» Convocatorias

  • seminarionog-598 Seminario sobre Desarrollo Humano en la Región Transfronteriza Sonora-Arizona »

    Para enriquecer aún más la discusión sobre los objetivos del Seminario sobre Desarrollo Humano en la Región Transfronteriza Sonora-Arizona 2015-2016, el SDHT continuará su cuarta [...]

» Novedades Editoriales

  • violenciainter-612 Violencia interétnica en la frontera norte novohispana y mexicana. Siglo XVII-XIX »

    Violencia interétnica en la frontera norte novohispana y mexicana. Siglo XVII-XIX. Editorial: El Colegio de Sonora, El Colegio de Michoacán, A.C. UABC

  • travezias-607 Travesías azarosas. Relato demográfico del siglo XX sonorense. »

    Travesías azarosas. Relato demográfico del siglo XX sonorense, coordinado por la doctora Ana Lucía Castro Luque.

FOTO DE LA SEMANA: “Día mundial del libro”

La imagen fue capturada por Jesús Morales.

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

vialibre-618

El niño y el trabajo

 

Alvaro Bracamonte Sierra.*

El   30 de abril y el 1 de mayo son fechas que exhiben las antípodas de nuestra realidad: Fechas para celebrar a los infantes y homenajear a quienes lucharon por mejorar las relaciones obrero-patronales. Pero hoy por hoy, lamentablemente, hay poco o nada que festejar; tenemos escasos motivos para hacerlo: Los niños viven un entorno plagado de riesgos impropios para su edad y los trabajadores padecen la defenestración de la mayoría de sus conquistas laborales. Me referiré a éstas ahora y en la próxima colaboración volveremos sobre lo primero. Lo que para empezar podemos preguntamos es qué ha pasado en México en los últimos 30 años con la participación del trabajo en el ingreso nacional.

Al respecto, Norma Samaniego investigadora de la UNAM y ex funcionaria del Gobierno federal, señala que el trabajo asalariado ha representado una proporción inferior dentro del ingreso nacional. Desde los años setenta esa proporción ha oscilado en un rango de 30 a 40 por ciento del producto interno bruto; sin embargo, recientemente esa participación ha caído a cerca del 27 por ciento y es la más baja de los países pertenecientes a la OCDE. Tal comportamiento se debe en parte a la incapacidad del modelo de desarrollo para generar una oferta de empleos suficiente a quienes se incorporan al mercado laboral. Se necesitan alrededor de un millón 200 mil puestos de trabajo en promedio anual y sólo se crean alrededor de 700 mil. La válvula de escape han sido la informalidad y la emigración laboral. La informalidad ha crecido sustancialmente: De acuerdo con el Inegi, ésta representaba el 58% de la población ocupada en el 2014.

El deterioro de las remuneraciones salariales se asocia también con la creciente precarización del empleo formal. Samaniego lo plantea en estos términos: “En el primer trimestre de 2014 el número de empleos de más de tres salarios mínimos era de un millón y medio inferior al registrado más de cinco años después del inicio de la gran recesión de 2008″. La evolución del salario mínimo ha sido igualmente adversa: Saúl Escobar, en artículo del 2015  se expresa así: “De 1969 a 1977 el salario mínimo real crece 5.7 por ciento anual logrando su punto más alto en el último año. Luego seguiría un periodo más corto, de 1977 a 1982, en el que el salario mínimo tiene un ligero decrecimiento de 1.3 por ciento anual. En cambio entre 1982 y 1992 se da la peor caída del salario mínimo en la historia del país: 6.36 por ciento anual acumulando una baja de 63.6 por ciento. Posteriormente entre 1992 y 1995 la caída es un poco más suave, de 2 por ciento anual, para luego volver a incrementarse ente 1995 y 2003 a un ritmo negativo de 2.5 por ciento anual. Finalmente entre 2003 y 2014 el salario mínimo se mantiene constante, ni crece ni decrece”.

Ayer el Presidente dijo que el salario mínimo ha aumentado 6 por ciento en los últimos años; habría que ver de qué está hablando. Como sea el bienestar del mundo laboral experimenta un retroceso preocupante que pone en riesgo la viabilidad del pro-pio sistema de mercado, como alertó Stiglitz en su obra “El precio de la desigualdad”.

EL MAL HUMOR NACIONAL

Los tiempos que corren son complicados para el país y en especial para Los Pinos: Peña Nieto enfrenta una creciente impopularidad; ningún Presidente en México había tenido tan bajos niveles de aceptación como los tiene ahora el mexiquense. La explosión del complejo petroquímico de Pajaritos, los Panamá Papers y la saga de pifias gubernamentales en torno al caso Ayotzinapa incrementan las dudas sobre la capacidad de la autoridad para darle un rumbo correcto al país. México está de mal humor, reconoce el Ejecutivo federal. Ese mal humor históricamente ha anticipado profundas transformaciones sociales y políticas. Estemos atentos.

*Doctor en Economía. Profesor-Investigador de El Colegio de Sonora