» Convocatorias

  • convo-desa-581 Convocatoria “Seminario sobre Desarrollo Humano en la Región Transfronteriza Sonora Arizona SDHT ” 2015-2016 »

    El Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo, El Colegio de Sonora, El Colegio de la Frontera Norte, El Colegio de la Frontera Sur, Universidad [...]

  • maestria-559 Maestría en Gestión Integral del Agua »

    El Colegio de Sonora, a través del Centro de Estudios en Gobierno y Asuntos Públicos (CEGAP) y el Cuerpo Académico Gestión Integral del Agua, inicia [...]

» Novedades Editoriales

  • liberalismo-577 Los efectos del liberalismo en México. Siglo XIX. »

    Los efectos del liberalismo en México. Siglo XIX. (2015, COLSON) coordinado por Antonio Escobar Ohmstede, José Marcos Medina Bustos y Zulema Trejo.

  • crisiseco-577 Crisis económica y política antiinmigrante. Efectos en familias mixtas en Estados Unidos y México. »

    Crisis económica y política antiinmigrante. Efectos en familias mixtas en Estados Unidos y México. (2015, COLSON) coordinado por Gloria Ciria Valdéz Gardea y Alvaro Bracamonte [...]

  • sonora15-577 Sonora 2015 »

    Sonora 2015: Balance y perspectivas de la alternancia, coordinado por Alvaro Bracamonte Sierra, Gloria Ciria Valdéz Gardea y Álex Covarrubias (2015, COLSON)

FOTO DE LA SEMANA: “Chichen Itzá”

La imagen fue capturada por Daniel Dórame Silva.

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

tiempos-582

La relatividad de las palabras y el peligro de ironizar

Zulema Trejo Contreras*

El domingo 12 de julio nos despertamos con la noticia de que un prisionero escapó de una prisión mexicana de máxima seguridad. Al poco tiempo de la noticia en las redes sociales proliferaban los memes burlándose del gobierno, se volvían a publicar noticias a fin de recordar frases audazmente irónicas como aquella que decía “en 300 o 400 años conseguirán extraditarlo” o “jamás volverá a suceder”. Ante la fuga de este prisionero que imitó más que bien a los fugados de Alcatraz en la década de 1960, me he puesto pensar que la ironía no es una sal con la que se pueda aderezar cualquier discurso, o mejor dicho, no cualquiera sabe cómo usarla. Evidentemente la extradición no se ha conseguido, pero el plazo aún no vence, hay tiempo de sobra para que se siga solicitando, el problema es que en estos momentos el gobierno mexicano ya no tiene en su poder a quien se desea extraditar, ¡y vaya uno a saber si será válido un proceso de extradición sin reo que extraditar!

“Jamás volverá a suceder”, “no nos volverán a saquear”, “no permitiremos que…” son frases de gobernantes mexicanos que se han vuelto tristemente célebres, porque no pasaron de ser palabras cuya contra parte muy bien podría ser el nombre de una película de la serie de James Bond “Never say never”. Cierto, lo mejor que uno puede hacer cuando no tiene todo bajo el propio control, es abstenerse de pronunciar negativas tajantes que de la firmeza del concreto pasan a lo intangible del humo. Ahora no importa si las cámaras dejaron de grabar, si el túnel se construyó en meses o en años, si cerraron carreteras y aeropuertos, si la búsqueda inició en el momento de detectarse la desaparición. Lo que realmente nos importa como ciudadanos es que la credibilidad y eficacia del gobierno mexicano van disminuyendo cada día más.

Sin embargo, ante cada problemática que produce una movilización social el gobierno le apuesta al olvido, y nunca pierde. Al parecer olvidamos con la misma rapidez con que prende la indignación por acontecimientos como los aún desaparecidos normalistas de Ayotzinapan, los 49 niños muertos en el incendio de la Guardería ABC, la casa blanca. En pocas palabras solemos olvidar que tenemos el derecho de exigir cuentas claras, acciones eficientes, soluciones a corto plazo y planificaciones factibles en el mediano y largo plazo. Se nos olvida que la rendición de cuentas y la transparencia son bilaterales, que así como el gobierno nos exige cada vez más en lo institucional e individual que le rindamos cuentas claras, también nosotros tenemos el derecho a exigirles lo mismo y no lo hacemos. Por eso el gobierno le apuesta siempre al olvido y nunca pierde.

Los periódicos extranjeros dicen que a partir de la fuga ocurrida el sábado once de julio, se espera en México una nueva escalada de violencia. En un país donde los asesinatos, secuestros, y tiroteos ya no son noticia de tanto que lo son, ¿qué significa eso de una “nueva escalada de violencia”? No lo sé, la verdad me cuesta trabajo imaginar qué más puede suceder que no esté sucediendo ya. ¿Se declararán estados de sitio?, ¿habrá toque de queda?, ¿circularán más vehículos militares por las calles?, ¿aumentará el número de muertos y enfrentamientos entre autoridades militares y policiacas contra delincuentes? Probablemente lo que suceda sea un incremento en la intensidad de lo que ya sucede; mientras eso pasa hay que disfrutar las escenas del viaje presidencial a Francia, finalmente son un símbolo no muy difícil de interpretar de lo que es el gobierno mexicano en la actualidad.

*Profesor-investigadora de El Colegio de Sonora.