» Convocatorias

  • convo-desa-581 Convocatoria “Seminario sobre Desarrollo Humano en la Región Transfronteriza Sonora Arizona SDHT ” 2015-2016 »

    El Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo, El Colegio de Sonora, El Colegio de la Frontera Norte, El Colegio de la Frontera Sur, Universidad [...]

» Novedades Editoriales

  • desercion-590 “Educación media superior y deserción juvenil. Una mirada desde las historias de vida” »
  • innovacion-590 “Innovación social en el manejo de los recursos naturales. El sistema de cuotas de la captura de la curvina golfina del Alto Golfo de California” »
  • deudas-590 “Deudas en estados y municipios. Aproximaciones a una problemática subnacional” »
  • novedades-fomento-590 “Política de fomento pesquero. Heterogeneidad acuícola y pesquera en Sonora” »

FOTO DE LA SEMANA: “La Alhambra, Granada”

La imagen fue capturada por Zulema Trejo.

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

observatorios-590

Parques saludables

Cristina Martínez*

 Ahora que los parques en Hermosillo recobraron la importancia debida para las autoridades locales, es el momento de reiterar la convocatoria a la participación ciudadana en la elaboración de estrategias de cuidados a los parques existentes y nuevas propuestas para su incremento y transformación en el centro histórico o periferia de la urbe. Ya en otras ocasiones he hablado de la diversificación de actividades deportivas y culturales en las áreas verdes de Hermosillo, y en esta ocasión me centraré en la modalidad de parques saludables que se puede adoptar tanto en las nuevas propuestas como en los ya existentes.

Para empezar, es importante mencionar que los parques saludables surgieron en España en los inicios del siglo XXI orientados básicamente a atender a la población adulta a partir de los sesenta años. Y no son otra cosa que espacios verdes con aparatos mecánicos para realizar ejercicio y mejorar la movilidad, aumentar la flexibilidad y tonificar la musculatura de todo el cuerpo. Se puede contar con un número determinado de ellos complementados de carteles con instrucciones precisas para su uso y, en el mejor de los  casos, a través de personas encargadas del seguimiento y ayuda  para el uso de los distintos aparatos.

Se ha reconocido que dichos aparatos tuvieron sus origen en China donde el respeto por las personas de la tercera edad es envidiable, pero también, que en Europa se extendió la moda cuando empresarios finlandeses promovieron la fabricación de productos para estos circuitos biosaludables que tenían como principio promover y motivar a las personas a hacer ejercicio, jugar, comunicarse y divertirse. Aquí lo realmente novedoso fue la adecuación de los aparatos mecánicos para su instalación al aire libre, pues anteriormente solo se podía acceder a ellos en gimnasios cerrados.

La presencia de éstos en Hermosillo surgió en espacios como La Milla de la Unison y posteriormente han proliferado en los distintos parques de la ciudad, aunque los recientemente inaugurados “parques lineales” tuvieron como impronta la inclusión de dichos aparatos y sus usuarios se diversificaron. Si bien es cierto que originalmente estuvieron diseñados para la población adulta mayor, la evidencia en Hermosillo reporta a los más jóvenes en estos circuitos. Esto es, los parques saludables o circuitos biosaludables en Hermosillo han captado la atención de población con distintos rangos de edad y no exclusivamente de la población adulta mayor como en Europa.

En recorridos realizados por algunos parques de la ciudad se reporta no solo lo anterior, sino también filas de usuarios que plantean la necesidad de incrementar el número de dichos aparatos para usarlos con el tiempo debido y de manera eficiente. Otra observación es sobre su mantenimiento, esto es, arreglar los aparatos averiados pero también reponer los carteles de instrucciones que han sido destruidos por el tiempo o por grupos de personas que “vandalizan” los parques. Esto último es muy frecuente en los parques de la periferia urbana, razón que esgrimen los vecinos para no asistir a dichos espacios.

Un ejemplo de parque emblemático de la ciudad es el Parque Madero que cuenta con circuito biosaludable muy aceptable aunque el principal problema es su mantenimiento. Y me refiero no solo al principal activo que son los árboles con un sistema de riego deplorable (por inundación), sino a la pista de caminata con tierra y que con lluvia o sin ella está desatendida (basura y lodo), y los aparatos mecánicos para el ejercicio físico que no son más de seis y tampoco cuentan con carteles de instrucciones para los usuarios. Finalmente, las únicas que se salvan son las canchas de básquetbol y fútbol rápido utilizadas también como espacios para practicar ejercicio de alto impacto mejor conocido como la “zumba”.

Incrementar estos parques saludables es la consigna, pero también aprobar presupuestos gubernamentales suficientes para cuidarlos y atenderlos como se merecen.

*Profesora-investigadora de El Colegio de Sonora.