto, baile… A los seis años los niños pasaban a ser educados por un preceptor y las mujeres continuaban, en el mejor de los casos, siendo educadas por sus institutrices.

En México la educación de las mujeres, como de los hombres, estaba regulada por la Iglesia en cuyos colegios y conventos se educaba la élite social de la colonia. Sin embargo, aquellas niñas que por una u otra razón no podían gozar del privilegio de ser educadas por las monjas, eran enviadas por sus madres a educarse con “las amigas”, mujeres viudas o solteras mayores que tenían como único medio de subsistencia el cobro por educar a estas niñas. Cuenta Sor Juana Inés de la Cruz que ella aprendió a leer y escribir en casa de una “amiga”. Concepción Lombardo, esposa de Miguel Miramón, importante personaje político del siglo XIX mexicano, relata, en su autobiografía, que aprendió a leer el catecismo y el misal en casa de una amiga. Allí fue donde también la enseñaron a bordar, pero no a escribir porque si aprendía a hacerlo podría utilizar ese conocimiento para cometer actos “inmorales” como escribirle a un pretendiente. La misma Conchita Lombardo narra que su madre le envió a casa de otra amiga cuando descubrió que aparte de bordar y leer el catecismo no sabía nada más.

Hasta fines del siglo XIX las niñeras tuvieron oportunidades de formarse como educadoras, y aunque se les siguió restringió a educar a otras mujeres, poco a poco fueron ganando el derecho de ser maestras tanto de mujeres como niñas. Ya en el siglo XX las maestras entraron en la esfera pública no sólo como transmisoras de conocimiento, sino también como luchadoras sociales. A través de su participación en sindicatos apoyaron o se opusieron al movimiento sufragista, pero lo importante a destacar de esto es que estuvieron ahí, convirtiéndose en actoras activas de un movimiento social gracias al cual ahora las mujeres tenemos el derecho a votar y ser votadas. Las sufragistas inglesas, norteamericanas, mexicanas, las costureras que murieron un 8 de marzo, todas son maestras, pues aunque muchas de ellas no se pararon en un aula frente a un grupo, con sus convicciones y actuar nos enseñaron mucho.

*Profesora-investigadora de El Colegio de Sonora.