» Convocatorias

  • convocatoria-622 3er Congreso Internacional Sustentabilidad y Cambio Climático »

    La Universidad Autónoma del Estado de México en coordinación con El Colson y otras instituciones convocan al 3er Congreso Internacional Sustentabilidad y Cambio Climático a [...]

  • cursos-621 Cursos y talleres de actualización en Ciencias Sociales »

    Para brindar las herramientas necesarias para profesionalizar el trabajo de los estudiosos de las Ciencias Sociales, El Colegio de Sonora, a través de la Coordinación [...]

» Novedades Editoriales

  • sonora-599 Sonora violenta. Género, mujeres y feminicidio »

    Disponible en versión electrónica en http://www.codice21.net/libreria-codice21/?orderby=date  

  • deudas-590 Deudas en estados y municipios »

    Disponible en versión electrónica en http://www.codice21.net/libreria-codice21/?orderby=date  

  • fugas-619 Fugas de agua y dinero. Factores políticos- institucionales que inciden en el desempeño de los organismos operadores de agua potable en México. »

    Fugas de agua y dinero. Factores políticos- institucionales que inciden en el desempeño de los organismos operadores de agua potable en México. Editorial: El Colegio de [...]

FOTO DE LA SEMANA: “Sin vergüenza”

La imagen fue capturada por Ana Rosa Sánchez

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

ysinembargo-624

Trazos para la sustentabilidad y seguridad hídrica de Sonora

Nicolás Pineda.*

La política hídrica del estado de Sonora ya no debe de centrarse en la construcción de grandes obras de infraestructura como las presas y el acueducto. Ahora esta política debe de sustentarse en lograr una adecuada gestión del agua y en las nuevas tecnologías. Las prioridades para la seguridad hídrica de Sonora son: primero, alcanzar una eficiente gestión del agua, adecuada a los tiempos de mayor variabilidad climática, de tormentas y sequías, y segundo, privilegiar el recurso a nuevas tecnologías como la energía solar y la desalinización del agua de mar.

La nueva gestión adaptativa del agua

Hubo una época en que la política de la Secretaría de Recursos Hidráulicos en México era que “ni una gota de agua de los ríos llegara al mar”. Eran los tiempos de la gran infraestructura y la construcción de presas, canales, distritos de riego y agricultura extensiva con riego por inundación. Eran también los tiempos en que se consideraba que el progreso del ser humano se daba en su lucha “contra” la naturaleza. Era la explotación y depredación de los recursos naturales.

La gran lección de la ecología y de los estudios ambientales de las últimas tres décadas, así como de la percepción de una mayor variabilidad climática, es que no podemos ni debemos ir contra la naturaleza. La consecuencia de seguir ese modelo de desarrollo es el deterioro drástico de la calidad de vida y la amenaza a la sobrevivencia misma del ser humano. Fácilmente nos podemos acabar los recursos naturales, como el agua, en nuestro propio perjuicio.

En Sonora, esto significa que ya no se puede seguir el modelo anterior de agricultura extensiva subsidiada que seca ríos y agota acuíferos; lo mismo puede decirse de la ganadería, que se acaba los pastos, y de la pesca, que arrasa los suelos marinos y extingue especies. El caso de la minería, con sus grandes extracciones de cobre, oro y otros metales no renovables y su generación de desechos tóxicos, es más complicado. Nuestra generación extrae un recurso que no tendrán las generaciones futuras, no le damos localmente ningún valor agregado y se exporta dejando en Sonora unos pocos empleos y una gran contaminación. Ahí está el aviso del derrame tóxico sobre el río Sonora.

Por otra parte, nuestra gestión del agua en las ciudades deja mucho que desear y hay mucho camino por andar. Hace falta dejar de usar los organismos de agua como botín político-electoral; hay que profesionalizar su gestión, mejorar la eficiencia de nuestras redes, medir los suministros, cobrar lo que se consume y alcanzar la autosuficiencia. Además, se requiere impulsar en serio el tratamiento y los reúsos del agua. Hermosillo, para aspirar a ser metrópoli, deberá convertirse en un modelo de aprovechamiento y reúso de nuestro recurso natural más frágil. Se están dando pasos hacia estas metas; falta alcanzarlas.

Nuevas tecnologías para un futuro sustentable

Tal vez, por todo lo anterior, nuestro futuro está en la industria y los servicios en función del reúso de agua tratada. También en el uso sustentable de la energía solar y de la desalinización de agua de mar como ventajas comparativas y bajo patrones más sustentables y amables con la naturaleza. A partir de estas nuevas tecnologías, pueden impulsarse y emprenderse el turismo y nuevos tipos de industria y exportaciones. La agricultura deberá reconvertirse y tecnificarse. El desarrollo urbano deberá estar sustentado en la eficiencia, el tratamiento y el reúso de nuestra agua escasa.

No podemos seguir los patrones de consumo del resto del país porque nuestras condiciones y medio ambiente son diferentes; aquí hay aridez y nuestras políticas y patrones de consumo deberán por lo tanto adaptarse a nuestro entorno. Todo esto amerita una amplia reflexión colectiva sobre nuestro modelo de desarrollo y la pertinencia de nuestras actuales actividades económicas.

*Profesor-investigador en El Colegio de Sonora. nicolas.pineda.p@gmail.com. Twitter: @npinedap