» Convocatorias

  • convo-desa-581 Convocatoria “Seminario sobre Desarrollo Humano en la Región Transfronteriza Sonora Arizona SDHT ” 2015-2016 »

    El Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo, El Colegio de Sonora, El Colegio de la Frontera Norte, El Colegio de la Frontera Sur, Universidad [...]

» Novedades Editoriales

  • desercion-590 “Educación media superior y deserción juvenil. Una mirada desde las historias de vida” »
  • innovacion-590 “Innovación social en el manejo de los recursos naturales. El sistema de cuotas de la captura de la curvina golfina del Alto Golfo de California” »
  • deudas-590 “Deudas en estados y municipios. Aproximaciones a una problemática subnacional” »
  • novedades-fomento-590 “Política de fomento pesquero. Heterogeneidad acuícola y pesquera en Sonora” »

FOTO DE LA SEMANA: “La Alhambra, Granada”

La imagen fue capturada por Zulema Trejo.

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

documentos-590

Resumen de la ponencia: Empresarios y producción de trigo y algodón en la Costa de Hermosillo, 1925-1955

X Semana de Historia Económica del Norte de México
II Seminario: Empresarios, empresas y producción agrícola en el norte y noroeste de México

Ponencia:
Empresarios y producción de trigo y algodón en la Costa de Hermosillo, 1925-1955.
Dra. Ana Isabel Grijalva Díaz
El Colegio de Sonora
Dr. Juan José Gracida Romo
Centro INAH-Sonora

Las áreas de base agrícola del Distrito de riego de Hermosillo hasta 1940 (previas a la apertura de la Costa de Hermosillo) se ubicaron en la cuenca baja de los ríos San Miguel y Sonora. Se trata de grandes propiedades con pequeñas superficies de irrigación destinadas al trigo y la naranja. El trigo era el producto comercial del periodo; desde el momento de la siembra se gestaba el negocio hacia el sector agrocomercial y agroindustrial. Las fuentes de financiamiento se gestionaban a través de créditos de habilitación o avíos que otorgaban los molineros y comerciantes a los hacendados para asegurar la molienda y la comercialización de la harina. El negocio más atractivo en términos monetarios se realizaba a través de la organización de una asociación comercial en participación de tres o más socios, cuya aportación consistía en dinero, semilla, tierras de irrigación y agua. Producción que cada ciclo agrícola se realizaba en las haciendas de Codorachi y Tierras Nuevas, Topahue, El Molino de Camou, El Zacatón, El Orégano, La Labor, El Carmen, El Alamito,  El Carmen, Chino Gordo, Villa de Seris, La Poza y la Yesca. En conjunto eran  más de diez mil hectáreas.

No obstante, una vez que la Costa de Hermosillo se abrió a la intensificación agrícola, el cultivo el trigo despuntó con una superficie de siembra de más de 60 mil hectáreas, cuya producción superó las 350 mil toneladas de trigo para 1960; así mismo, el algodón se tomó como un cultivo de coyuntura debido a los atractivos precios del mercado mundial. Se cosechaban alrededor de 25 mil hectáreas, de las que se obtenían más de 100 mil pacas anuales. En la habilitación o avío y en los créditos refaccionarios, el Banco de México, a través del Banco Nacional de Crédito Agrícola, jugó un papel protagónico que posteriormente retomó la banca regional y las uniones de crédito donde los empresarios agrícolas locales como Francisco Luken, Delfín, Nicasio y Enrique Ruibal, Luis Clerici, Juan Granich, Peralta Fimbres y Pulido, Guadalupe Bustamante, Familia Astiazarán, Tapia Hermanos, Juan de Dios Bojórquez, Tomás y Herminio Ciscomani, Valentín Cecco y Miguel Fabris, Belén Z. Cubillas, Mazón y Lohr tomaron el timón para hacer florecer la costa de Hermosillo.