» Convocatorias

  • victoria-613 De luto El Colson »

    La comunidad del Colson expresa sus condolencias a familiares y amigos de Amelia Arcenia Arzate Pineda (09/01/1940-23/03/2016), conocida por todos como “Victoria”. Ella ingresó a trabajar a [...]

  • seminarionog-598 Seminario sobre Desarrollo Humano en la Región Transfronteriza Sonora-Arizona »

    Para enriquecer aún más la discusión sobre los objetivos del Seminario sobre Desarrollo Humano en la Región Transfronteriza Sonora-Arizona 2015-2016, el SDHT continuará su cuarta [...]

» Novedades Editoriales

  • violenciainter-612 Violencia interétnica en la frontera norte novohispana y mexicana. Siglo XVII-XIX »

    Violencia interétnica en la frontera norte novohispana y mexicana. Siglo XVII-XIX. Editorial: El Colegio de Sonora, El Colegio de Michoacán, A.C. UABC

  • lacondiciones-607 Las condiciones de la participación social en la educación. Alcances y límites »

    Las condiciones de la participación social en la educación. Alcances y límites coordinado por el doctor Marcos Jacobo Estrada Ruiz.

  • travezias-607 Travesías azarosas. Relato demográfico del siglo XX sonorense. »

    Travesías azarosas. Relato demográfico del siglo XX sonorense, coordinado por la doctora Ana Lucía Castro Luque.

FOTO DE LA SEMANA: “Energía”

La imagen fue capturada por Ana Sánchez.

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

benito-613

El más desconocido de los conocidos héroes mexicanos

Zulema Trejo Contreras*

“Allá en la sierra de Ixtlán, celosa como ninguna…” con esa frase iniciaba el poema que invariablemente recitábamos a gritos en las aulas de clases durante la primera quincena de marzo. Era un ensayo general para la celebración del 21 de marzo, día de Benito Juárez, por allá en las décadas de 1960-1970, y actualmente mejor conocido y festejado como día de la primavera. No es que la memoria de Benito Juárez se haya perdido, ni duda cabe que no, como prueba tenemos las decenas de citas, alusiones a don Benito para argumentar en contra de la visita del Papa Francisco a México. La presencia de este personaje está perennemente plasmada en las cientos de estatuas, cuadros, bustos, nombres de calles y colonias, escuelas, asociaciones distribuidas a lo largo y ancho de nuestro país.

Sin embargo, así como el nombre de este personaje histórico y su imagen son tan conocidas, su participación en la historia de nuestro país es poco sabida, incluso hay aspectos de su carrera política que son prácticamente desconocidos. ¿Qué sabemos de Benito Juárez, aparte de que fue presidente de México hace mucho tiempo? Valdría la pena hacernos este cuestionamiento porque Juárez es uno de esos personajes históricos que todos conocemos, pero del que difícilmente podemos decir que conocemos su trayectoria.

La primera parte de la carrera política de Benito Juárez inició en Oaxaca, su tierra natal, lugar en el que ocupó diversos cargos hasta llegar a la gubernatura del mismo; fue también durante esta primera parte de su vida que desarrolló una intensa actividad jurídica, es decir, no sólo ejerció su profesión de abogado en los tribunales oaxaqueños sino que también se dedicó al análisis de las leyes, su aplicación y reforma. La vida y el desempeño político de Juárez en Oaxaca es prácticamente desconocida para todos quizá porque no hay en ella ningún hecho que pueda catalogarse de heroico aunque sí existen una gran variedad de aportes que realizó al ámbito de estudio del derecho.

La parte de la carrera política de Benito Juárez que más se conoce inicia cuando de Oaxaca pasa a la ciudad de México a desempeñar diversos cargos públicos entre los que se encuentra el de presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación,  que le permitió ocupar interinamente la presidencia de la república cuando estalla la Guerra de Reforma a fines de la década de 1850. Juárez permanece en la presidencia de la república los tres años que dura esta conflicto, comparte la presidencia con los generales Félix Zuloaga primero y Miguel Miramón después. Es decir, que durante esos tres años hubo a la par dos presidentes de México, uno que representaba a los liberales y otros que encabezaban a los conservadores.

La figura de Benito Juárez se acrecienta a raíz de la invasión francesa a México en 1862 y el posterior establecimiento del Segundo Imperio Mexicano, con Maximiliano de Habsburgo como emperador de México; justo es a partir de este acontecimiento que la figura de Benito Juárez se vuelve heroica, a tal punto que la historia oficial borra del escenario a los otros personajes que compartieron el primer plano de la escena política a su lado; de igual manera elude hablar de ciertos hechos como sus reelecciones sin que mediaran elecciones, su aprobación al tratado de Mclane-Ocampo que permitía el paso libre de las tropas norteamericanas por territorio mexicano y cedía el istmo de Tehuantepec a Estados Unidos (el tratado nunca estuvo vigente). La ignorancia de estos deslices más que acrecentar, opacan la imagen de Juárez porque nos lo presentan como un hombre sin matices, perfecto, lo paralizan en un instante de su carrera y nos impiden verlo como fue, un gran hombre capaz de superar y enmendar sus propios errores.

*Profesora-investigadora en El Colegio de Sonora.