» Convocatorias

  • convo-desa-581 Convocatoria “Seminario sobre Desarrollo Humano en la Región Transfronteriza Sonora Arizona SDHT ” 2015-2016 »

    El Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo, El Colegio de Sonora, El Colegio de la Frontera Norte, El Colegio de la Frontera Sur, Universidad [...]

» Novedades Editoriales

  • innovacion-590 “Innovación social en el manejo de los recursos naturales. El sistema de cuotas de la captura de la curvina golfina del Alto Golfo de California” »
  • deudas-590 “Deudas en estados y municipios. Aproximaciones a una problemática subnacional” »
  • novedades-fomento-590 “Política de fomento pesquero. Heterogeneidad acuícola y pesquera en Sonora” »

FOTO DE LA SEMANA: “Desfile de colores”

La imagen fue capturada por Cindy Martínez.

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

vialibre-598

Deudas y reestructuras

Alvaro Bracamonte Sierra*

Temerario opinar sobre la solicitud de reestructuración de la deuda de Sonora si no se cuenta con información precisa; harían un gran servicio los legisladores si en lo individual o por acuerdo de la coordinación legislativa subieran a la web los documentos que explican el enésimo refinanciamiento de los pasivos estatales. El tema es delicado y merece reflexiones alejadas de intereses políticos y circunscritas a apreciaciones técnicas. Ello permitiría establecer la dimensión del endeudamiento, los problemas de liquidez y desde luego la conveniencia de reestructurar en un entorno tan complicado como el que atraviesan la economía mundial y nacional. Sonora es uno de los estados más endeudados del país; una parte de sus deudas viene del gobierno boursista y otra parte de la administración de Guillermo Padrés.

Un porcentaje importante corresponde a los municipios y organismos descentralizados, como Agua de Hermosillo, y otro a la administración central; una parte es de corto plazo y otra de largo plazo. Conocer el perfil de la deuda permitiría saber solo una parte de la situación exacta de las finanzas públicas del estado; para tener una idea completa se requiere también saber el flujo de ingresos y el calendario de compromisos por liquidar, como el pago del servicio y, por supuesto, la amortización del principal. Lo que sabemos sobre estos temas es realmente poco. La información disponible se limita a mostrar que los ingresos del 2016 serán superiores a los registrados este año. El propio secretario de Hacienda deslizó que el presupuesto será al menos 5 por ciento mayor al que quedará ejercido el 2015. Este incremento, complementado con un programa de austeridad y un uso eficiente del gasto, podría eventualmente ser suficiente para afrontar las urgencias financieras de la entidad. Pero pudiera no serlo, y en ese caso se justificaría la reestructura de la deuda que liberaría algunos recursos que permitirían sobrellevar la compleja coyuntura. Contar con tales escenarios, detallados con algo más de información, facilitaría el tomar una decisión tan trascendente y, por otro, fortalecería el bono de confianza de que goza en este momento el gobierno de Claudia Pavlovich.

La deuda del estado ha sido de un tiempo para acá un verdadero dolor de cabeza. Hace apenas unos meses los priistas acusaban a los panistas del excesivo endeudamiento sonorense; ahora los panistas, supongo que con una sonrisa maliciosa en los labios, inculpan a los priistas de intenciones depredadoras en materia financiera. Lo cierto es que el endeudamiento excesivo no es un problema exclusivo de Sonora, sino un lastre que arrastra la mayor parte de las entidades del país. Este problema empezó a notarse a mediados de la década pasada, cuando el ejecutivo de Coahuila, el tristemente célebre Humberto Moreira, incrementó la deuda coahuilense —de 350 millones a 35 mil al final del sexenio—. Le siguió luego Sonora, con los créditos solicitados por Eduardo Bours para costear las obras del Sonora Proyecta. Actualmente el sobreendeudamiento de los estados no es solo un problema técnico-financiero, sino un asunto de primera importancia política debido a que está poniendo en juego la gobernabilidad de los estados y municipios. Esta problemática alcanzó tal nivel de preocupación, que obligó a los diputados a legislar para restringir la discrecionalidad con la que se manejaban los mandatarios en cuanto a gestión de nuevos créditos.

En mayo pasado se aprobó la ley que regula el endeudamiento de estados y municipios. Para comprender la dimensión de este problema, tanto a nivel nacional como en Sonora, los investigadores Víctor Peña de El Colegio de Sonora y Carlos González Barragán del ITESM editaron un libro que contiene una colección de textos sobre la cuestión del endeudamiento nacional. El libro se llama “Deudas en estados y municipios. Aproximaciones a una problemática subnacional” y se presentará el próximo tres de diciembre en la Feria del Libro de Guadalajara y a principios de 2016 en El Colegio de Sonora. Será una excelente oportunidad para conocer la situación real que exhibe el endeudamiento de Sonora y la saga de reestructuraciones realizadas y por realizar.

*Doctor en Economía. Profesor-Investigador de El Colegio de Sonora