» Convocatorias

  • seminarionog-598 Seminario sobre Desarrollo Humano en la Región Transfronteriza Sonora-Arizona »

    Para enriquecer aún más la discusión sobre los objetivos del Seminario sobre Desarrollo Humano en la Región Transfronteriza Sonora-Arizona 2015-2016, el SDHT continuará su cuarta [...]

» Novedades Editoriales

  • lacondiciones-607 Las condiciones de la participación social en la educación. Alcances y límites »

    Las condiciones de la participación social en la educación. Alcances y límites coordinado por el doctor Marcos Jacobo Estrada Ruiz.

  • travezias-607 Travesías azarosas. Relato demográfico del siglo XX sonorense. »

    Travesías azarosas. Relato demográfico del siglo XX sonorense, coordinado por la doctora Ana Lucía Castro Luque.

FOTO DE LA SEMANA: “Invierno 16″

La imagen fue capturada por Tadeo Vázquez.

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

tiempos-608

Francisco en México

Zulema Trejo Contreras*

El próximo 12 de febrero el papa Francisco visitará por primera vez México, y a medida que el día de su llegada se acerca, los medios de comunicación van creando ambiente en torno a la visita del líder religioso de los católicos. Este ambiente incluye la polémica en torno a un variable número de puntos acerca de la visita del pontífice, y lo más polémico gira en torno a los que defienden o denigran la investidura religiosa de Jorge Bergoglio, o los que cuestionan el costo económico que representará la visita del jefe de Estado del Vaticano a nuestro país.

En el párrafo anterior utilicé a propósito distintas formas para dirigirme al Papa a fin de destacar que en su persona se reúnen varias funciones: en primer lugar, su investidura como obispo de Roma, y por consiguiente cabeza de la iglesia católica; en segundo lugar, su calidad de jefe del Vaticano, que es menos conocida, aunque tal vez lo que menos se conozca es el hecho de que esto le permite reunir en su persona el liderazgo de la iglesia católica y la calidad de jefe de Estado, de ahí que en varias ocasiones y lugares se le recibe como jefe de Estado del Vaticano y no como Papa. Ciertamente diferenciar un cargo del otro resulta difícil para el común de nosotros, que solemos ver en el obispo de Roma al Papa, no al hombre que gobierna en el Vaticano.

Las visitas del Papa a países donde prevalece el estado laico no deberían considerarse, en términos estrictos, una visita de Estado pues, de ser así, la visita de los líderes como el patriarca de la iglesia ortodoxa, por poner un ejemplo, deberían ser consideradas como tales. La cuestión con el Papa es que sus visitas imbrican sus dos cargos, el de líder religioso y el de jefe de Estado. Esta situación un tanto confusa origina muchos de los debates que hace ya algunas semanas circulan en las redes sociales.

Un ejemplo de lo dicho en el párrafo anterior son las discusiones generadas en torno al aviso de que el Papa recibirá las llaves de la ciudad de México, o su recibimiento por parte del presidente Enrique Peña Nieto. El recibimiento del Papa por parte del presidente mexicano es quizá lo que despierta más molestia, y para criticar este encuentro se saca a relucir el carácter laico del Estado mexicano. Ciertamente México es un país cuyo gobierno es laico y sostiene la libertad de religión. ¿Entonces por qué el presidente recibe al Papa?, la respuesta es sencilla, aunque tal vez no convenza a los opositores al encuentro de estos jefes de Estado. El encuentro entre Enrique Peña Nieto y el papa Francisco no vulnera ningún precepto constitucional, el primero recibe al segundo en su calidad de jefe de Estado del Vaticano, un país con el que México restableció relaciones diplomáticas durante el sexenio de Carlos Salinas.

¿Han venido a México otros líderes religiosos? Sí, El Dalai Lama, líder budista y gobernante del Tíbet en el exilio, ha visitado cuatro veces el país y fue recibido por los presidentes Felipe Calderón, Carlos Salinas de Gortari y por Andrés López Obrador, jefe de gobierno de la Ciudad de México. Si bien las visitas del líder budista fueron noticia y se destacó que lo hubieran recibido los más altos funcionarios de gobierno, la cuestión no llegó a polemizarse como sucede cada vez que un papa visita México. ¿La razón?, muy posiblemente la respuesta sea que no hay una tradición de relaciones conflictivas con los líderes budistas, ni tampoco un gran porcentaje de la población sigue esta religión, por consiguiente, las posibilidades de conflicto por la visita de uno de sus líderes son prácticamente nulas.

*Profesora-investigadora en El Colegio de Sonora.