» Convocatorias

  • luto-534 Comunidad Colson expresa sus condolencias »

    Personal de El Colegio de Sonora expresa sus condolencias al doctor José Marcos Medina Bustos por el  sensible fallecimiento de su madre Sra. Esther Bustos, el [...]

  • seminarionog-598 Seminario sobre Desarrollo Humano en la Región Transfronteriza Sonora-Arizona »

    Para enriquecer aún más la discusión sobre los objetivos del Seminario sobre Desarrollo Humano en la Región Transfronteriza Sonora-Arizona 2015-2016, el SDHT continuará su cuarta [...]

» Novedades Editoriales

  • violenciainter-612 Violencia interétnica en la frontera norte novohispana y mexicana. Siglo XVII-XIX »

    Violencia interétnica en la frontera norte novohispana y mexicana. Siglo XVII-XIX. Editorial: El Colegio de Sonora, El Colegio de Michoacán, A.C. UABC

FOTO DE LA SEMANA: “En el malecón”

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

vialibre-612

Bahía de Kino y el periodo vacacional

Álvaro Bracamonte Sierra*

Tuve la oportunidad de visitar Bahía de Kino este sábado después de mucho tiempo de no hacerlo. Considerando que la próxima semana inicia Semana Santa, la temporada de mayor intensidad vacacional, y que Kino es uno de los destinos de playa preferido por los hermosillenses, vale la pena revisar el estado en que se encuentra ese balneario y sus vías de acceso. En cuanto a la carretera, recordemos que hace unos años fue ampliada para hacer más seguro el tránsito de vehículos. Pese a que ahora cuenta con acotamiento persiste ese olor a peligro que la ha distinguido. Muchos automovilistas siguen actuando como si se tratara de un nuevo carril y por lo mismo lo utilizan para rebasar sin mayores precauciones.

Con frecuencia hay que orillarse a fin de facilitar el paso de un carro conducido con imprudencia; esta maniobra, a fuerza de repetirse, termina por cansar hasta al piloto más parsimonioso. Los señalamientos de velocidad mínima y recordatorios de que no es una vía de alta velocidad son ignorados por buena parte de los choferes, quienes en poderosos vehículos se dedican a rebasar de manera irresponsable. La sensación de peligro que eso acarrea es notoria y termina uno por entender los innumerables accidentes, muchos fatales, registrados en esa carretera. El temor se incrementa al volver a Hermosillo debido a que la noche limita la visibilidad y el desparpajo de los automovilistas aumenta visiblemente.

Paradójicamente, otra fuente de zozobra es el tráfico lento de decenas de tractocamiones que ralentizan peligrosamente a quienes circulan a velocidad normal, amén de algunos ciclistas que, sin mediar luz de advertencia alguna, circulan tranquilamente por la carretera. La carpeta asfáltica exhibe buenas condiciones; sin embargo, como ocurre en casi todas las carreteras mexicanas, las ondulaciones son numerosas e incrementan el riesgo de accidentes.

Al entrar a Kino, lo primero que se advierte son las cuadrillas de trabajadores recarpeteando amplios tramos del acceso principal. Se nota que es un trabajo arduo dado el deterioro que luce la avenida. Los tramos que los “bacheadores” aún no han intervenido están plagados de agujeros que confirman su mal estado y justifican la rehabilitación en marcha. Seguramente la restauración hará menos tortuosa la circulación de carros y peatones en los días pico de Semana Santa. La entrada a Kino Nuevo es, como se sabe, majestuosa: desde la cima de la cuesta inicial se aprecia la inmensidad de la bahía. El azul-verde del agua cautiva hasta al visitante más inflexible. La oferta culinaria es aceptable, y después de satisfecho el delicioso trámite de la comida, se impone una caminata por la arena. Hacerlo permitió comprobar que la playa luce más o menos limpia y casi lista para recibir a los vacacionistas de Semana Santa. Aunque estos empezarán a llegar hasta el próximo lunes, se aprecia que familias enteras instalan carpas para pasar la noche y también a muchos jóvenes “cerveceando” en un ambiente tranquilo y armonioso.

El atardecer en la playa ofrece, como siempre, una hermosura sin par. Por sí misma la puesta del Sol justifica el viaje que, dicho sea de paso, no resulta muy costoso para los hermosillenses. Sobre la vigilancia y la seguridad, sólo un retén policiaco está emplazado entre Kino y Hermosillo. Ubicado en las inmediaciones del Poblado Miguel Alemán, al menos sirve para apaciguar el acelere con que algunos regresan de la playa. En resumen, a simple vista se aprecia que Bahía de Kino, el balneario capitalino, está prácticamente listo para recibir a los vacacionistas durante la Semana Mayor. Dispóngase a disfrutarlo, con responsabilidad, aquellos vacacionistas que lo elegirán como destino en los días de asueto por venir.

MILLONES A LA MINERÍA

El viernes se anunció que los empresarios de la industria minera invertirán miles de millones de pesos. Qué bueno; sin embrago, esperemos que esas inversiones no atenten contra el medio ambiente.

*Doctor en Economía. Profesor-Investigador de El Colegio de Sonora