» Convocatorias

  • convo-desa-581 Convocatoria “Seminario sobre Desarrollo Humano en la Región Transfronteriza Sonora Arizona SDHT ” 2015-2016 »

    El Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo, El Colegio de Sonora, El Colegio de la Frontera Norte, El Colegio de la Frontera Sur, Universidad [...]

» Novedades Editoriales

  • desercion-590 “Educación media superior y deserción juvenil. Una mirada desde las historias de vida” »
  • innovacion-590 “Innovación social en el manejo de los recursos naturales. El sistema de cuotas de la captura de la curvina golfina del Alto Golfo de California” »
  • deudas-590 “Deudas en estados y municipios. Aproximaciones a una problemática subnacional” »
  • novedades-fomento-590 “Política de fomento pesquero. Heterogeneidad acuícola y pesquera en Sonora” »

FOTO DE LA SEMANA: “La Alhambra, Granada”

La imagen fue capturada por Zulema Trejo.

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

fuera-590

Abaratamiento de la profesión

Daniel Dórame Silva*

 

Como sucede en muchos ámbitos, el equipo  utilizado en la producción audiovisual se abarata conforme pasa el tiempo, por lo que en estos momentos es posible adquirir equipo de mayor calidad a menores precios.  Además,  las  cámaras fotográficas también permiten  grabar video  de una calidad aceptable.

Con estas posibilidades, muchas personas se lanzan a ofrecer sus servicios  de grabación video para  cubrir eventos  sin tener la experiencia y técnica necesarias para realizar este trabajo de manera  profesional. Esto, aunado a la que pudiéramos llamar “era de los videos blogueros”, que ha  influenciado a las nuevas  generaciones. Por el hecho de que las cámaras por default ofrecen una imagen bastante nítida,  hay quienes consideran  que pueden ser productores de video aunque  sus productos muestran un total desconocimiento de la estética en  la realización de materiales audiovisuales.

Lo anterior ha provocado una competencia desleal entre los productores profesionales que tienen una verdadera formación, son comunicólogos o videoastas, y aquellos que se dedican a esta profesión pero son ingenieros o se han formado en otras áreas del conocimiento  que no tienen ninguna relación con el trabajo que desempeñan.

Y bueno… muchos dirán: “De algo tiene que comer la gente ¿no?”. Ello puede ser válido siempre y cuando se dignifique el trabajo que se está realizando y no se regale con el fin de  robar clientela a quienes sí están capacitados.

Esto sucede también en otras profesiones,  ya que los egresados de diferentes  carreras terminan realizando labores ajenas a lo que estudiaron: comunicólogos haciendo de diseñadores, ingenieros de arquitectos o viceversa,  etcétera, sin tener la capacitación para ello y engañando a sus posible clientes con productos de baja calidad aunque cobren más barato.

Esto es una competencia desleal y significa en pocas palabras “prostituirse” y dañar al gremio al cual no pertenecen propiamente.

Por otra parte, considero que el problema no es la competencia, ya que no hay duda de que ésta es buena siempre y cuando sea sana.  Lo lamentable es esa otra “competencia” que con tal de agenciarse ganancias en terrenos que quizás no les corresponden, malbaratan los trabajos en perjuicio de  quienes verdaderamente tienen conocimientos en la materia.

Así,  surgen los mercenarios de la profesión, que cobran cantidades ridículamente menores por un trabajo. Esto provoca que  las tarifas de los profesionales se consideren elevadas y por lo tanto no se les contrate.

Hoy en día, penosamente, muchas empresas  sacrifican la calidad de los servicios por conseguir precios más bajos, siempre y cuando “se saque la chamba”.

Todo esto resulta perjudicial para los profesionales y para la propia producción videográfica que ha demeritado en calidad y propuestas imaginativas,  y en general la devalúa.

Rescatable de esta situación es que quien es profesional está obligado a  demostrarlo, y en la medida en que se demuestre con mejores resultado será  posible que se respete el trabajo y sea mejor pagado.

*Asistente del Departamento de Difusión Cultural en El Colegio de Sonora.