» Convocatorias

  • convocatoria-622 3er Congreso Internacional Sustentabilidad y Cambio Climático »

    La Universidad Autónoma del Estado de México en coordinación con El Colson y otras instituciones convocan al 3er Congreso Internacional Sustentabilidad y Cambio Climático a [...]

» Novedades Editoriales

  • bancasonora-630 Banca, crédito y redes empresariales en Sonora, 1897-1976. »

    Banca, crédito y redes empresariales en Sonora, 1897-1976. Ana Isabel Grijalva Díaz. Editorial: El Colegio de Sonora ISBN: 978-607-8480-08-9 Año: 2016

  • caridad-630 Company town de la mina La Caridad. Procesos de constitución y desarrollo (1970-1985) »

    Company town de la mina La Caridad. Procesos de constitución y desarrollo (1970-1985). Carlos Alberto Chacón Flores Editorial: El Colegio de Sonora ISBN: 978-607-8480-01-2 Año: 2016

  • novedades-628 La diferenciación moderna de la religión: la misa latina (1517-1570) »

    La diferenciación moderna de la religión: la misa latina (1517-1570).

FOTO DE LA SEMANA: “En el centro…”

La imagen fue capturada por Jesús Morales.

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

fuera-630

Mujeres y violencia laboral

Mireya Scarone Adarga.*

La violencia en el  trabajo tiene una larga historia siendo un espacio de violencia. La violencia está presente en las relaciones socio-laborales de las empresas modernas, en las que se construye y reproduce esta violencia a través de  la organización del trabajo, de la disciplina laboral, de las condiciones de trabajo y de la higiene y seguridad, que cotidianamente exponen a las y los trabajadores a riesgos en la salud y accidentes de trabajo como parte del control en el ámbito laboral.

Un factor que contribuye a la aplicación práctica de la violencia en el trabajo es la flexibilidad laboral, que combina formas de control y supervisión  tradicionales,  con nuevas formas más “humanizadas” de trabajo, aunque persisten el autoritarismo –castigos  y despidos– y discriminación, que se expresa en distintas formas de exclusión femenina. Es precisamente en esta dimensión del trabajo donde las mujeres son más vulnerables a la violencia; es su condición de género que las expone a actos y comportamientos agresivos que ocultan relaciones desiguales, de subordinación y de dominación de género que son construidas y reproducidas en el mundo del trabajo, como la segregación laboral, el hostigamiento sexual, acoso laboral y la violencia verbal.

La violencia contra las  mujeres en el trabajo es la materialización de las desigualdades de género, que se expresa en la irreconciliable relación entre el trabajo y las responsabilidades domésticas y familiares, que limitan las expectativas de desarrollo de las mujeres en el mundo laboral y le cargan la reproducción social. Los derechos laborales de las trabajadoras se convierten en letra muerta, la amenaza del despido por maternidad o la violación al derecho de contratación independientemente de la edad, sexo, etnia, preferencia sexual y presencia física persisten. La estructura piramidal de los empleos, que empuja a las mujeres a la base de la pirámide, así como la ausencia de oportunidades para desarrollarse laboralmente, provoca que las mujeres en el mundo ocupen los empleos precarios, de baja remuneración, sin seguridad social y con condiciones desfavorables de trabajo.

La maternidad es otra expresión de control del cuerpo de las mujeres por la que se ejerce una violencia constante contra las trabajadoras. Las presiones cuando resultan embarazadas, los despidos y el rechazo de las empresas a ingresar a trabajadoras al mercado laboral por su estado civil y maternidad son comunes.

Veamos algunos diálogos de trabajadoras de maquiladoras de Sonora y Baja California; lo que representa para ellas el hostigamiento sexual en el trabajo de manera cotidiana; donde un noventa por ciento de ellas son madres solteras, solas, hasta con cuatro hijos o más. Los datos forman parte de una investigación más amplia acerca de las modalidades de violencia contra las mujeres en el trabajo en los estados señalados:

De hecho, ellos se aprovechan más cuando saben que una tiene una necesidad; por ejemplo, yo me acababa de separar, y él [el supervisor] lo supo, entonces fue cuando más me acosó… estaba yo sola con mis hijos… tenía que mantener a mis hijos y me dijo: “si no fue antes, aquí vas a aceptar”…porque necesitaba el trabajo, …yo necesitaba en ese momento, …yo no podía darme el lujo de perder mi trabajo, y de ahí se aprovechó él…, tuve que renunciar…(trabajadora de Baja California).

Las cambiaban de turno, las cambiaban de área, incluso yo subí de jefa de línea y quitaron a la que estaba ahí…, yo fui en su lugar…, y a ella la mandaron a otra línea…, pues… como para enfadarla, estarla cansando… Ese era el tipo de presión, y yo estaba reporte y reporte… y reporte… Y lo que hacía uno era… pues irse, renunciar (trabajadora de Sonora).

Finalmente, como fenómeno social, la violencia contra las mujeres en el trabajo trasciende la esfera personal. Dentro del trabajo, sus efectos en las organizaciones, están relacionados con una baja productividad, ausentismo, insatisfacción laboral y daños a la salud, entre otros efectos adversos además de afectar la competitividad de las empresas.

*Doctorado en Ciencias Sociales por El Colegio de Sonora.  misca77@hotmail.com