» Convocatorias

  • luto-534 El Colson expresa sus condolencias »

    Personal de El Colegio de Sonora expresa sus condolencias a los compañeros Martha E. y Alba Rosa López Granillo, por el  sensible fallecimiento de su [...]

  • seminarionog-598 Seminario sobre Desarrollo Humano en la Región Transfronteriza Sonora-Arizona »

    Para enriquecer aún más la discusión sobre los objetivos del Seminario sobre Desarrollo Humano en la Región Transfronteriza Sonora-Arizona 2015-2016, el SDHT continuará su cuarta [...]

» Novedades Editoriales

  • lacondiciones-607 Las condiciones de la participación social en la educación. Alcances y límites »

    Las condiciones de la participación social en la educación. Alcances y límites coordinado por el doctor Marcos Jacobo Estrada Ruiz.

  • travezias-607 Travesías azarosas. Relato demográfico del siglo XX sonorense. »

    Travesías azarosas. Relato demográfico del siglo XX sonorense, coordinado por la doctora Ana Lucía Castro Luque.

FOTO DE LA SEMANA: “Posando al Sol”

La imagen fue capturada por Antonio Quiñonez.

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

documentos-610

Seguridad en Sonora

Rafael Robles Scott*

Hay congresos académicos buenos, regulares y malos. Uno de los últimos a los que asistí como profesor universitario, honestamente era de los malos. Sin embargo, un expositor recitó una frase que refleja muy bien las tendencias actuales de seguridad e hizo que ese congreso valiera la pena para mí. Dijo: “Seguridad no es un concepto, es una filosofía”. Al igual que un acertijo, podemos darle varios sentidos a la oración, pero me quedo con el que nos remite a que la seguridad es una idea que se construye dentro de una sociedad; es decir, es una definición consensuada y a veces impuesta de la realidad del fenómeno delictivo. Lo “seguro” de aquí, no es lo “seguro” de allá; en otras palabras, el caos de la mosca es la normalidad de la araña.

Mucho puede escribirse sobre la situación actual  de la delincuencia-seguridad en Sonora. Un buen punto de partida para este gobierno que inicia, es involucrar a la sociedad, al mismo tiempo que la sociedad se involucre en el entendimiento de los temas de seguridad. Comprendo que es un discurso viejo y desgastado, pero lo que sí es real, es la posibilidad de que los ciudadanos comiencen sabiendo qué ver en los temas de seguridad. La seguridad no es necesariamente lo que los medios de comunicación construyen, o el discurso que los encargados de la ejecución de las políticas de seguridad dicen en público. Hay puntos fuertes y débiles que pueden pasar  inadvertidos al momento de percibir la seguridad o delincuencia en una región determinada, en un tiempo dado por la población en general.

La intención de estas líneas es darle al lector una serie de tópicos en los cuales puede enfocar su atención, y eventualmente monitorear la evolución del tema con el paso de los meses de esta administración, para  así tener la posibilidad de contar con  un panorama más o menos objetivo de la delincuencia.

LOS QUE LA FEDERACIÓN OBSERVA DE LAS ENTIDADES

Los delitos de “alto impacto”: homicidio, secuestro y robo con violencia.

Sonora tuvo una tasa de homicidios dolosos (intencionales) por cada cien mil habitantes en 2009 de 18.59; para 2014, la tasa era de 19.64. En ese periodo  la entidad pasó del séptimo al octavo lugar nacional, entendiendo el primer lugar como la entidad con la menor tasa. Hay que señalar que este tiempo (2009-2014) es uno de los más violentos en homicidios desde la época de la Revolución Mexicana. Habrá que observar la tendencia en los años siguientes.

LOS QUE MÁS OCURREN

La incidencia delictiva es el número de delitos registrados en Averiguaciones Previas en una entidad. Hay que distinguir entre los delitos que más observa la Federación (descritos en el punto anterior) de los que efectivamente se presentan con mayor número en la entidad y los que más preocupan al sonorense. Es decir, son tres dimensiones distintas.

Este apartado es el que, desde mi perspectiva, debería interesarnos y ocuparnos más. Los delitos que a nivel nacional se monitorean no coinciden con los que más se presentan. Los delitos que más ocurren en Sonora son el robo de vehículo sin violencia, lesiones y daños (coloquialmente denominado daño en propiedad ajena).

En el tema de robo de vehículos, en 2009 Sonora tenía una tasa de 187.4 por cada cien mil habitantes, mientras que en 2014 fue de 149, es decir, hubo una reducción en dicho número.

Sin embargo, no todo es lo bello que parece.  Sonora pasó de ser la séptima entidad con más robo de vehículos a la tercera peor a nivel nacional con  mayor presencia de este ilícito; por lo que este delito debe ser una preocupación del gobierno y de la sociedad civil, tanto en el combate a su impunidad como en la prevención de ocurrencia del mismo, dado que la tendencia a nivel nacional fue la disminución del  mismo, pero nuestro estado fue incapaz de seguir dicho desplazamiento de la curva delictiva. Sería importante ver en el corto plazo, políticas y acciones de gobierno concretas dirigidas a abatir dicha problemática. Sería interesante observar lo que otras entidades como Colima y Aguascalientes hicieron en ese mismo lapso (5 años) en los que redujeron sus tasas de robo de vehículo en más de  un 50%.

LOS QUE MÁS SE REPORTAN, es decir, los que más lastiman la percepción de seguridad del ciudadano en Sonora, según la Encuesta de Victimización de 2014, son el robo de vehículos, fraude y amenazas. Como puede percatarse el lector, salvo el robo de vehículo, los otros dos fenómenos delictivos no coinciden con los más frecuentes en la entidad.  Al gobierno en turno debe preocuparle este tema, ya que si sólo dirige sus políticas a abatir los que más se suscitan y descuida los que más lastiman, los números se disparan a nivel nacional en el tema de percepción de la seguridad al momento de levantar este documento (la Encuesta de Victimización), como más adelante veremos.

CIFRA NEGRA E IMPUNIDAD

Aquí es donde se presenta la gran ventana de oportunidad de las autoridades de Seguridad en Sonora para implementar acciones tendientes a combatir el rezago en el número de delitos que se denuncian y de los cuales se tiene una respuesta jurídica concreta por parte del poder público (sentencia penal, por ejemplo). En 2010, en los albores del sexenio anterior, la cifra negra (delitos no denunciados ante la autoridad) era de 81%. Cuatro años después ese porcentaje era de 89%. Es decir, que de cada 100 delitos que ocurren en la entidad, sólo se denuncian 11. Hay que señalar que de estos 11 no hay la certeza de que el presunto responsable reciba castigo; el conteo llega únicamente al momento en que la autoridad conoce de la ocurrencia del delito, dejando a un lado todas las posibilidades de evadir las consecuencias del delito derivados de vicios procesales desde la averiguación previa hasta la sentencia dictada por un juez.

El tema de la cifra negra merece un estudio aparte, sin embargo, vale la pena reflexionar, bajo la óptica de que el delincuente es una persona que sopesa el costo beneficio de delinquir.

Si usted apostara en un juego donde tiene 89% de ganar, ¿correría el riesgo?

En ese periodo, Sonora se mantuvo en el cuarto lugar nacional, y Baja California Sur obtuvo el primero como la entidad con menos cifra negra, con 83%; es decir, un resultado mediocre en cuanto a combate a la cifra negra: lo mejor de lo peor, lo peor de lo mejor a nivel nacional.

PERCEPCIÓN DE SEGURIDAD

La percepción, como es lógico, se refiere a una valoración subjetiva. Los criterios por los cuales una persona se siente más o menos a salvo en su comunidad varían acordes a una serie de factores. En 2011, 53% de la población percibía a Sonora como seguro. Sin embargo, en su localidad (colonia, por ejemplo) 70% de la población se percibía a salvo del delito, lo que ubicaba a la entidad como el sexto mejor estado en el rubro en México.

Tres años después, en la Encuesta de Victimización de 2014, sólo 41% se percibe seguro en Sonora, lo que representa un retroceso de 9%. En su comunidad, la percepción de seguridad bajó a 63% (7% menos). En ese lapso, Sonora pasó al lugar 13 nacional, cayendo más del doble en el ranking de las entidades con mayor percepción de seguridad en su población.

AGENDA LEGISATIVA

El escabroso tema de la corrupción en la administración pasada y la virtual existencia de averiguaciones previas por delitos cometidos en el servicio público, han dejado en evidencia la obsolescencia de esas figuras penales. Quedan de manifiesto las dificultades que la procuración de justicia enfrenta para integrar carpetas de investigación. Independientemente del resultado de las pesquisas, sería  muy agradable ver cómo el legislativo se involucra en este tema y allana el camino con tipos penales acordes a las dinámicas delincuenciales propias de la corrupción desde el poder.

Dejo deliberadamente otros temas mediante los cuales se mide la seguridad en las entidades del país, como lo son el empleo de recursos federales asignados a la capacitación de policías, la implementación del nuevo sistema de justicia penal (en el que Sonora es el último a nivel nacional), la confianza del ciudadano en los cuerpos de seguridad y el tema de las prisiones.

Le toca al lector sacar sus propias conclusiones sobre el desempeño de las autoridades de seguridad en el pasado reciente y los desafíos que enfrenta la nueva administración. Me permito recomendar la espera de la emisión actualizada de los mismos instrumentos utilizados para la elaboración de este análisis, con la intención de poder contrastar los avances o retrocesos en los principales indicadores de seguridad en México y constatar el avance real de este tema dentro la agenda pública.

* Egresado de la décima generación de la Maestría en Ciencias Sociales.

Datos proporcionados por INEGI, Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública.