» Convocatorias

  • convo-desa-581 Convocatoria “Seminario sobre Desarrollo Humano en la Región Transfronteriza Sonora Arizona SDHT ” 2015-2016 »

    El Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo, El Colegio de Sonora, El Colegio de la Frontera Norte, El Colegio de la Frontera Sur, Universidad [...]

» Novedades Editoriales

  • industria-599 La industria automotriz en México frente al nuevo siglo. Países, tecnologías, movilidades y actores emergentes »

    La industria automotriz en México frente al nuevo siglo. Países, tecnologías, movilidades y actores emergentes Coordinadores, Alex Covarrubias V. y Arnulfo Arteaga-García.

  • sonora-599 Sonora violenta. Género, mujeres y feminicidio »

    Sonora violenta. Género, mujeres y feminicidio Coordinadora, Mercedes Zúñiga Elizalde

  • redes-599 Redes regionales de conocimiento e innovación. El caso del sector primario en el estado de Sonora »

    Redes regionales de conocimiento e innovación. El caso del sector primario en el estado de Sonora Coordinadores, Alvaro Bracamonte Sierra, Jorge Inés León Balderrama

FOTO DE LA SEMANA: “Monarcas”

La imagen fue capturada por Inés Martínez de Castro.

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

vialibre-600

La FIL

 

Alvaro Bracamonte Sierra*

En la colaboración anterior hice referencia al libro Deudas en estados y municipios, compilación de Víctor Peña de El Colegio de Sonora y Carlos González del Tecnológico de Monterrey. Anunciaba que se presentaría en las instalaciones del Colegio. Fue un error, pues la presentación se llevó a cabo en el marco de la edición 29 de la exitosa Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL). Me lo aclaró el propio doctor Peña con quien coincidí en la Perla Tapatía. No me fue posible acudir a la FIL sino hasta después del jueves tres. Cuando lo hice y saludé a la compañera de trabajo encargada del stand institucional, le pregunté cómo había estado la presentación del libro de doctor Peña y entusiasmada me respondió que muy bien, la asistencia fue concurrida y el texto se había vendido bastante.

Pensé de inmediato que no podía haber sido de otra manera dada la indudable relevancia del tema a propósito de las dificultades financieras que atraviesan las haciendas municipales y estatales, así como los recientes acuerdos legislativos orientados a reducir el desenfrenado endeudamiento, y sobre todo porque en Sonora estamos inmersos en una intensa discusión acerca de la pertinencia de la reestructuración planteada por el gobierno estatal y la solicitud para contratar nueva deuda.

Por supuesto que vale la pena que el libro también se presente en la entidad. Sobre el asunto de la deuda volveré en próximas colaboraciones. Imposible por ahora dejar de comentar la sensación plena que queda después de asistir por quinta ocasión a la FIL. Recuerdo haberlo hecho por primera vez en el ya lejano 1988; entonces la FIL no tenía la dimensión que hoy ha alcanzado ni se preveía que con el paso del tiempo se convertiría en la fiesta libresca más grande de Hispanoamérica. Da gusto ver cómo los ríos de gente, por miles diría, recorren los puestos de los editores más importantes del planeta; la mayor parte son jóvenes que hojean solo unas pocas docenas de los miles de libros que exhiben los anaqueles. Es cansado caminar por pasillos atestados de personas, pero es un cansancio que se acepta sin mucha inconveniencia pues la energía que transmiten los ávidos lectores compensa el desgaste de caminar chocando constantemente con otros que observan distraídos los estantes repletos de libros.

El invitado especial fue Gran Bretaña. Casi a la entrada del enorme recinto que alberga la feria está un pabellón dedicado a las islas británicas desde donde tuvieron el tino de concurrir grandes hombres de letras; destaca Salman Rushdie, el novelista que hace un par de décadas fue condenado por la facción más radical de religiosos musulmanes a cuyo juicio los textos del escritor agravian al Islam y a Mahoma, su mesías. En esta ocasión la Universidad de Guadalajara, institución organizadora, entregó cuatro doctorados Honoris Causa. Uno de ellos, póstumo, fue para Eduardo Galeano, el escritor uruguayo recientemente fallecido.

Galeano es autor del texto clásico de las letras castellanas “Las venas abiertas de América Latina”. Tuve la oportunidad de platicar con el rector del Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades (CUCSH) de la U. de G., quien en el discurso de entrega del galardón comentó que era un premio bien merecido dada la gran influencia de la obra de Galeano en el pensamiento crítico de los escritores y analistas latinoamericanos. Otros Honoris Causa fueron para Elena Poniatowska, Juan Ramón de la Fuente y el historiador Jean Meyer. Ni duda que son distinciones merecidas dadas las aportaciones que han hecho al mundo de las letras en México. Dan ganas de que en Sonora podamos llegar a tener eventos de esa talla y calidad académica. Hay mucho que trabajar para que algún día logremos verlo en nuestro Estado.

*Doctor en Economía. Profesor-Investigador de El Colegio de Sonora