» Convocatorias

  • seminarionog-598 Seminario sobre Desarrollo Humano en la Región Transfronteriza Sonora-Arizona »

    Para enriquecer aún más la discusión sobre los objetivos del Seminario sobre Desarrollo Humano en la Región Transfronteriza Sonora-Arizona 2015-2016, el SDHT continuará su cuarta [...]

» Novedades Editoriales

  • lacondiciones-607 Las condiciones de la participación social en la educación. Alcances y límites »

    Las condiciones de la participación social en la educación. Alcances y límites coordinado por el doctor Marcos Jacobo Estrada Ruiz.

  • travezias-607 Travesías azarosas. Relato demográfico del siglo XX sonorense. »

    Travesías azarosas. Relato demográfico del siglo XX sonorense, coordinado por la doctora Ana Lucía Castro Luque.

FOTO DE LA SEMANA: “León”

La imagen fue capturada por Carlos Corrales.

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

fuera-607

A seis años del incendio de la guardería ABC, muchas guarderías aún son inseguras

Lizette Sandoval*

A 6 años del accidente infantil más grave de México donde murieron 49 pequeños y más de 70 resultaron heridos, hay 1082 guarderías públicas y privadas que incumplen la ley  y no tienen protocolos de protección civil, según un informe publicado en el periódico Reforma. ¿Por qué no aprendimos?

La respuesta es simple pero a la vez compleja: los líderes políticos nunca aceptaron sus errores ni las fallas en las políticas de subrogación y protección civil, entre otras cosas, porque se encontraban en medio de un contexto electoral y un ambiente político complicado para los partidos. La forma en que los líderes políticos establecen la responsabilidad y las causas respecto a una crisis impacta de manera determinante en las políticas públicas. En el caso de la guardería ABC, el enmascaramiento de las fallas afectó e inhabilitó la comprensión e interiorización de la crisis, principalmente en lo que se refiere a las causas y a la impartición de justicia.

Cuando sucedió el incendio de la guardería, nos preguntábamos por qué un accidente se había convertido en una tragedia. La respuesta nunca se aceptó. Primero, por las fallas en la supervisión de las medidas de seguridad de la guardería como producto de las deficiencias del sistema de evaluación del IMSS; segundo, por las deficiencias de las inspecciones a las guarderías por parte de Protección Civil. La bodega de la Secretaría de Hacienda no contaba con  ninguna medida de seguridad –producto del incumplimiento de funcionarios de la Secretaría de Hacienda ante la obligación de solicitar una inspección a Protección Civil Estatal y producto de las deficiencias en el sistema de inspección de inmuebles de esa misma unidad–. La decisión de los líderes políticos de librarse de la responsabilidad estuvo motivada ante todo por el contexto electoral, que predecía costos no sólo en la votación, sino también en la legitimidad de ciertos líderes políticos si se aceptaban las fallas.

Los actores políticos diseñaron sus propias versiones de la crisis de la guardería ABC para explicar su comprensión y percepción. Cayeron en el manejo oportunista de la tragedia y trataron de ocultar sus verdaderas causas.  El IMSS, la federación y el partido Acción Nacional buscaron encubrir las fallas del régimen, de la subrogación de guarderías, personalizando la culpa en Eduardo Bours. Daniel Káram negó su responsabilidad en todo momento y recurrió a un manejo defensivo, estrategia que las instituciones utilizan solamente cuando la responsabilidad es inminente. El enmascaramiento requería que personal de bajo rango fuera quien cargara con la responsabilidad legal. Por otra parte, el exgobernador Eduardo Bours y el procurador Abel Murrieta dirigieron la culpa hacia el IMSS, cayeron en la omisión de información clave para la comprensión de las causas del incendio, con el fin de proteger a los socios de la guardería y al exsecretario de Hacienda, Ernesto Vargas Gaytán, quien era candidato a la alcaldía de Ciudad Obregón. Esto propició que las procuradurías aplicaran la ley de manera desigual.

El negar y ocultar las verdaderas causas de los eventos trágicos incide en que el aprendizaje no sea factible, pues los esfuerzos y recursos no se concentran en corregir los errores, sino en sacar ventaja de la situación. Si bien, en el estado de Sonora se realizaron cambios significativos, la aplicación de los mismos no ha podido realizarse cabalmente a nivel nacional, como realmente se requiere. Las modificaciones a las leyes de Protección Civil no se han generalizado y sólo nueve estados de la República aplican hoy en día la Ley 5 de Junio; esto mengua la capacidad de la sociedad y los gobernantes para evitar y responder efectivamente a contingencias en el futuro.

*Egresada de la maestría en Ciencias Sociales de El Colegio de Sonora.