» Convocatorias

  • convo-desa-581 Convocatoria “Seminario sobre Desarrollo Humano en la Región Transfronteriza Sonora Arizona SDHT ” 2015-2016 »

    El Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo, El Colegio de Sonora, El Colegio de la Frontera Norte, El Colegio de la Frontera Sur, Universidad [...]

» Novedades Editoriales

  • liberalismo-577 Los efectos del liberalismo en México. Siglo XIX. »

    Los efectos del liberalismo en México. Siglo XIX. (2015, COLSON) coordinado por Antonio Escobar Ohmstede, José Marcos Medina Bustos y Zulema Trejo.

  • crisiseco-577 Crisis económica y política antiinmigrante. Efectos en familias mixtas en Estados Unidos y México. »

    Crisis económica y política antiinmigrante. Efectos en familias mixtas en Estados Unidos y México. (2015, COLSON) coordinado por Gloria Ciria Valdéz Gardea y Alvaro Bracamonte [...]

  • sonora15-577 Sonora 2015 »

    Sonora 2015: Balance y perspectivas de la alternancia, coordinado por Alvaro Bracamonte Sierra, Gloria Ciria Valdéz Gardea y Álex Covarrubias (2015, COLSON)

FOTO DE LA SEMANA: “Ruina Rúpac”

La imagen fue capturada por Cindy Martínez.

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

observatorios-586

Planeación urbana y áreas verdes

Alan Navarro*

 Parece que tres años son poco tiempo para que una administración municipal invierta en crear instrumentos de planeación de mediano y largo plazo. Da la impresión de que mucho de los patrones que observamos actualmente en las ciudades de Sonora, simplemente se van dando, emergen como resultado de múltiples decisiones individuales, es decir, las zonas se vuelven comerciales poco a poco, como lo que presenciamos cuando una avenida se vuelve muy transitada. Tres años es poco tiempo, existe la tentación a invertir las energías en obras vistosas de efecto inmediato, que generen votos; el esfuerzo de la planeación, con todos sus adjetivos: integral, participativa, incluyente, estratégica, rinde sus frutos más allá de un trienio, sin contar con que muchas veces se crean conflictos de intereses y hay necesidad de reglamentar conductas.

Uno de los temas en los que se refleja el nivel de planeación de una ciudad es en sus áreas verdes. Plantar un árbol es una decisión que perdura en el tiempo, los yucatecos y ceibas que hoy nos dan sombra en la ciudad de Hermosillo, fueron decisión de administraciones anteriores.

En Hermosillo, los reglamentos y ordenanzas en materia de reforestación urbana son prácticamente inexistentes. El paisaje arbolado de la ciudad es la decisión de muchos hogares independientes que deciden los tipos de árboles a plantar en sus jardines y banquetas; igualmente, los proyectos inmobiliarios individuales deciden la extensión y cualidades de las áreas verdes de sus diseños.

De acuerdo con información de la Dirección de Parques y Jardines, Hermosillo tiene 669 plazas y parques y 130 bulevares que representan 5.14 metros cuadrados por habitante. Las ciudades generalmente toman como indicador lo recomendado por la Organización Mundial de la Salud, 9 metros cuadrados por habitante a no más de 15 minutos a pie, esto es, áreas verdes bien distribuidas a lo largo y ancho de la ciudad. Es decir, todos los ciudadanos deberíamos de tener un parque cerca que pudiéramos visitar para jugar con nuestros hijos, leer un libro y relajarnos rodeados de un ambiente natural.

Los programas de reforestación constante que mantiene el municipio han logrado cambiar el paisaje arbolado de la ciudad. Un estudio realizado en el año 2014 en El Colegio de Sonora sobre  banquetas y jardines frontales de las casas reveló que árboles tales como el yucateco, la ceiba y el naranjo agrio ya no dominan el paisaje, las especies más distribuidas y abundantes son: la benjamina y el olivo negro, que fueron introducidas recientemente; las especies nativas más importantes son: los mezquites y la palma abanico.

La planeación de áreas verdes es un tema que debería de atenderse y desarrollarse, la gran mayoría de la gente está de acuerdo en que se requieren más árboles. En muchas ocasiones, la sociedad civil se ha manifestado en contra de la eliminación de árboles, recordemos el caso del parque de Villa de Seris, el arbolado de un centro comercial frente al Hospital Ignacio Chávez y más recientemente el caso del intento de construir un auditorio dentro del parque Madero, donde no obstante que las autoridades alegaban que no se derribarían árboles, los argumentos de la ciudadanía eran validos: más árboles menos concreto. Una tesis de maestría de El Colegio de Sonora del año 2007 evidenció que la gran mayoría de los parques de la ciudad tienen una escasa cobertura vegetal y muchos de ellos están en abandono. Por citar un caso, el parque de la colonia Pitic poseía tan solo  13.11 por ciento de su superficie cubierta por la copa de árboles.

Cuando se piensa en áreas verdes, vienen a la mente árboles y vegetación que funcionen como “pulmones” de la ciudad. No existe una definición oficial de lo que es un área verde ¿Cuánta vegetación debería de poseer para ser considerada como tal? ¿Por qué no  plantar especies de la región que se dan en forma natural en el monte que rodea la ciudad? El consumo de agua de especies introducidas es un tema soslayado. Hay muchas ideas de cómo debería de ser un Hermosillo verde ¿Por qué no incorporarlas en un reglamento? Así en diez o veinte años tendríamos una ciudad con suficientes árboles para todos.

 *Profesor-investigador de El Colegio de Sonora.