» Convocatorias

  • convo-desa-581 Convocatoria “Seminario sobre Desarrollo Humano en la Región Transfronteriza Sonora Arizona SDHT ” 2015-2016 »

    El Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo, El Colegio de Sonora, El Colegio de la Frontera Norte, El Colegio de la Frontera Sur, Universidad [...]

» Novedades Editoriales

  • liberalismo-577 Los efectos del liberalismo en México. Siglo XIX. »

    Los efectos del liberalismo en México. Siglo XIX. (2015, COLSON) coordinado por Antonio Escobar Ohmstede, José Marcos Medina Bustos y Zulema Trejo.

  • crisiseco-577 Crisis económica y política antiinmigrante. Efectos en familias mixtas en Estados Unidos y México. »

    Crisis económica y política antiinmigrante. Efectos en familias mixtas en Estados Unidos y México. (2015, COLSON) coordinado por Gloria Ciria Valdéz Gardea y Alvaro Bracamonte [...]

  • sonora15-577 Sonora 2015 »

    Sonora 2015: Balance y perspectivas de la alternancia, coordinado por Alvaro Bracamonte Sierra, Gloria Ciria Valdéz Gardea y Álex Covarrubias (2015, COLSON)

FOTO DE LA SEMANA: “Ruina Rúpac”

La imagen fue capturada por Cindy Martínez.

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

fueraderuta-586

Leyla en el país del nunca pasa nada

Elizabeth Cejudo Ramos*

Hace un mes la maestra Leyla Acedo Ung interpuso una demanda por hostigamiento sexual y laboral en contra del consejero nacional del INE, José Roberto Ruiz Saldaña. Leyla prestó sus servicios como asesora durante un año, apoyando en temas relacionados con perspectiva de género y cultura laboral, entre otros, además de apoyar al consejero en labores académicas.

Según lo detallado en la denuncia presentada por la académica ante la Fiscalía Especial para los Delitos de Violencia Contra las Mujeres y Trata de Personas (FEVIMTRA), la Comisión Nacional de Derechos Humanos y el Instituto Nacional Electoral, el hostigamiento sexual  empezó a los pocos meses de iniciar sus labores en el INE. La insistencia de su jefe hizo necesario el enfrentamiento, dejar en claro que sus insinuaciones no eran bien recibidas y que la relación entre ellos sólo tenía un carácter profesional. Lejos de llegar a una solución, Leyla tuvo que enfrentar un nuevo problema, enseguida llegó el hostigamiento laboral: el bloqueo, la falta de comunicación, el despojo de su espacio de trabajo y, finalmente, la solicitud de renuncia a través un tercero bajo el argumento de “no sé qué pasaría entre tú y el consejero”.

La denunciante no busca regresar a su puesto como asesora en el INE. Tampoco solicita remuneración económica alguna. Leyla tiene el objetivo único de que esto no se repita, de evitar que nuevos casos de hostigamiento sexual y laboral ocurran en la institución que debe garantizar la vida democrática en el país. La respuesta del consejero presidente del Instituto Nacional Electoral fue tibia, y más que responder a la solicitud de la denunciante, anuncia que las averiguaciones serán realizadas a petición del consejero.

A pesar de contar con un Protocolo para prevenir, atender y sancionar el acoso y hostigamiento sexual, la Unidad de Género del INE se declaró no competente para atender la denuncia y la pasó a Contraloría Interna, quien a su vez envió el caso a la Dirección Ejecutiva de Administración, la cual, a la fecha, no ha emitido respuesta alguna. Mientras tanto, el consejero Ruíz Saldaña continúa sus labores sin mayor interrupción. Así, como si no pasara nada, aun cuando cientos de personas y diversas organizaciones ciudadanas solicitaron que fuera separado de su cargo durante el curso de la investigación.

En México, casi dos millones de mujeres sufren de hostigamiento sexual y laboral al año, cifra que se antoja conservadora, pues los casos que se convierten en denuncia son los menos. Y es que no es poca cosa, las trabajadoras que toman la difícil decisión de interponer demandas antes sus jefes directos no sólo deben enfrentarse a un trámite burocrático interminable, afrontan además el descrédito de sus compañeros y compañeras, son re victimizadas, cuestionadas y sometidas al escrutinio público. Leyla Acedo, activista, estudiosa y defensora de los derechos de las mujeres desde hace más de una década, lo sabía, y en un acto de congruencia decidió interponer su denuncia, asumiendo las consecuencias que conlleva.

En México, la violencia en todas sus expresiones se ha convertido en algo cotidiano y la impunidad se percibe como natural. En este país donde nunca pasa nada, las voces valientes que se atreven a señalar lo que está mal se hacen necesarias, espero que esas voces se multipliquen y reciban el respaldo ciudadano que requieren para no ser acalladas.

*Maestra en Ciencias Sociales por El Colegio de Sonora.