» Convocatorias

  • convo-desa-581 Convocatoria “Seminario sobre Desarrollo Humano en la Región Transfronteriza Sonora Arizona SDHT ” 2015-2016 »

    El Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo, El Colegio de Sonora, El Colegio de la Frontera Norte, El Colegio de la Frontera Sur, Universidad [...]

  • maestria-559 Maestría en Gestión Integral del Agua »

    El Colegio de Sonora, a través del Centro de Estudios en Gobierno y Asuntos Públicos (CEGAP) y el Cuerpo Académico Gestión Integral del Agua, inicia [...]

» Novedades Editoriales

  • liberalismo-577 Los efectos del liberalismo en México. Siglo XIX. »

    Los efectos del liberalismo en México. Siglo XIX. (2015, COLSON) coordinado por Antonio Escobar Ohmstede, José Marcos Medina Bustos y Zulema Trejo.

  • crisiseco-577 Crisis económica y política antiinmigrante. Efectos en familias mixtas en Estados Unidos y México. »

    Crisis económica y política antiinmigrante. Efectos en familias mixtas en Estados Unidos y México. (2015, COLSON) coordinado por Gloria Ciria Valdéz Gardea y Alvaro Bracamonte [...]

  • sonora15-577 Sonora 2015 »

    Sonora 2015: Balance y perspectivas de la alternancia, coordinado por Alvaro Bracamonte Sierra, Gloria Ciria Valdéz Gardea y Álex Covarrubias (2015, COLSON)

FOTO DE LA SEMANA: “El Puerto”

La imagen fue capturada por Josemaria Romero.

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

observatorios-581

Mujeres, poca ropa y una carnicería: nuestra belleza

Jesús Morales Quiñonez*

Entiendo, que todas las mujeres tienen derecho a ser, actuar y pensar lo que quieran, es por ello que cada edición hay nuevas participantes que bajo la premisa de “La Belleza Sonorense” están en el certamen.

Los aspectos a evaluar son: belleza, armonía física, destreza en pasarela y proyección escénica, además de la actitud. Sé que la mayoría de las aspirantes al título se esfuerzan con largas sesiones en el gimnasio para lograr un físico que está en línea con los parámetros de belleza del concurso y es cuando nos planteamos: ¿Quién determina qué es bello? La belleza es subjetiva, así que propongo que se cambie la definición a “Cumple con los estereotipos de belleza americana”.

Estos concursos son transmitidos por televisión local y nacional, lo que provoca un impacto poderoso en la juventud que, por ende, cree que ese es el estándar de belleza en las mujeres. Me gustaría ver que se hiciera un certamen dónde se evalue la inteligencia de las mujeres, su trabajo, y que éste se televisara. ¿Entonces, qué es lo que estas competencias nos dejan como sociedad?

Olvidé mencionar que uno de los requisitos más ofensivos es el de no haber sido madre y no estar embarazada ¿Entonces, las mujeres embarazadas o que son madres no son bellas?, tanto trabajo que se invierte para restringir las pruebas de gravidez para conseguir empleos y este show lo promueve.

La estatura mínima para participar es de 1,68 metros y el promedio de nuestro país es de 1,64 metros; esto estigmatiza a las mujeres y crea una serie de complejos por peso, estatura y fisonomía. Todos tenemos complejos, pero muchos de ellos los podemos evitar. Hay diferentes estudios que hablan sobre los efectos que la presión social sobre la delgadez causa en las mujeres, pero debo mencionar que en hombres también.

Hay un libro de El Colegio de Sonora que se titula “Este no es mi cuerpo”, de la maestra Liliana Coutiño, dónde nos relata de todas las cosas que hacen las mujeres para mantenerse dentro de los parámetros de la belleza, llegando a los extremos con acciones que ponen en riesgo la salud y la vida, además de que ocupa una buena parte del ingreso con el que cuentan.

Ni siquiera en la rama de las artes se ha podido determinar qué es la belleza, pasando por diferentes definiciones e interpretaciones; recuerden que los lineamentos para las mujeres han ido evolucionando con respecto a los años al igual que el de los hombres, pero nosotros nos vemos menos presionados con respecto a las damas.

Además de trabajar, leer, hacer ejercicio, maquillarse, ser sociables, ser felices siempre, se ven obligadas a cumplir con los requerimientos sociales que definen a una mujer aceptadamente “perfecta”. ¿Quién puede cumplir?

Es por ello que vemos cómo la sexualización afecta a los más chicos que quieren emular las actitudes de mayores. Niñas preocupadísimas por su peso, pues se les ha inculcado que la cantidad de grasa corporal es equivalente a belleza física.

En una ocasión conocí a una niña de cuatro años que decía que estaba gorda imitando precisamente a la mamá, quien sin darse cuenta estaba transmitiéndole sus complejos. Para no hacer más largo el cuento, estos eventos promueven la plastificación de la mujer además de ensalzar las características físicas, definidas por personas ajenas a los diferentes contextos sociales en los que la mujer real se ve envuelta.

“Nuestra Belleza” me parece un concurso arcaico y ofensivo para los tiempos en los que vivimos, pero como dije, está bien, todo mundo puede hacer lo que quiere ¿pero por qué no contrarrestar esta competencia con un concurso nacional de igual importancia que premie a la mujer por otra cosa menos superflua?

*Asistente de Difusión Cultural en El Colegio de Sonora.