» Convocatorias

  • convocatoria-622 3er Congreso Internacional Sustentabilidad y Cambio Climático »

    La Universidad Autónoma del Estado de México en coordinación con El Colson y otras instituciones convocan al 3er Congreso Internacional Sustentabilidad y Cambio Climático a [...]

» Novedades Editoriales

  • bancasonora-630 Banca, crédito y redes empresariales en Sonora, 1897-1976. »

    Banca, crédito y redes empresariales en Sonora, 1897-1976. Ana Isabel Grijalva Díaz. Editorial: El Colegio de Sonora ISBN: 978-607-8480-08-9 Año: 2016

  • caridad-630 Company town de la mina La Caridad. Procesos de constitución y desarrollo (1970-1985) »

    Company town de la mina La Caridad. Procesos de constitución y desarrollo (1970-1985). Carlos Alberto Chacón Flores Editorial: El Colegio de Sonora ISBN: 978-607-8480-01-2 Año: 2016

  • novedades-628 La diferenciación moderna de la religión: la misa latina (1517-1570) »

    La diferenciación moderna de la religión: la misa latina (1517-1570).

FOTO DE LA SEMANA: “Por la mañana en Pachuca”

La imagen fue capturada por Teresa Schwarzbeck.

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

tiempos-631

De una en otra

Zulema Trejo Contreras.*

El sexenio del presidente Enrique Peña Nieto se ha caracterizado, tristemente, por ir de un escándalo a otro, esto sin considerar la enorme cantidad de sátiras, memes, videos que reproducen los errores del presidente en varios ámbitos, que han ido desde el desconocimiento de la geografía mexicana hasta el discurso de tono setentero pronunciado ante el presidente de Estados Unidos y el primer ministro de Canadá, dos líderes conocidos por su buena oratoria, sus ingeniosas e incisivas respuestas ante la prensa u otros líderes mundiales. Ante los errores que constantemente comete el presidente mexicano uno no puede dejar de preguntarse ¿dónde está su equipo de asesores?, ¿qué tipo de asesores tiene, que no son capaces de evitar que el presidente cometa errores que lo ponen a él, y por ende a México, en situaciones que van más allá de lo incómodo?

Desde el domingo pasado el presidente Peña Nieto está otra vez en medio de la controversia debido a los elementos de plagio que se encontraron en su tesis de licenciatura. Los reportajes, comentarios, columnas publicadas en los medios impresos y digitales son tantos que prácticamente es imposible leerlos todos. Sin embargo, el meollo del asunto se resume a una pregunta: ¿cometió plagio el primer mandatario al escribir su tesis de licenciatura? Para responder esta interrogante primero se tiene que saber qué es un plagio, y, en términos muy sencillos, es apropiarse de las ideas de otros autores sin darles el crédito correspondiente, de esta forma quien copia de manera integral unas líneas, un párrafo de otro autor y no dice que es de esta persona, está cometiendo plagio. Otra cosa que debe saberse antes de responder si el presidente cometió o no plagio es revisar su tesis. No pueden hacerse acusaciones si no se conoce de primera mano el motivo de las mismas.

En lo personal no tengo dudas de que el equipo de Carmen Aristegui haya verificado que el plagio existe antes de darlo a conocer; una vez asumido esto lo que queda en el aire es cuestionarse acerca de la respuesta que dará Enrique Peña Nieto a estas acusaciones, y lo menciono a él y no a su equipo de asesores, sus voceros o cualquier otro integrante de su gobierno, porque uno como autor es el único responsable de su trabajo, es el que sabe cómo lo elaboró, qué autores consultó, cuáles fueron sus errores y aciertos. Es verdad que al elaborar una tesis uno cuenta con un director/a y al menos dos lectores que lo asesoran, así que también ellos comparten parte de la responsabilidad a la hora de aprobar un trabajo plagiado, aunque reitero que la responsabilidad principal es de quien escribió el trabajo, sea este el presidente de una nación o la persona recién egresada que busca su primer empleo.

Los ciudadanos esperamos que el primer mandatario dé una explicación por cometer una falta de ética que hace muy poco hizo perder su empleo a un investigador, su lugar en el Sistema Nacional de Investigadores e incluso su voluntad de permanecer en México, un México intelectual que se volvió enteramente en su contra. ¿El presidente de México, solo por el hecho de serlo, está libre de asumir la responsabilidad por las acusaciones de plagio que hay en su contra?

*Profesora-investigadora en El Colegio de Sonora.