» Convocatorias

  • convo-desa-581 Convocatoria “Seminario sobre Desarrollo Humano en la Región Transfronteriza Sonora Arizona SDHT ” 2015-2016 »

    El Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo, El Colegio de Sonora, El Colegio de la Frontera Norte, El Colegio de la Frontera Sur, Universidad [...]

» Novedades Editoriales

  • liberalismo-577 Los efectos del liberalismo en México. Siglo XIX. »

    Los efectos del liberalismo en México. Siglo XIX. (2015, COLSON) coordinado por Antonio Escobar Ohmstede, José Marcos Medina Bustos y Zulema Trejo.

  • crisiseco-577 Crisis económica y política antiinmigrante. Efectos en familias mixtas en Estados Unidos y México. »

    Crisis económica y política antiinmigrante. Efectos en familias mixtas en Estados Unidos y México. (2015, COLSON) coordinado por Gloria Ciria Valdéz Gardea y Alvaro Bracamonte [...]

  • sonora15-577 Sonora 2015 »

    Sonora 2015: Balance y perspectivas de la alternancia, coordinado por Alvaro Bracamonte Sierra, Gloria Ciria Valdéz Gardea y Álex Covarrubias (2015, COLSON)

FOTO DE LA SEMANA: “Luces y música”

La imagen fue capturada por Ana Rosa Sánchez.

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

vialibre-583

El financiamiento para la imagen urbana

 

Alvaro Bracamonte Sierra*

Para quien regresa de vacaciones seguramente es un shock reencontrarse con el triste paisaje urbano de la capital sonorense. A las históricas imperfecciones y mala calidad de calles y avenidas, que parecen obras transitorias, se suman viejos y nuevos baches; las fugas de agua siguen ahí y todo hace suponer que nunca quedarán corregidas; la hierba en los camellones y en los lotes baldíos da un toque selvático a ciertas áreas de la ciudad como La Sauceda y varios parques importantes, y con ello, la impresión de abandono.

Es lamentable el cuadro que ofrece Hermosillo. Los problemas en materia de recolección de basura sencillamente son la cereza en el pastel de la desolación imperante. Las recientes lluvias acentuaron el deterioro: las vías primarias y secundarias lucen un daño que a simple vista parece irreversible. Imposible sostener que todo volverá a la normalidad con un programa de bacheo por más intenso y rápido que se aplique.

Es tal el destrozo, que sólo quedaría resuelto con la sustitución completa de la carpeta asfáltica. Pero he ahí el problema: Alejandro López Caballero, todavía alcalde de Hermosillo, insinuó que se necesitan mil millones de pesos para reparar a fondo las vialidades afectadas.

Independientemente de cómo determinó esa cantidad, lo cierto es que se trata de un monto muy elevado considerando que el presupuesto anual que ejerce el Ayuntamiento es de 4 mil millones de pesos, de los cuales alrededor de 90 por ciento se va a gasto de operación. Dando por bueno el cálculo del munícipe, ¿qué tendría qué hacerse para conseguir el presupuesto que permitiera dignificar las calles de Hermosillo? El presupuesto cero con que actualmente se formula el ejercicio federal puede ser un buen referente para revisar las prioridades locales.

Aplicar ese criterio de presupuestación permitiría, eventualmente, detectar duplicidades que engordan artificialmente el gasto municipal. Se obtendría así algún recurso para canalizarlo a la requerida sustitución del pavimento maltratado. Sin embargo, hay que decir que el presupuesto base cero no incide en la mayor parte del monto a ejercer, por ejemplo en la nómina, que es la partida que explica mayoritariamente el gasto público. Descartada esa alternativa, queda el endeudamiento, que por ser el camino más fácil fue escogido por la mayor parte de las administraciones municipales del país, lo que explica su desmesurado crecimiento en las últimas décadas.

No obstante, esta ruta tiene límites impuestos justamente por la ley que regula el endeudamiento estatal y municipal aprobada este año por el Congreso federal y la mayoría de los legislaturas estatales. La parte medular de la normativa prohíbe a las entidades y ayuntamientos contratar deuda de corto plazo a menos que sea pagada tres meses antes de concluir el periodo en turno. Igualmente, la auditoría superior de la federación podrá fiscalizar los créditos cuando cuenten con una garantía de la federación y se contempla adicionalmente un sistema de alertas sobre el manejo de la deuda local.

Estas disposiciones prácticamente cancelan la posibilidad de contratar deuda e inyectarla a la restauración de las vías de comunicación de la ciudad, sobre todo porque el endeudamiento ha crecido desproporcionadamente. De acuerdo con los datos ventilados en el pasado proceso electoral, los pasivos del Ayuntamiento pasaron de 500 millones al inicio de la administración de ALC a cerca de 2 mil millones. Con este panorama, sólo queda la posibilidad de una gestión exitosa en el Congreso federal, donde precisamente se está analizando el presupuesto, y en el Congreso local, que próximamente entrará en esa fase de análisis.

Probablemente este camino resulte más favorable habida cuenta de que el presidente municipal entrante es priista, la composición de la legislatura local estará dominada por los priistas, y en San Lázaro será mayoría la alianza PRI, Verde y Panal. Si a ello se agrega la posibilidad de que un sonorense presida el PRI nacional entonces la vía de la gestión legislativa quizá resulte más efectiva para obtener los recursos que demanda una real restauración del pavimento que mejore la imagen urbana de la capital de Sonora. Veremos pronto qué pasa.

*Doctor en Economía. Profesor-Investigador de El Colegio de Sonora