» Convocatorias

  • convo-desa-581 Convocatoria “Seminario sobre Desarrollo Humano en la Región Transfronteriza Sonora Arizona SDHT ” 2015-2016 »

    El Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo, El Colegio de Sonora, El Colegio de la Frontera Norte, El Colegio de la Frontera Sur, Universidad [...]

» Novedades Editoriales

  • innovacion-590 “Innovación social en el manejo de los recursos naturales. El sistema de cuotas de la captura de la curvina golfina del Alto Golfo de California” »
  • deudas-590 “Deudas en estados y municipios. Aproximaciones a una problemática subnacional” »
  • novedades-fomento-590 “Política de fomento pesquero. Heterogeneidad acuícola y pesquera en Sonora” »

FOTO DE LA SEMANA: “París”

La imagen fue capturada por Liliana Iveth Salado Rodríguez.

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

observatorios-594

La celebración de la Virgen del Camino ayer y hoy

Ana Luz Ramírez Zavala*

El 2 de julio tiene lugar la celebración de la Virgen del Camino en la comunidad yaqui de Loma de Bácum, día en que los yoemem conmemoran la visitación de la Virgen María a Santa Isabel. Esta fiesta coincide con el inicio de la temporada de lluvia que en la mitología yaqui corresponde a la veneración de Yo’omuumuli, la madre de los yaquis. Al respecto, Armando Chávez Camacho en su obra Cajeme. Novela de indios, apuntó:

“Desde sus fuentes, allá en la Sierra Madre, viene el río Yaqui (…) Su bajada es el gran acontecimiento para la tribu, porque significa que durante nueve meses habrá agua (…) La fiesta de Nuestra Señora del Camino comienza el treinta de junio y dura hasta que los indios divisan el agua, que es cuando, para ellos, se inicia el verano (…)”

La tradición consiste en la procesión de tres imágenes femeninas de bulto que, a decir de Eugenia Olavarría, representan a la Virgen María, a Santa Isabel y a Santa Rosa, patrona de Bácum; estas son trasladas desde la sierra del Bacatete, en donde son resguardadas durante todo el año, hasta el lugar del festejo. Raquel Padilla ha documentado que la permanencia de las imágenes en la sierra se remonta al incendio que sufrió la iglesia de Bácum en 1868, en donde originalmente se llevaba a cabo la festividad. Aunque en el testimonio que dejó a finales del siglo XIX el josefino Fernando María Beltrán sobre esta celebración no hace referencia del traslado de la virgen desde la sierra, queda sobreentendido que para entonces ya se celebraba en forma de procesión. Fue el antropólogo Ralph Beals quien documentó en 1930 que las imágenes se encontraban en dicho lugar.

Los últimos años en que se conmemoró a Nuestra Señora del Camino en Bácum fue durante el primer lustro de la década de 1920, para entonces el predio donde se realizaba el festejo estaba en posesión de un individuo que debía desocuparlo para que tuviera lugar la festividad, por ello, en 1925 decidió venderlo al gobierno. Al año siguiente las autoridades federales abrieron una nueva campaña militar contra los yaquis que se prolongó hasta 1927. Después de ese año la fiesta de la Virgen del Camino no volvió a conmemorarse en Bácum, los yaquis de este pueblo que no fueron deportados acamparon en Estación Lencho y más tarde fueron reubicados en Bataconsica. En 1948, debido a una inundación, se vieron obligados a trasladarse a Loma de Bácum.

Desde principios del siglo XIX esta fiesta es considerada la celebración más concurrida entre los yaquis. En la actualidad congrega no sólo a habitantes de los Ocho Pueblos sino a sus congéneres que residen fuera del territorio, en Hermosillo y en los pueblos de Pascua y Guadalupe en Arizona. Las diversas tropas de matachines, danzantes que bailan a la Virgen María, hacen una peregrinación desde sus lugares de origen al templo de Loma de Bácum, donde los más jóvenes se “persignan”, es decir, cumplen con el ritual de iniciación en dicha sociedad. En esta ceremonia está presente la sociedad militar yoeme que tiene la encomienda de vigilar el comportamiento de los asistentes. Según el antropólogo Edward Spicer, para la década de 1970 los integrantes de la milicia yaqui eran confirmados en sus cargos durante la fiesta. A la ceremonia también asisten las autoridades tradicionales de todos los pueblos, desde gobernadores, maestros, kiyostes y cantoras. Otras imágenes sagradas de los Ocho Pueblos del Yaqui son trasladadas a Loma de Bácum para visitar a Nuestra Señora del Camino. De esta manera, la mayoría de la comunidad yaqui representa diversos cargos, participando en una tradición que significa el inicio de un nuevo ciclo. Varios estudiosos de las tradiciones yoemem señalan que esta festividad involucra a todo el territorio con la peregrinación de sus habitantes y la procesión de las imágenes confirmándose el uso y posesión, así como la legitimación del espacio sagrado.

*Profesora-investigadora de El Colegio de Sonora.