» Convocatorias

  • convo-desa-581 Convocatoria “Seminario sobre Desarrollo Humano en la Región Transfronteriza Sonora Arizona SDHT ” 2015-2016 »

    El Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo, El Colegio de Sonora, El Colegio de la Frontera Norte, El Colegio de la Frontera Sur, Universidad [...]

» Novedades Editoriales

  • innovacion-590 “Innovación social en el manejo de los recursos naturales. El sistema de cuotas de la captura de la curvina golfina del Alto Golfo de California” »
  • deudas-590 “Deudas en estados y municipios. Aproximaciones a una problemática subnacional” »
  • novedades-fomento-590 “Política de fomento pesquero. Heterogeneidad acuícola y pesquera en Sonora” »

FOTO DE LA SEMANA: “Barrio de La Boca”

La imagen fue capturada por Zulema Trejo.

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

fuera-595

La vulnerabilidad de los migrantes deportados

Ramiro Antonio López*

Las dificultades a las que se enfrentan los migrantes que buscan cruzar hacia Estados Unidos han sido ampliamente documentadas; sin embargo, un aspecto escasamente abordado es la difícil situación que enfrentan quienes han sido deportados y carecen de documentos que les permita identificarse. En una visita al comedor de la Iniciativa Kino para la frontera (IKPF) fui testigo de la vulnerabilidad a la que están expuestos los migrantes debido a la falta de identificaciones, las cuales pierden en su camino, son destruidas o la autoridad migratoria no se las devuelve.

El  24 de octubre tuve la oportunidad de acompañar a voluntarios de la ONG No más muertes (NMM) en su labor de  apoyo a migrantes en tránsito y deportados en el área de Nogales. Se les ofrece servicio de llamadas telefónicas gratuitas, primeros auxilios, cambio de cheques y, en algunos casos, recepción y cobro del dinero que sus familiares o amigos les envían, pues ellos no pueden cobrarlo por falta de identificación. Aunque la mayoría de estos trámites son sencillos, es imposible realizarlos si no se cuenta con identificación, situación  común entre los migrantes.

Cuando los migrantes son detenidos tratando de cruzar hacia Estados Unidos de forma indocumentada, les son retenidas sus posesiones, incluido su dinero, el cual se les regresa en cheque o en una tarjeta de débito de un banco americano. Cambiar esos cheques representa una gran dificultad, pues el migrante no tiene manera de ir al banco estadounidense para hacerlo. Un segundo problema es que ante la falta de identificación, no podrán obtener su dinero por ellos mismos en ningún lugar.  Las consecuencias que genera esta imposibilidad para obtener efectivo expone a los migrantes a situaciones vulnerables: sin recursos para  comunicarse con sus familiares, sin poder comprar alimentos,  sin poder pagar servicios médicos de urgencia de ser necesario o sin poder pagar un lugar para hospedarse o el transporte para volver a sus hogares. Esto, entre  una serie de limitaciones que la falta de efectivo impide resolver.

En el caso de las tarjetas de débito,  parece ser la  forma más fácil de recuperar su dinero, ya que pueden hacerlo desde cualquier cajero automático.  Sin embargo, como informa un miembro de NMM, es muy común que los migrantes desconozcan el número para activar la tarjeta y es necesario comunicarse con la empresa que las otorga para obtener ese número, lo cual, de nuevo, representa un inconveniente tanto por la barrera del idioma como por la falta de recursos para  llamar, además del tiempo que eso toma. Otro problema que presentan estas tarjetas es que aun si los migrantes conocen el número de activación y efectivamente pueden usarlas, el empleo de un cajero internacional les genera un gasto de al menos tres dólares, cantidad que aunque parece mínima, es significativa si se consideran las circunstancias en que estas personas se encuentran. Además, la mayoría de los cajeros solo permiten retirar billetes de cien pesos  o de mayor denominación. Esto significa que no pueden cobrarse cantidades menores a esas. De nuevo, el migrante pierde sus escasos recursos en favor de las grandes corporaciones.

Afortunadamente los migrantes que acuden al comedor de IKPF pueden contar con el apoyo de miembros de No más muertes, quienes todas las mañanas viajan de Tucson a Nogales para ayudar a los migrantes a resolver algunos de los problemas mencionados. No obstante, es evidente que a lo largo de la frontera no todos tienen acceso a este tipo de apoyo, y obtener  el dinero en efectivo a cambio de su cheque o de su tarjeta de débito puede ser simplemente imposible.  Este problema se suma  a lista de las  situaciones que vulneran y ponen en riesgo la seguridad e integridad tanto física como emocional de los migrantes.

*Estudiante de maestría en El Colegio de Sonora. ramiantl@gmail.com