» Convocatorias

  • convo-desa-581 Convocatoria “Seminario sobre Desarrollo Humano en la Región Transfronteriza Sonora Arizona SDHT ” 2015-2016 »

    El Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo, El Colegio de Sonora, El Colegio de la Frontera Norte, El Colegio de la Frontera Sur, Universidad [...]

» Novedades Editoriales

  • innovacion-590 “Innovación social en el manejo de los recursos naturales. El sistema de cuotas de la captura de la curvina golfina del Alto Golfo de California” »
  • deudas-590 “Deudas en estados y municipios. Aproximaciones a una problemática subnacional” »
  • novedades-fomento-590 “Política de fomento pesquero. Heterogeneidad acuícola y pesquera en Sonora” »

FOTO DE LA SEMANA: “Paseo en el desierto”

La imagen fue capturada por Nicolás Pineda.

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

observatorios-596

Parques periféricos

Cristina Martínez*

Uno de los pocos estudios académicos, elaborado recientemente, sobre los parques en Hermosillo asegura que los parques urbanos de la periferia hermosillense son insuficientes y están menos atendidos que los parques del centro de la ciudad (Lara y García, 2013). De allí se infiere que los pobladores de las colonias populares tienen poca accesibilidad a estos espacios  y que, además, están deteriorados por falta de atención de las autoridades municipales. Pues bien, para efectos de un nuevo trabajo a mi cargo, recorrí algunos de estos lugares para actualizar información y con gran sorpresa encontré parques con infraestructura aceptable, esto es, mobiliario para la recreación y el ejercicio físico, tales como juegos infantiles y aparatos mecánicos además de canchas deportivas y clases de zumba, entre otras. Parece ser que el factor que marcó la diferencia fueron las acciones del reciente gobierno proactivo al deporte y también la reciente campaña electoral centrada en las necesidades inmediatas de la gente como la atención de estos espacios públicos.

Con lo anterior no estoy afirmando que no hacen falta parques y cuidado de los mismos, porque en la medida que en crece la ciudad, su número debería incrementarse; de hecho, frecuentemente son blanco del vandalismo y requieren atención permanente e incondicional. Sin embargo, lo que me interesa compartirles hoy es mi experiencia en los recorridos respecto a cómo viven y sienten los parques estos vecinos de la periferia hermosillense, que en su mayoría son mujeres y niños. Los parques a los que me voy a referir son el Centro Habitat de la colonia Los Olivos, ubicada al poniente de la ciudad, y el parque de la colonia Gómez Morín, ubicada al norponiente de Hermosillo.

Pues bien, junto con la narrativa no está de más ofrecer algunos datos duros de dichos parques. El Centro Hábitat de la colonia Los Olivos posee una superficie aproximada de 5 250 metros cuadrados y consta de una cancha de futbol con pasto sintético, una cancha de basquetbol, una pista de caminata alrededor de la cancha de futbol, tres aparatos mecánicos para el ejercicio con instructivos visibles, y diversos juegos infantiles incompletos. Aseguran los vecinos que había más aparatos mecánicos pero que se los han robado.

Efectivamente, en las visitas al lugar encontramos muchas personas que normalmente forman parte de una familia; unos se aplican a los entrenamientos del futbol y otros al basquetbol, por su parte las madres sufragan la espera realizando caminata o practicando el baile zumba a las seis y media de la tarde. Aunque se aprecian algunas instalaciones vandalizadas, las vecinas manifiestan que se trata de un lugar seguro para ellas y sus hijos; algunas recuerdan cuando este espacio, no hace mucho, era un solo monte  y ahora lo disfrutan  como Centro Deportivo de manera diferente con la familia. Un poco más tarde, aparecen en el lugar los padres, que llegan a apoyarlas con el cuidado de los hijos.

Por otra parte, el parque de la colonia Gómez Morín cuenta con una superficie aproximada de 8 400 metros cuadrados y posee una cancha de futbol con pasto sintético, dos canchas de basquetbol, una pista de caminata alrededor del parque, nueve aparatos mecánicos para  ejercicio, sin instructivos visibles, y diversos juegos infantiles viejos y deteriorados. Comparando la infraestructura y los usos con el parque de la colonia Los Olivos, éste es inferior debido a las condiciones en las que se encuentra. Por ejemplo, gran parte de la actividad se desarrolla en la tarde-noche y no existe alumbrado público, y llama la atención que haya algunos niños entrenando en las canchas de futbol, jóvenes jugando en las canchas de basquetbol, y pocas mujeres caminando en la pista que ronda el parque. No pueden utilizar los aparatos mecánicos para el ejercicio porque están destrozados. A las 8 de la noche comienza la clase de zumba en la única cancha de basquetbol que cuenta con dos lámparas. A pesar de las condiciones adversas, aseguran los visitantes, es la única opción que tienen para salir de la rutina y desestresarse.

*Profesora-investigadora de El Colegio de Sonora. cmartin@colson.edu.mx