» Convocatorias

  • convo-desa-581 Convocatoria “Seminario sobre Desarrollo Humano en la Región Transfronteriza Sonora Arizona SDHT ” 2015-2016 »

    El Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo, El Colegio de Sonora, El Colegio de la Frontera Norte, El Colegio de la Frontera Sur, Universidad [...]

» Novedades Editoriales

  • liberalismo-577 Los efectos del liberalismo en México. Siglo XIX. »

    Los efectos del liberalismo en México. Siglo XIX. (2015, COLSON) coordinado por Antonio Escobar Ohmstede, José Marcos Medina Bustos y Zulema Trejo.

  • crisiseco-577 Crisis económica y política antiinmigrante. Efectos en familias mixtas en Estados Unidos y México. »

    Crisis económica y política antiinmigrante. Efectos en familias mixtas en Estados Unidos y México. (2015, COLSON) coordinado por Gloria Ciria Valdéz Gardea y Alvaro Bracamonte [...]

  • sonora15-577 Sonora 2015 »

    Sonora 2015: Balance y perspectivas de la alternancia, coordinado por Alvaro Bracamonte Sierra, Gloria Ciria Valdéz Gardea y Álex Covarrubias (2015, COLSON)

FOTO DE LA SEMANA: “Luces y música”

La imagen fue capturada por Ana Rosa Sánchez.

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

tiempos-583

Lo que el agua nos dejó

Zulema Trejo Contreras*

El tema de la escasez de agua en Sonora siempre está presente para los sonorenses; al menos desde hace unos veinte años su importancia se ha incrementado conforme la falta de agua se experimenta en el nivel micro, es decir, en los hogares de todos nosotros. El paisaje hermosillense, desde hace aproximadamente dos décadas, incluye un nuevo elemento, ahora imprescindible en cualquier lugar habitado por humanos, el tinaco, ese envase que nos permite almacenar el vital líquido en prevención de las horas que no dispondremos de él.

En una entidad como la nuestra donde las lluvias son escasas en comparación con lo que sucede en el centro y sur del país, el almacenaje del agua es indispensable. Por ello se ha construido la infraestructura que se considera necesaria para que el abasto de agua sea suficiente. A mediados del siglo XIX, la construcción de presas pareció ser la solución ideal y en Sonora, al igual que en otras entidades se construyeron estas monumentales estructuras para almacenar agua, aunque ello implicase algunos sacrificios como la inundación de pueblos, por ejemplo la edificación de la presa Plutarco Elías Calles, mejor conocida como la presa del Novillo, que llevó aparejado el hundimiento de los pueblos de Tepupa, Batuc y Suaqui.

De los tres pueblos restan ahora las fachadas de sus iglesias en la plaza de Los Tres Pueblos, el corrido “Viva Tepupa” y el recuerdo de quienes vivieron en ellos antes de que sucumbieran a la inundación del progreso. De los tres pueblos el más “joven” era Suaqui, del cual las primeras menciones en documentos históricos datan de principios del siglo XIX. En cambio Batuc y Tepupa se fundaron como misiones en el siglo XVII; en términos de la historia política de Sonora, el pueblo de Tepupa jugó un papel importante, puesto que ahí estaba asentada una parte de los soldados ópatas que servían como auxiliares para el combate a los apaches. Estas tropas ópatas también tomaron parte en los conflictos que enfrentaban a las elites sonorenses del siglo XIX. El ejemplo más visible en la historia lo constituye el Plan de Tepupa, documento bajo el cual los ópatas y una parte de la elite sonorense se levantaron en armas contra el gobierno del general Ignacio Pesqueira.

Traer a la memoria a estos pueblos yacientes bajo las aguas de la presa del Novillo me lleva a preguntarme, ¿qué fue de su historia? Sé que se realizó en la Universidad de Sonora una tesis acerca de ellos con base primordialmente en fuentes orales, este trabajo cita dos reportes de 1963, uno del norteamericano Harry Crosby y otro elaborado por Alfonso López Riesgo. Como testimonios contemporáneos a los meses previos a la inundación de los pueblos son importantes, ni duda cabe, pero ¿qué sucedió con los registros históricos que existían en los pueblos?, si es que los había. ¿Alguien se preocupó por buscar si se conservaban archivos parroquiales, no digamos ya del siglo XVII, sino al menos del XIX y rescatarlos?

Me pregunto si en estos pueblos en 1964 había en sus archivos municipales documentación que diera cuenta de su devenir histórico. Pecaría de pesimista pensando que bajo el agua se destruyeron documentos de los siglos XVII-XX. Lo más probable es que si hubo un lugar donde se resguardaba la información generada por las autoridades de los pueblos en los siglos previos al XX, para 1964 ya se hubiera perdido la documentación almacenada por motivos quizá similares a lo que pasó con el archivo municipal de Guaymas, quemado casi en su totalidad en la década de 1930.

La certeza de que existieron archivos con documentación histórica importante en estos pueblos no la tengo, sobre todo porque la importancia de un documento histórico depende de quien lo lea y el uso que vaya a darle. Lo que sí considero indudable es que en esos tres poblados existía información que ahora podemos considerar histórica, porque en 1964 había en ellos autoridades, las iglesias estaban activas. ¿Qué pasó con esa documentación?

*Profesora-investigadora de El Colegio de Sonora.