» Convocatorias

  • convocatoria-622 3er Congreso Internacional Sustentabilidad y Cambio Climático »

    La Universidad Autónoma del Estado de México en coordinación con El Colson y otras instituciones convocan al 3er Congreso Internacional Sustentabilidad y Cambio Climático a [...]

  • cursos-621 Cursos y talleres de actualización en Ciencias Sociales »

    Para brindar las herramientas necesarias para profesionalizar el trabajo de los estudiosos de las Ciencias Sociales, El Colegio de Sonora, a través de la Coordinación [...]

» Novedades Editoriales

  • sonora-599 Sonora violenta. Género, mujeres y feminicidio »

    Disponible en versión electrónica en http://www.codice21.net/libreria-codice21/?orderby=date  

  • deudas-590 Deudas en estados y municipios »

    Disponible en versión electrónica en http://www.codice21.net/libreria-codice21/?orderby=date  

  • fugas-619 Fugas de agua y dinero. Factores políticos- institucionales que inciden en el desempeño de los organismos operadores de agua potable en México. »

    Fugas de agua y dinero. Factores políticos- institucionales que inciden en el desempeño de los organismos operadores de agua potable en México. Editorial: El Colegio de [...]

FOTO DE LA SEMANA: “Sol”

La imagen fue capturada por Jesús Morales.

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

observatorios-625

Cumplir con los parques

Cristina Martínez.*

Desde hace 10 años cuando inicié mi participación en las movilizaciones ciudadanas por la defensa de los parques en Hermosillo, sostuve que éstos no solo figuran como importantes espacios de interacción social sino también como verdaderos pulmones de la ciudad y que por lo tanto debía estar garantizado un presupuesto municipal para los cuidados adecuados en materia de agua y soporte técnico principalmente. Como reza el dicho, mucha agua ha corrido bajo el puente desde entonces y no a favor de los parques precisamente. Para decirlo rápido, en este lapso se ha cumplido poco o nada, pues las autoridades municipales han preferido transferir a los patronatos esa responsabilidad, tal y como ocurre en el Parque Madero.

Nunca va a estar de más recordar que el Parque Madero es un área verde de casi ocho hectáreas, ubicada en el corazón de la ciudad capital, y que su historia data de la época porfirista, luego entonces, podría considerarse patrimonio histórico y cultural de la ciudad. Si bien es cierto que no ha recibido ese nombramiento de forma oficial, sí lo es en la práctica, ya que los hermosillenses lo consideran como tal debido a la función simbólica y el papel que juega en el paisaje urbano. Por cierto, a lo anterior le podemos agregar que también es punto de encuentro de los ciudadanos que lo cruzan cotidianamente para desplazarse a sus actividades de trabajo ya sea caminando o tomando el transporte público. En síntesis, el Parque Madero es un producto de uso que se desgasta y requiere atención para seguir ofreciendo los servicios que se han enumerado aquí.

Pues bien, lo que ha ocurrido a la fecha es que las autoridades municipales en lugar de hacerse cargo de esa responsabilidad han preferido desarrollar el modelo de privatización e impulsar la formación de un patronato que cubra las necesidades y demandas de lo que ya consideramos patrimonio cultural inmaterial. El primer patronato se constituyó en el periodo panista de 2009-2012, justo cuando encerraron el parque con una valla de hierro que cubrió toda la superficie y se fijó un horario para ingresar al mismo. Los siguientes patronatos, acordes a las administraciones municipales, han tenido como denominador común la demanda de este bien en comodato para hacer más atractiva y segura la inversión privada, según sus declaraciones. Mientras tanto, aseguran no contar con recursos para mejorar el lugar.

Es importante mencionar que la solicitud en comodato no ha sido respondida debido a múltiples razones complejas que no trataré hoy, pero la que sí diré, es el activismo de grupos vecinales interesados en mantener el espacio como área verde y no en centro de consumo comercial. Estos últimos son los que sostienen la petición permanente de un sistema de riego adecuado, pues está a la vista el antiquísimo y anti sustentable riego por inundación que desperdicia el agua que no tenemos. Asimismo, la restauración de la pista de caminata interna que está hecha un desastre porque la tierra simple y los encharcamientos del sistema de riego forman bordes que no permiten realizar el ejercicio debidamente y desdibujan la misma pista. Otro detalle, para terminar esta pequeña lista, son los aparatos mecánicos para realizar ejercicio y que no están en condiciones óptimas, amén de la falta de instructivos para operarlos. Lo anterior no es cosa menor en cuestión de salud para los usuarios.

El presupuesto ordinario y suficiente para el Parque debe estar garantizado por las autoridades competentes, pues a ellas les corresponde proteger la permanencia de este patrimonio; además, están obligadas a ser creativas en la generación de esos recursos. ¿Acaso no ameritaría cobrar a los permisionarios de camiones suburbanos que utilizan la banqueta norte y la sombra de los árboles del parque? ¿O también a los empresarios de oficinas, centros culturales y de diversión que utilizan la banqueta sur del parque como estacionamiento de los clientes de sus negocios? Rescatemos el Parque Madero como lo que es, parte de nuestra casa.

*Profesora-investigadora en El Colegio de Sonora.